Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Uber la ‘app’ que odian los taxistas

Uber la ‘app’ que odian los taxistas

Revista Jet-set

Uber es la aplicación para teléfonos inteligentes que tiene en jaque a la Secretaría de Movilidad de Bogotá y que ha provocado un profundo debate entre taxistas tradicionales y usuarios. Mike Shoemaker, la cabeza visible de la operación en Colombia, recibe los golpes de sus detractores.
La primera vez que vino a Bogotá, Mike Shoemaker era un soltero estudiante de posgrado. Hoy, casado y sin hijos, es la cabeza de Uber en la capital.
Por: Edición 28320/5/2014 00:00:00
Por estos días, Mike Shoemaker, gerente general de Uber en Bogotá, ha tenido que usar todas sus habilidades de negociador de conflictos para defenderse de las críticas que le llueven en Bogotá a su servicio de transporte. Los taxistas capitalinos le han declarado la guerra a este sistema, que funciona con una aplicación para teléfonos inteligentes. Juzgan la implementación de Uber como competencia desleal porque las camionetas blancas afiliadas a la app no pagan los mismos impuestos, su cupo vale diez veces menos y no se ajustan a las mismas tarifas oficiales; además de eso, no las cubre el pico y placa.

Aunque la polémica no es ajena a los directivos de Uber, las dimensiones del caso colombiano sorprendieron a Shoemaker. Explica que ya están acostumbrados a que cada vez que llegan a un país encuentran una resistencia natural a la idea de competir por el servicio de transporte. En España los han vetado y los taxistas franceses en París y Lyon protestaron fuertemente por su presencia. Pero allí siguen. Uber ha crecido de manera exponencial. Desde que fue fundada hace 3 años, opera en casi 100 ciudades en el mundo, 50 en Estados Unidos, y el resto repartidas en cuatro continentes; solo les falta Oceanía. En Latinoamérica el primer país fue México y después Colombia.

El americano Mike Shoemaker, quien en el 2005 estudió en la Universidad de los Andes Resolución de Conflictos, conoce bien Bogotá y sabe que hay una insatisfacción de los usuarios del transporte público. “Las razones son las altas velocidades de los taxis amarillos, la falta de garantías de los servicios y la inseguridad. Se calcula que los choferes realizan 1’200.000 carreras al día y no dan abasto”. Lo que no entiende es por qué los usuarios, si son más que los taxistas, no se unen para hacer valer sus derechos.

La historia de la creación de Uber se remonta a San Francisco, donde un grupo de empresarios decidió crear una aplicación para compartir entre familia y amigos, que les ayudara a conseguir “taxis” de confianza. Estados Unidos es un país de contrastes a este respecto: debido a sus facilidades de transporte público masivo y al alto número de carros privados, muchas veces es difícil conseguir taxi. Por eso esta app se volvió viral.

Mike estudió Antropología y Sociología y por eso asume su trabajo como una misión en la que debe primar el bienestar de la gente. Sus ganas de sacar adelante una empresa no riñen con el objetivo de que las ganancias les lleguen a todos. Contrario a las cuotas de las empresas tradicionales que tienen un cargo fijo para sus afiliados, en Uber solo se quedan con un 20% de cada trayecto.

Por estos días, Mike Shoemaker responde a todas las críticas que le caen encima. Sabe que es un tema complejo, pero está seguro de que es una discusión jurídica que se puede solucionar. “No estamos en Colombia solo para sacar provecho de la economía, buscamos ofrecer un servicio distinto que aumente la calidad de vida de los bogotanos. Además, nos preocupamos por nuestros conductores, a quienes también consideramos como clientes. Queremos que se sientan bien y que para ellos sea un negocio trabajar con nosotros”.

Curiosamente, Mike prefiere la bicicleta para moverse por Bogotá, pero cuando el clima y su apretada agenda no se lo permiten, hace uso de su aplicación favorita: Uber.
LO MÁS VISTO