Revista Jet-Set

Valerie Domínguez sigue su calvario

En la fase final del juicio contra Valerie Domínguez, la exreina soportó en calma las declaraciones de la madre y hermana de su exnovio, Juan Manuel Dávila. Después de la confrontación quedó claro que existe un gran abismo entre la actriz y la familia de su ex.

Valerie Domínguez sigue su calvario. La exreina, modelo y actriz Valerie Domínguez se declaró inocente en la etapa preliminar al juicio. La joven barranquillera insistió en que le firmó los papeles a su exnovio, Juan Manuel Dávila, “creyendo que era para un crédito y no un subsidio”. Foto: Gerardo gómez/12

La exreina, modelo y actriz Valerie Domínguez se declaró inocente en la etapa preliminar al juicio. La joven barranquillera insistió en que le firmó los papeles a su exnovio, Juan Manuel Dávila, “creyendo que era para un crédito y no un subsidio”. Foto: Gerardo gómez/12

Durante los 45 minutos que duró la declaración de María Clara Fernández De Soto de Dávila, la exsuegra de Valerie Domínguez, hubo tensión entre las dos. Pero nada fue comparable con el clímax que alcanzó el momento en que Ana María Dávila, hermana de Juan Manuel Dávila, subió a los estrados judiciales en calidad de testigo contra la exreina de belleza por el sonado escándalo de Agro Ingreso Seguro. María Clara, por ejemplo, no cruzó una sola mirada con su exnuera, a diferencia de Ana María quien se dirigía con reproche a Valerie como consecuencia de que las relaciones entre las dos habían sido conflictivas en el último año.

“Desde que Valerie habló en La W la saqué de mi vida porque todo lo que dijo es falso. Mi hermano jamás la agredió como dijo ella”, aseguró la joven samaria, quien también se benefició de los polémicos aportes que el Gobierno le entregó a su familia. “Ese día borré su teléfono para no llamarla y evitar hacerle reclamos”, complementó ante un auditorio atiborrado que se deleitaba con la telenovela en vivo de la ex Señorita Colombia y su exfamilia política.

En un sorpresivo testimonio, Ana María Dávila trató de cambiar la posición de su excuñada, de agredida a agresora, al afirmar que en una ocasión la barranquillera le propinó una bofetada a Juan Manuel. Aun así, entre esas circunstancias violentas y pese a los cuestionamientos mediáticos y de los opositores de Álvaro Uribe, que utilizaron AIS como un caballo de batalla política, la modelo y el corredor de bolsa continuaron con su noviazgo. Solo que del amor idílico pasaron a una constante montaña rusa en la que había más discusiones de vértigo que momentos románticos.

María Clara de Dávila, la exsuegra de Valerie, afirmó que ese vaivén de los dos empezó con la denuncia de la revista Cambio y terminó finalmente en febrero del 2010, cuando la exfiscal Viviane Morales los llamó a juicio por los delitos de falsedad de documento e intento de peculado. “Después de eso, si ella no quería a mi hijo, menos a mí”, aseguró.

Más allá de los visos melodramáticos que adquirió el juicio, madre e hija trataron de convencer al juez de que Valerie Domínguez conocía los alcances de los subsidios que les ofreció el Gobierno y que firmó los papeles sin la presión de Juan Manuel. En los estrados de Paloquemao, María Clara de Dávila señaló que su exnuera y su hijo se reunieron varias veces, una de esas para celebrar la aprobación del subsidio, y luego en la plazoleta de Andrés DC, en Bogotá, pocos días después de que estalló el escándalo.

En esta última reunión estuvieron Alberto Domínguez, padre de la estrella de la televisión, y el exministro Andrés Felipe Arias, quien, según la mamá de Juan Manuel, casualmente se encontraba en el lugar. Arias les dijo que estuvieran tranquilos porque el dinero lo habían recibido por vía legal.

Después del duelo entre Valerie y la familia de su exnovio durante la penúltima fase del juicio, el auditorio escuchó las declaraciones de Gloria de la Pava, la mánager de la acusada. La empresaria que maneja la carrera de la actriz desde el 2009 sacó a relucir otros episodios que evidenciaron nuevas agresiones de Juan Manuel contra su expareja. “Una vez, ella me llamó llorando porque había tenido una pelea fuerte. Él destruyó un clóset del apartamento donde vivían”. Este hecho inédito se sumó a otro más, como fue el relacionado con la demanda que recibió de parte de la reina por agredirla durante unas vacaciones en España.

De la Pava aseguró que la relación de los dos continuó a pesar de las advertencias que le hizo para que no siguiera, incluso, con sus planes de boda. “Le decía que no se casara porque él era agresivo y celoso”. En los momentos más difíciles que vivió al lado de Juan Manuel, la barranquillera se deprimió y dejó de comer, aseguró la mánager: “Estaba demacrada por las peleas. Lloraba mucho. No rendía en su trabajo”. En Chile, recalcó, la modelo enfrentó dificultades para grabar un comercial porque se volvió un mar de llanto. Dijo que no soportaba la presión del exnovio.

A estas alturas del conflicto, la actriz todavía llora, y más cuando su calvario se postergó por recomendación de la Fiscalía. El juez pospuso el juicio ante la solicitud del fiscal delegado, quien pidió incluir una prueba que Juan Manuel Dávila mantuvo oculta durante estos años. El representante del ente acusador señaló que los documentos hacen parte del contrato de arrendamiento que le entregaron sus exsuegros, que ella firmó y autenticó para recibir los aportes gubernamentales. Pero el juez reprochó la acción del exnovio de la barranquillera. “Es censurable que los entregue en el último minuto. Me parece que su actitud es de mala fe”, dijo. La telenovela de Valerie continúa. 

Otros Articulos