Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Valerie Domínguez, bella y sensual durante su viaje a Cancún

Valerie Domínguez, bella y sensual durante su viaje a Cancún

REVISTA JET-SET

La actriz vivió a plenitud el verano y la rumba de la Riviera Maya, donde asistió a la boda de su hermano Daniel Domínguez. Durante el preámbulo del matrimonio, la artista no abandonó una de las prendas indispensables en las vacaciones: el bikini, que destacó su cuerpo de infarto.
Las vacaciones de Valerie Domínguez en Cancún incluyeron un paseo a Isla Mujeres, un pedazo de tierra que en la época de los mayas estuvo consagrado a Ixchel, la diosa de la fertilidad y el amor.
Por: 10/9/2015 00:00:00
Los Domínguez-Tarud, al igual que muchas familias de origen árabe, son numerosos y de un indiscutible espíritu comerciante que los obligó a vivir regados por el mundo. El paisaje para volverlos a reunir fue Cancún, México, donde se casó Daniel Domínguez, hermano de la actriz Valerie Domínguez, con Susana Restrepo.
Allí, en este enclave del mar Caribe, rodeado de selvas vírgenes, la exreina barranquillera fue el foco de atención de un grupo de paparazzi aficionados que conformaron de manera espontánea sus tíos, primos y algunos amigos de los novios. El resultado fue un centenar de fotos de la protagonista de Los caballeros las prefieren brutas en la proa del yate que la llevó a Isla Mujeres, antiguo refugio de bucaneros y piratas, y por supuesto otras de ella entre las aguas azules que han deslumbrado a personalidades como George Clooney, Brad Pitt, Jessica Alba, Colin Farrell, Lionel Messi y Sofía Vergara. 
En estos días de verano y descanso, Valerie no se amilanó frente a las cámaras y, sin miedo, destapó su figura que cuidó con disciplina y tenacidad, aun después de la rumba y el trasnocho “decretado” por los Domínguez-Tarud en las discotecas de moda en Cancún. Y es que la actriz jamás le da ventaja a la pereza gracias a la práctica diaria de yoga y CrossFit, combinados con spinning y Pilates que realiza tres veces a la semana. Una de las protagonistas de la telenovela El último matrimonio feliz prácticamente es una vocera de los beneficios de una vida entregada de manera casi religiosa a las actividades físicas y a los deportes: “Todo esto da bienestar cardiovascular, vigor y mejora el sistema inmune. Hay que honrar el cuerpo y liberarlo de toxinas con el fin de fortalecer la conexión con la mente. El ejercicio conduce a una vida más feliz, tranquila y con los pies bien puestos sobre la Tierra”.
En el territorio de la serpiente dorada, como se conocía a Cancún entre los mayas, la estrella colombiana se esmeró en afianzar la imagen de la eterna prima que habla hasta por los codos y que invita a todos al desorden y al festejo, en lugar de la de diva imperturbable y compuesta que le construyeron los medios. 
Por ejemplo, ninguno de los asistentes a la boda tuvo excusa para declararse abstemio porque la propia Valerie se encargó de servir el trago. Y si alguno tuvo la intención de seguir paso a paso las dietas rutinarias, la ex reina de belleza los motivó a dar un grito de independencia frente a la comida sana al devorar una hamburguesa suculenta y con queso. “No paré de comer”, le dijo a Jet-set.
Después del matrimonio de su hermano Daniel, la barranquillera retomó su lucha por la internacionalización de su carrera. En Los Ángeles, el agente artístico Tim Taylor la promueve entre directores de cine independiente, creativos de dramatizados de plataformas digitales y productores renombrados de Hollywood. De hecho, la gestión de Taylor permitió que Valerie obtuviera un papel protagónico en la cinta El poder de la cruz, de contenido religioso que llegó a un mercado que siempre ha estado ávido de las historias blancas y esperanzadoras. 
En las audiciones de los próximos días, la barranquillera lucirá el tono canela que le dejó Cancún, la tierra de los cuerpos dorados por el sol.

LO MÁS VISTO