Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Valerie Domínguez volvió a nacer

Valerie Domínguez volvió a nacer

Revista Jet-Set

Aunque un fiscal apeló el fallo que absuelve a Valerie Domínguez por el caso de AIS, la exreina volvió a sonreír. Un juez la declaró inocente en medio del respaldo femenino y de las autoridades que siguieron las incidencias de este juicio mediático. La actriz seguirá trabajando en México, donde protagoniza La Clínica, una serie que se emite en las noches de la Cadena Tres.
Con la voz entrecortada, Valerie recibió el fallo que la salvó de una condena por el caso de AIS. “Fueron tres años difíciles. Le doy gracias a Dios y a la justicia colombiana porque por fin siento un alivio después de todo el dolor que sufrí al lado de mi familia”, dijo durante una corta rueda de prensa. Foto: Revista Semana-Daniel Reina Romero/12
Por: 19/10/2012 00:00:00
El día que el Juez 38 de conocimiento absolvió a Valerie Domínguez hubo una celebración tibia en el apartamento de la mánager de la exreina, Gloria de la Pava, quien vive en el centro de Bogotá. Si bien esta decisión favoreció a la actriz, la botella de champaña que descorcharon en ese momento todavía tenía un sabor amargo, tras conocerse que el fiscal delegado para este caso solicitó la apelación del fallo. De la Pava pidió cautela durante el festejo y envió a Valerie de inmediato a México, donde continúa la grabación de la primera temporada de La Clínica, serie de Cadena Tres, una comedia de situación que transcurre en un centro psiquiátrico. La barranquillera encarna a una enfermera que enamora a uno de los pacientes que fue internado injustamente por su propia novia.

El seriado, que sigue la línea humorística de Los caballeros las prefieren brutas, mantendrá a Valerie Domínguez con la mente distraída, después de un juicio que tuvo los ingredientes de cualquier culebrón, incluyendo “mujeres bellas, acusaciones de corrupción, personajes de clase alta que han ventilado su vida privada públicamente”, como lo analizó la revista Semana.

De hecho, el cara a cara de la artista y su expareja Juan Manuel Dávila en los juzgados de Paloquemao parecía un rifirrafe de Protagonistas de Nuestra Tele, en el que hubo reproches entre las dos partes, quienes sacaron a la luz el lado oscuro de la relación. Valerie revivió el incidente en el que él la habría golpeado durante unas vacaciones en España. Durante la lectura del dictamen de Medicina Legal se dijo que Dávila no solo le había apretado el cuello, sino que le propinó un cabezazo. Esto desencadenó la primera batalla judicial entre ellos, cuando la actriz lo denunció por maltrato físico ante las autoridades competentes de Cataluña, donde la luna de miel que habían planeado terminó siendo tan desagradable como la hiel. Ante el juez, la actriz insistió en los celos enfermizos de su ex: “Había pelea segura cuando emitían las escenas románticas de mis telenovelas”.

La relación disfuncional, que se empezó a ventilar solo cinco años después de la Fiesta del Mar de Santa Marta donde se conocieron, siempre fue desaprobada por la familia de Valerie. O por lo menos así lo reconoció la madre de ella, María Lourdes Tarud, el día en que entregó su dramático testimonio ante las autoridades judiciales: “Mi hija cambió mucho desde que inició la relación, se adelgazó demasiado. Se volvió una persona amargada, no era alegre y tenía una dependencia impresionante de Juan Manuel. Él no la dejaba salir con sus amigas. Siempre le peleaba y luego le pedía perdón”. La dama barranquillera complementó sus declaraciones con otro comentario de desaprobación, cuando dijo que ella nunca estuvo de acuerdo con los planes de boda de su hija y Juan Manuel.

Ante esto, Dávila se defendió de las acusaciones y desmintió a su expareja, con la que había planeado ir al altar. En el mejor momento del noviazgo, la barranquillera anunció en las páginas de Jet-set que Alfredo Barraza le iba a diseñar el vestido de novia.

Aquellos días en nada se parecían a la guerra verbal que protagonizaron hace unas semanas en plena sala del juzgado, donde la estrella de la telenovela El último matrimonio feliz miró a Juan Manuel con desprecio por negar los conflictos que los dos vivieron durante años. Gloria de la Pava, quien también fue testigo en las primeras audiencias, se unió a la defensa de su representada y denunció las agresiones físicas de Juan Manuel Dávila: “No solo le pegó, sino que destruyó la puerta de un clóset un día que se dejó llevar por la ira. Valerie me llamó llorando”.

Durante el desarrollo del proceso, la coprotagonista de Los caballeros las prefieren brutas recibió el respaldo del género femenino, y despertó un nutrido debate nacional en torno a que las decisiones de muchas mujeres se hacen por amor a la pareja o por la presión de los hombres, cuando ellos son dominantes. Entre las líderes que apoyaron esta premisa estuvo la columnista y exsenadora Cecilia López Montaño, quien se declaró abiertamente a favor de la inocencia de Valerie. “Estoy convencida de que la exreina sola, por su cuenta, jamás habría caído en semejante lío. Cayó por amor”, escribió al sugerir que la artista firmó los papeles por decisión de Juan Manuel.

Si este tipo de apreciaciones se escucharon en la fase preliminar del juicio, era de esperarse que en la etapa final aparecieran nuevas voces que encontraron eco en los medios de comunicación. Asimismo, los líos de la exseñorita Colombia con su exnovio dispararon el rating en el caso de los noticieros de televisión, como sucedió con la emisión de las 7 de la noche de RCN, del jueves 26 de septiembre. Los primeros quince minutos del informativo fueron dedicados a la audiencia judicial que se había realizado un día antes.

Definitivamente, la confrontación entre la expareja acaparó la atención mediática, pero con un énfasis especial de parte de la prensa de farándula, que comentó los vestidos que ella llevó a las audiencias como si se trataran de un evento social. Un periódico regional destacó el estilo minimalista de la estrella, “quien siempre lució conjuntos de falda y chaqueta, de escote oculto, escaso maquillaje y aretes muy pequeños”.

Después de conocer la absolución, la actriz dejó ver un sollozo, a manera de desahogo, mientras su expareja, los padres y la hermana de él fueron sentenciados, cada uno, a veinte meses de prisión con libertad condicional: “Fueron tres años muy duros. Siento un alivio después de tanto dolor en mi familia. Quiero darles gracias a los que creyeron en mí”.

Después viajó a México para grabar los nuevos capítulos de La Clínica, en la que hace el papel de Lucy Wilson, una mujer que también cree en el amor
LO MÁS VISTO