Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Vidal Sassoon el peluquero de la revolución sexual

Vidal Sassoon el peluquero de la revolución sexual

Revista Jet-Set

El mundo de la moda lamenta la muerte a mediados de mayo del estilista inglés que junto a Mary Quant, la creadora de la minifalda, se inventó el look de los años 60.
La diseñadora Mary Quant conoció a Sassoon en 1963, un año antes de inventarse la minifalda. Él diseñó el look que la hizo famosa en todo el mundo. Foto: Queen Internacional
Por: 30/5/2012 00:00:00
“Vidal Sassoon nos liberó a las mujeres tanto como la píldora anticonceptiva o la minifalda”, dice Mary Quant, la célebre creadora de esta prenda de vestir femenina. A sus 78 años, la diseñadora evoca así al amigo peluquero con quien se inventó el look característico de la revolucionaria década de los 60. “Él transformó mi manera de sentir y le dio forma a mi estilo distintivo”, anotó ella en su autobiografía, publicada hace poco en su natal Gran Bretaña.

Millones de mujeres hoy podrían declarar lo mismo de la profunda influencia de Sassoon en sus vidas, quien revolcó su manera de pensar acerca del pelo. Antes de él, ellas eran esclavas de largas horas bajo el secador de los salones de belleza, enruladas con grandes tubos, para obtener aparatosos peinados que se fijaban con grandes cantidades de laca. Para lucir siempre bien arregladas, además, les tocaba ir cada tres días a la peluquería. Con el estilista esa tradición cayó y dio paso a los peinados fáciles, cómodos y chic cuyas bases aún marcan la coquetería femenina.

Ello solo fue posible en el incomparable marco de una época como los años 60, en la cual la juventud, hasta entonces subestimada, tomó las riendas de las tendencias y se embarcó, entre otros cambios, en la revolución sexual. Las liberadas jovencitas de entonces odiaban las convenciones que regían a sus madres y abuelas, y Vidal les dio la posibilidad de llevar el cabello como quisieran. Sus magistrales tijeras se inspiraron en el estilo garçon o gamín (muy corto) de los años 20, al cual le agregó líneas geométricas, basadas en la escuela Bauhaus de arquitectura, la profesión de sus sueños.

El mundo femenino se ganó peinados como el beehive (“colmena”, en inglés), el bob (abombado, con las puntas hacia adentro y aún vigente) y el ‘cinco puntas’, el más famoso de todos. Estos estilos fascinaron porque halagaban el pelo y, según Mary Quant, proyectaban las cualidades de la cabeza y la cara al destacar los pómulos, poner un gran énfasis en los ojos y brindarle el máximo impacto a la individualidad de los rasgos y la personalidad. El estilista visionario, de igual modo, redescubrió la parte trasera del cuello, en la línea del erotismo japonés, para el cual esa es la parte más sensual de la mujer. Por eso, se dice que su salón se convirtió en la sede de la revolución sexual.

Los curiosos estilos de Sassoon, acordes con la era espacial, innovaron también por su asimetría y técnicas como el backcomb o cardado, para darle mucho volumen al pelo. “Logramos la libertad de nadar en el mar, conducir en un auto descapotado, caminar bajo la lluvia y luego mojarnos la cabeza bajo un grifo y sacudirla para vernos bien otra vez”, comenta Mary Quant en sus memorias. Otra herencia de Sassoon es el blower en casa, que permitió los peinados wash and wear, algo así como “listos para llevar” sin la ayuda del peluquero. De este modo, la visita al salón se hizo necesaria solo una vez al mes.

El boom de Vidal fue tal, que las filas de su local en Bond Street de Londres fueron noticia. Y de ahí a convertirse en el favorito de las damas de alta sociedad y las estrellas de cine, solo hubo un paso. Pronto, creó una franquicia de salones que se extiende por el globo y una línea de productos capilares con la que amasó una fortuna de más de 127 millones de dólares.

Todo un logro para un muchacho de raíces sefarditas que se vio en la miseria cuando su padre lo abandonó en la infancia. Su madre lo dejó durante siete años en un orfanato y luego lo puso a trabajar como encargado del champú en un salón de Londres. En 1948, peleó en la guerra por la creación del estado de Israel y en 1954 abrió su primer salón, de donde salió su gloria. La leucemia finalmente lo venció, luego de una vida de éxitos, pero también de dramas como sus tres divorcios y la muerte de su hija Catya, por sobredosis de drogas.
LO MÁS VISTO