Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

William y Harry de Inglaterra, la perenne nostalgia por Diana

William y Harry de Inglaterra, la perenne nostalgia por Diana

REVISTA JET-SET

Los hijos de la princesa de Gales dan por primera vez su más revelador testimonio sobre los días que siguieron al fatídico accidente que acabó con la vida de su madre hace 20 años.
“Le debemos al menos 20 an~os para levantarnos en su nombre y recordarles a todos el personaje y la persona que era”, dice William (derecha), acompan~ado aqui´ por Harry en Thiepval, Francia, en 2016. Los pri´ncipes les encargaron documentales de televisio´n sobre Diana a la BBC y a la ITV para conmemorar el aniversario de su deceso.
Por: Revista Jet-set.14/6/2017 00:00:00

Hace dos décadas, el mundo se paralizó con el repentino fallecimiento de Lady Di, la mujer más famosa de la época, y parece que lo más sentido de la conmemoración no serán los múltiples libros, documentales y homenajes que se preparan, sino las revelaciones de sus hijos. Vástagos de una familia acostumbrada a ocultar sus sentimientos por protocolo, William y Harry se rebelan y están haciendo todo lo contrario. Si hace poco era Harry quien confesaba que el nudo irresuelto de la pérdida de su madre se le convirtió en alcoholismo, problemas con drogas, agresividad y ataques de pánico, ahora su hermano mayor toma la palabra para desalojar de su pecho verdades que lo corroyeron por años.

Lea también: El examante de la princesa Diana entre la vida y la muerte

Con motivo del aniversario de Diana, princesa de Gales, la BBC de Londres prepara un documental, del cual dio a conocer algunos de los conmovedores testimonios de William, duque de Cambridge quien, al igual que su hermano, habla por primera vez de lo que sucedió tras el accidente automovilístico que le costó la vida a la llamada reina de corazones en el puente de Alma, en París, en el verano del 97.

Foto: AP.

El duque confiesa que tuvieron que pasar estos 20 años para sentirse listos y poder hablar de su madre, “porque sentimos que se lo debemos”, expresó, y agregó: “Creo que un elemento aquí es que cuando estábamos más jóvenes vivimos con el sentimiento de que la habíamos defraudado. No pudimos protegerla. Ahora, creemos que le debemos al menos 20 años para levantarnos en su nombre y recordarles a todos el personaje y la persona que era. Tenemos que cumplir finalmente con nuestro deber de protegerla como sus hijos”.

Foto: AFP.

Lea también: Felipe de Edimburgo está vivito, coleando y de fiesta

William tenía 15 años y Harry, 12, cuando una ola de consternación por Diana invadió al planeta, que llevaba 16 años siguiendo las dichas, tristezas y modas de esta aristócrata que se convirtió en la gran estrella de la monarquía de las islas por su boda con Carlos de Gales, heredero del trono. En Londres, ríos de gente inundaron las puertas de palacios reales como Buckingham y Kensington (donde residía la princesa) con toda suerte de ofrendas en su honor, en especial flores, en tal cantidad, que días después se necesitaron buldóceres para retirarlos.

Foto: AP.

Al respecto, William asegura en el documental: “Cuando ella murió, hubo una gran expresión de amor y emoción que (a mí y a Harry) nos impactó. Fue bello y sorprendente al mismo tiempo, ahora que lo recuerdo, ver el efecto que nuestra madre producía en tal cantidad de gente. Cuando eres tan joven y algo así te sucede, creo que se aloja en cualquier parte, en tu corazón, en tu cabeza, y se queda allí por muy largo tiempo”.

Lea también: William y Kate en París 20 años después de la muerte de Diana

En este arranque de sinceridad que se están permitiendo los príncipes de Inglaterra, ambos admiten que solo ahora empiezan a resignarse y a ser capaces de referirse a Diana no solo ante la prensa, sino entre ellos mismos. “Nunca va a ser fácil para nosotros hablar de nuestra madre, pero 20 años (de su muerte) son un buen momento para recordarle a la gente la diferencia que ella marcó, tanto en la familia real como en el mundo”.

Foto: AP.

Pero William, quien cumplió 35 años el 21 de junio y es el segundo en la línea de sucesión al trono, no se ha confiado únicamente con la cadena estatal de televisión. A la edición británica de la revista GQ, una de las mejores publicaciones para hombres, le dio otra entrevista en la que expresó que su madre “posiblemente era un poquito ingenua y cayó en manos de gente muy mala”.

Lea también: Las tiaras fetiches de reinas y princesas

Foto: Getty Images.

De todos modos, aclaró que es difícil evocar su drama porque en su momento fue muy crudo. “Además, nuestro dolor no es como el de la mayoría de la gente que pierde a un ser querido, porque todo el mundo la conocía y sabe la historia. Los demás pueden ocultarlo o decidir si quieren compartir su historia”, advirtió el duque.

Lea también: Ella fue Raine Spencer, la madrastra de Lady Di

La novedosa franqueza de los hermanos Windsor alrededor de la partida de su madre, está concatenada con la campaña en pro de la salud mental, Heads Together, que lideran en compañía de la duquesa Catherine, esposa de William. “Me impresiona cómo tanta gente vive aterrada y en silencio acerca de este aspecto. Sé que doy la impresión de ser reservado y tímido; no siempre estoy destilando mis emociones, pero a puerta cerrada pienso en mis problemas, soy muy apasionado sobre las cosas. Confío en la opinión de quienes están a mi alrededor y soy un gran creyente en la comunicación sobre estos asuntos”.

Foto: AP.

William le confesó a GQ que le interesa mucho la política y que, al igual que su padre, el príncipe Carlos, a menudo les escribe a los primeros ministros para plantearles los problemas que le cuenta el pueblo, porque como miembro de la realeza cree que su misión también es acercar la gente al gobierno, una idea que igualmente habría enorgullecido a Diana, quien lideró decenas de causas sociales.

Lea también: Harry le regala un anillo a su novia Meghan Markle

LO MÁS VISTO