Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Tita Piedrahíta pasa de la arquitectura a la política

Tita Piedrahíta pasa de la arquitectura a la política

REVISTA JET-SET

La presidenta del Concejo de Cajicá llegó a este cargo inspirada por el legado de su suegro Enrique Cavelier Gaviria, quien fue alcalde del municipio de Cundinamarca por 20 años, y de su esposo Carlos Enrique Cavelier, filántropo y antiguo diputado.
Tita Piedrahíta trabajó con el alcalde de Cajicá, Orlando Díaz, en un decreto para parar las licencias de construcción por el año 2016: “Antes se aprobaban construcciones sin disponibilidad de servicios y vías ”, dice.
Por: Revista Jet-set.7/12/2016 00:00:00

Hace un año Tita Piedrahíta caminaba por el centro de Cajicá y se le ocurrió decir en voz alta: “Yo debería lanzarme al Concejo para ayudar”. No terminaba de pronunciar la última sílaba cuando ya su esposo, el antropólogo y empresario Carlos Enrique Cavelier, estaba planeando la campaña.

La pareja, que lleva 27 años de matrimonio, ha pasado la mayor parte de su vida en ese municipio y el compromiso con su desarrollo es de vieja data. “Mi noviazgo con Carlos Enrique fue en el carro, recorriendo Cundinamarca. Creo que conozco más este departamento que el Valle del Cauca donde nací”, dice Tita, a quien las ganas de trabajar por las comunidades le vienen desde su época de estudiante de Arquitectura cuando le enseñó a la gente a hacer viviendas por autoconstrucción en el sector de Aguablanca en Cali.

Aunque dice sonriente que el caleño no se lo quita nadie, cree que su responsabilidad es con el país y con el lugar en el que crecieron su esposo y sus cuatro hijos, y donde ella ha pasado los últimos 30 años. “Yo no podía cruzarme de brazos y permitir que las cosas estuvieran mal en Cajicá, ya que una persona a la que quise tanto como mi suegro le dedicó su vida”. Enrique Cavelier Gaviria, agrónomo pionero en el tratamiento de lácteos y fundador de la compañía Alquería, también se destacó como un servidor público de gran sensibilidad social.

Tita recuerda que durante los 20 años de la gestión de su suegro como alcalde, Cajicá fue el primero en alcanzar una cobertura del ciento por ciento en servicio de acueducto y la educación básica. “Gran parte de que yo esté en el Concejo se la debo a él y al trabajo que ha hecho la familia. A través de la Fundación Cavelier Lozano se ha defendido la calidad de la educación. Solo por poner un ejemplo, 32 niños del municipio llegaron este año al programa del Ministerio de Educación, Ser pilo paga”, cuenta.

La novel política, que se define como una persona honesta y frentera, ha tenido que manejar la corrupción y lo ha hecho con el ejemplo. Acaba de cerrar su periodo de sesiones y de los 1.295 millones de pesos que recibieron, devolvieron un poco más de 450 millones. Gracias a sus importantes conexiones y a las de su esposo, quien también fue diputado y representante liberal a la Cámara, se alió con la Universidad de los Andes para las capacitaciones de los concejales.

Además ha invitado a personalidades de la política nacional, como el recién electo procurador, Fernando Carrillo, el exfiscal Alfonso Valdivieso, Augusto Galán, exministro de Salud, el negociador en el proceso de Paz Frank Pearl, quienes en muchas de sus charlas se enfocaron en el tema de la corrupción. Después de un año como presidenta del Concejo de Cajicá, Tita se pregunta por qué está en ese lugar: “A veces pienso que soy muy responsable, otras creo que es de pura nerd”, dice.

LO MÁS VISTO