Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Tina Neumann, “Mi vida es un collage”

Tina Neumann, “Mi vida es un collage”

REVISTA JET-SET

La diseñadora de modas llega a los 25 años de su carrera con una colección de muebles que refleja su colorida creatividad. De regreso a su natal Barranquilla se reinventa y le imprime un toque de Art Nouveau a sus exclusivas sillas que están tan cotizadas como una obra de arte.
La artista Tina Neumann dejó atrás las pasarelas de moda colombianas, como Cali Exposhow y el Bogotá Fashion Week, para dedicarse al diseño mobiliario que perfeccionó en Suiza.
Por: Revista Jet-Set27/7/2016 00:00:00

Tina Neumann está en plena reinvención. La diseñadora barranquillera dejó de hacer sus colecciones de moda de niñas y mujeres, para vestir sillas y sofás. “Me encanta mezclar porque soy muy atrevida. En lo que hago aparentemente nada pega con nada”, dice, con el acento del caribe colombiano que no se le ha perdido con sus constantes viajes por el mundo. Ella, que envuelve con su encantadora manera de ser, es un collage. Nació en Barranquilla, tiene nacionalidad suiza, vive en Bogotá, y desde que empezó a diseñar hace 25 años, se ha caracterizado por su estilo inspirado en el Art Nouveau: “Mi sello es lograr algo diferente, que cada pieza sea como una obra de arte”, dice.

Su historia se inició en 1991, a su regreso a Colombia luego de estudiar diseño de modas en la Escuela Esmode de París, y de recorrer el Oriente Medio donde aprendió técnicas textiles de estampado y teñidos como el tie-dye, el tjanting y el batik. Sus colecciones se vendían en Bogotá, Cali, Medellín y Barranquilla. Las inconfundibles chaquetas de terciopelo bordadas a mano, y las blusas plenas de estampados y encajes, se destacaron en los anaqueles de exclusivas tiendas de Estados Unidos como Barneys, Fred Segal y Saks Fifth Avenue. En los años noventa sus prendas infantiles hicieron parte del armario de las hijas de estrellas de Hollywood. Algunas veces se les vio a Rumer, Scout LaRue y Tallulah Belle, las hijas de Demi Moore y Bruce Willis, ataviadas con los originales looks de la barranquillera.

Hace poco regresó de Suiza, donde estuvo radicada por dos años. “Allí me decidí a hacer muebles porque me di cuenta de que hay un mercado de antigüedades fuerte”. Pero como hizo antes con la ropa, no se conformó con crear piezas en serie. Abrió su taller en Barranquilla, en donde cada mueble isabelino o eduardiano es un mundo. Este nuevo trabajo mobiliario ha sido expuesto en Barcú, la feria internacional de arte y cultura, realizada en La Candelaria de Bogotá y en IndieBo, el festival de cine independiente.

Ella, que parece no le alcanzara el tiempo para expresar con palabras lo que piensa y habla a mil por hora, dice que compra por impulsos, “soy acumuladora”. En su taller, que tiene el encanto de un mercado persa, elabora las telas con las que después tapiza los muebles: armada de alfileres une huipiles guatemaltecas con estampaciones digitales de cuadros renacentistas, tejidos mexicanos, bordados y sedas de India. Los brocados franceses, y hasta algunos de los jeans de niñas que pertenecieron a alguna de sus colecciones de ropa, se mezclan con las figuras del icónico Elvis Presley y la enigmática figura de la artista mexicana Frida Kahlo.

Es amante de las obras del pintor y artista decorativo checo, Alfons Mucha y diseña para las personas atrevidas que no se conforman con los colores neutros y las formas tradicionales. Sus exclusivas creaciones, a las que cada vez les impone más de su personalidad para evitar que sean plagiadas, hacen parte del decorado de las casas y oficinas de la gente del jet set nacional.

LO MÁS VISTO