Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

¡Ya nació el bebé!

¡Ya nació el bebé!

Revista Jet-set

Los dobles de la familia real británica causan sensación en los medios de comunicación bajo la lente de la fotógrafa Alison Jackson, quien recrea situaciones de la vida a puerta cerrada de los palacios. La más reciente parodia se adelantó a la llegada del futuro rey.
Alison Jackson imaginó la probable escena de la reina Isabel, con sus típicos rizos, perlas y prendedor, cambiándole los pañales a su bisnieto, ante la mirada de Kate, aquí interpretada por Heidi Agan, y William, representado por Simon Watkinson. Fotos: Allison Jackson /Sholer / Rex Features/ Dachary.
Por: Edición 26310/7/2013 00:00:00
Los admiradores de la realeza vibran con sus retratos oficiales, atuendos, pompas y severa etiqueta, pero es mucho mayor la curiosidad que sienten por saber cómo se ven reyes, reinas y príncipes viviendo como gente normal, ajenos a su estatus de seres inalcanzables. Como la tradición y el protocolo jamás dejarán que las cámaras sobrepasen tales fronteras, la fotógrafa Alison Jackson se ha dedicado a reconstruir esas situaciones y su éxito ha sido tal, que su obra ya se exhibe en centros culturales tan prestigiosos como el MoMA, de Nueva York, o el Centro Pompidou, de París.

Jackson hace el mismo trabajo con jefes de Estado, estrellas de Hollywood, pero son sus recreaciones de la familia real de Gran Bretaña las que le han merecido mayor fama y se convierten en trending topic en las redes sociales. Su más reciente recreación, por supuesto, está relacionada con la llegada del bebé de William, el duque de Cambridge, y su esposa Kate, que al cierre de esta edición era esperado para la segunda semana de julio. Jackson, quien recluta a sus dobles en restaurantes, en la calle o en agencias expertas en este campo, imaginó con su cámara cómo podría lucir el futuro monarca de Inglaterra, en pañales. El género del bebé, el gran secreto, se lo dejó a la imaginación de cada cual, y más bien se concentró en ese toque jocoso y cándido que siempre les pone a sus instantáneas. Jackson también fantaseó con el baby shower de la duquesa de Cambridge, con la asistencia de la reina Isabel II de Inglaterra y de la duquesa Camilla de Cornualles, abuela y madrastra de su marido, respectivamente, así como las otras mujeres importantes en su vida.

Aunque algunas de sus imágenes son picantes, Jackson aclara que le tiene afecto a la familia real y que nunca haría algo “horrible” valiéndose de sus dobles. “No me gusta usar el ridículo como una forma de humor. Lo divertido y lo efectivo está en valerse de detalles justo en el borde de lo plausible”, le dijo a la revista New York, para justificar por qué muestra a la reina siendo mojada por una micción inesperada de su bisnieto, o a William ayudando a su mujer a prepararse para el parto profiláctico.

Las dobles de Kate Middleton

Alison Jackson trabaja con más de una doble de la duquesa de Cambridge, pero una de las más reconocidas es Heidi Agan, de 32 años, quien dejó su empleo de mesera cuando vio que imitar a la princesa le dejaría mejores ganancias. Todo comenzó cuando la gente la paraba en la calle convencida de que era la esposa del príncipe William; luego, fue reclutada por la agencia Susan Scott Lookalikes, especializada en dobles, y de ahí llegó a las cámaras de Jackson. Hoy gana hasta mil libras esterlinas (casi $3 millones) cada vez que se pone en la piel de la duquesa, y eso es muy frecuente, ya que la contratan para que asista a todo tipo de eventos. Por eso, tiene un completo armario con los trajes más recordados de Kate, de quien además ha estudiado los gestos, la postura y otros rasgos. Su propia familia, le contó al Daily Mail, que no sabe a veces quién es quién.

Pero en Inglaterra se cree que Gabriella Munro Douglas es mucho más parecida a Kate. Desde hace tres años ella cumple los compromisos a los que la duquesa no puede asistir por protocolo, por lo que se llama a sí misma “una Kate de repuesto”. Su parecido es tal que una vez que fue como turista al Castillo de Windsor, la policía la detuvo creyendo que quería entrar haciéndose pasar por la duquesa. Cada vez que Kate se corta el pelo le toca hacerlo también, y vive pendiente del blog What Kate Wore, para renovar el ropero de sus presentaciones y sesiones de fotos por las que gana entre 650 y mil libras. Eso sí, le dijo al Evening Standard, nunca haría nada que perjudicara a la princesa, como posar desnuda.
LO MÁS VISTO