Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

“Ya quisiera yo ser la novia de Martín Santos...”, Vanessa Domínguez

“Ya quisiera yo ser la novia de Martín Santos...”, Vanessa Domínguez

REVISTA JET-SET

La nueva candidata al Concurso Nacional de Belleza por Bogotá, se hizo visible en los medios de comunicación por su supuesto noviazgo con el hijo del presidente Juan Manuel Santos. Esta bellísima modelo de 21 años, quien se prepara para llevarse la corona en noviembre en Cartagena, desmiente el rumor de su romance presidencial.
2016Vanessa Domínguez Field fue elegida Señorita Bogotá por decreto, a diferencia de los últimos 15 años que la reina de la capital salía de un concurso realizado por Citytv. Este año Adriana Tarud, asesora del canal de El Tiempo en temas del reinado, comentó que reunía todas las características para ganar en Cartagena.
Por: Revista Jet-set.7/9/2016 00:00:00

Vanessa Domínguez Field tiene ancestros ingleses y dice que la realeza europea está mandada a recoger. La Señorita Bogotá no está de acuerdo con las diferencias sociales, ni mucho menos con los reyes y las reinas. Sin embargo, después de tres años de insistencia la caleña de 21 años cedió a las propuestas de llevar sobre su cabeza una corona y ser reina de belleza, una especie de monarquía criolla a la que han pertenecido entre muchas, Luz Marina Zuluaga, Paola Turbay, Paula Andrea Betancur y la segunda Miss Universo colombiana, Paulina Vega.

Hasta noviembre se sabrá si Vanessa será la elegida para llevar por un año el título de Señorita Colombia, pero de lo que sí hay certeza es que tiene todas las características para ser la princesa consorte del hijo del presidente de la República. De hecho ese fue el rumor que empezó a correr unos días después de que le fue impuesta la banda roja y amarilla de la capital. “Martín Santos es el novio de la Señorita Bogotá”, “El hijo mayor del presidente se dejó seducir por la belleza rubia”, anunciaban los titulares. Y sin dar muchos detalles, los informes revelaban de fuentes cercanas a la pareja, que ellos llevaban saliendo varias semanas, y que al parecer la reina había finalizado un noviazgo de tres años para darle rienda suelta al nuevo amor.

La verdad es que la noticia tomó por sorpresa a la universitaria, que acaba de aplazar el cuarto semestre de Diseño Industrial en la Universidad Javeriana para dedicarse a su preparación rumbo al reinado. “Conocí a Martín hace un tiempo a través de amigos comunes, como Gerónimo Basile y Maurizio Mancini”, cuenta Vanessa con el acento mezclado de la caleña que llegó a la capital a los 8 años y que estudió en el English School rodeada de bogotanos. El rumor surgió por una foto que les tomaron en el matrimonio de Lorenzo Wills Dávila y Tatiana Lozano Domínguez en Medellín. “Martín se ha portado súper bien conmigo y solo tenemos una amistad bonita. Me parece un hombre interesante, con unos valores muy bien inculcados. Pero uno sale con alguien en una foto y ahí mismo lo casan... Ya quisiera yo ser la novia de Martín”, bromea.

Hace tres meses y medio terminó con su novio Juan Diego Amaya. Aunque reconoce que le dio duro la ruptura amorosa, ni siquiera ha podido detenerse a pensar si está entusada. “Hubo un momento en el que se me juntaron las clases de la universidad, los desfiles de la agencia y las reuniones de Señorita Bogotá. Es en estos momentos cuando uno necesita el apoyo de la persona que está a su lado, y si no es posible, pues nada que hacer”, dice. Su jornada real empieza a las siete de la mañana en el gimnasio, se hace masajes, va al odontólogo, al peluquero. En las tardes recibe clases de fogueo periodístico, de actualidad política y hasta de actuación. “Ser reina es como interpretar un personaje. Debo aprender a expresarme y vencer la timidez que no ha desaparecido del todo con el modelaje”.

La espigada mujer de 1,76 metros de estatura, con medidas 82-60-90, quiere ser una reina diferente. Por eso confiesa sin tapujos lo que muchas se han negado a reconocer: “El reinado es como un trabajo que hay que tomarse en serio, porque indudablemente es una plataforma para abrir puertas y lograr metas”. Ella sabe que su carrera de modelo, que inició hace siete años con Tony Marques en Stock Models y ahora en Grupo4, se puede disparar tras el concurso. Pero deja claro que no quiere abandonar su vocación de diseñadora, para ser presentadora o actriz de televisión, “lo primordial para mí son los estudios y sé que puedo usar en mi vida profesional toda la preparación que he tenido para el reinado”. La única hija de los padres separados, Luis Miguel Domínguez y Paola Field, empezó a evidenciar su creatividad y amor por las artes desde muy niña, siempre alentada por su abuelo materno, Ernest Field, quien además de ser un reconocido banquero graduado en Cambridge, era amante de la pintura.

Después se trasladaron a Bogotá, en donde fue descubierta como modelo a los 14 años. En sus primeros desfiles en Colombiamoda compartió pasarela con Sol Crusoe, Jennifer Hernández y Ariadna Gutiérrez, la impactante belleza sucreña quien tras ser Miss Universo por unos pocos minutos, hoy construye una carrera en Hollywood y es una de las mujeres más fotografiadas en las alfombras rojas de Estados Unidos. “Ari es de una mis mejores amigas, y en este momento es esa voz de la experiencia que ha sido de gran ayuda en mi camino tras el título de Señorita Colombia”. Así, sin novio, y concentrada en su papel de reina, Vanessa espera regresarle a Bogotá la corona que hace 23 años se ganó la también caleña Carolina Gómez Correa, virreina universal de la belleza en 1994.

LO MÁS VISTO