Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Tatiana Santo Domingo y Andrea Casiraghi gala y anuncio de matrimonio

Tatiana Santo Domingo y Andrea Casiraghi gala y anuncio de matrimonio

Revista Jet-set

La heredera colombiana reapareció en la noche monegasca con motivo del Baile del Amor, al cual asistió del brazo de su prometido, Andrea Casiraghi. Según Paris Match, todo está listo para la boda.
Tatiana fue vestida con un modelo azul de Issa inspirado en las túnicas de la Antigüedad y decorado con pedrería en el escote. Su prometido, Andrea Casiraghi, respetó la corbata negra. Foto: AFP.
Por: Edición 26514/8/2013 00:00:00
La familia principesca de Mónaco no se ahorra gestos para mostrarle al mundo que la nieta del industrial colombiano Julio Mario Santo Domingo es ya uno de sus miembros. La más reciente demostración de ello se dio en Monte Carlo, cuya casa de la ópera fue el escenario perfecto para el Baile del Amor. Organizada por la modelo rusa Natalia Vodianova, esta gala benéfica se ha convertido en una de las más apreciadas por el jet set y este año se realizó en Mónaco gracias al respaldo directo de Alberto II, soberano del principado, y su hermana Carolina. Los dos príncipes presidieron la celebración, a la cual llegaron acompañados por el hijo mayor de Carolina, Andrea Casiraghi, y Tatiana, con quien se casará en Mónaco el próximo 31 de agosto, de acuerdo con recientes informes de la revista francesa Paris Match, la cual también asegura que los invitados ya empezaron a recibir las invitaciones del que será el acontecimiento social del año en el principado.

Era la primera vez que a Tatiana se le veía en una noche de etiqueta desde que tuvo a su primer hijo, Sacha Casiraghi, en marzo pasado. Para la ocasión, escogió un modelo azul de Issa, pelo recogido en la nuca y pequeña cartera sobre dorada que hacía juego con sus joyas y el aplique que adornaba el discreto escote del traje. Con la distinción de siempre, Tatiana posó para los fotógrafos a la entrada del baile junto a su futuro esposo, el príncipe Alberto, su esposa Charlene y Carolina. La comitiva del honor también estaba conformada por el modisto Karl Lagerfeld, diseñador de la casa Chanel, Natalia Vodianova y su compañero sentimental, Antoine Arnault, heredero del emporio del lujo LVMH.

La de Monte Carlo fue la cuarta versión del Baile del Amor, que en años anteriores se festejó en Moscú, Londres y París. Los acaudalados invitados aportaron esta vez un total de 3,2 millones de euros (más de 8.000 millones de pesos), que se destinarán a la fundación Naked Heart, creada por Natalia Vodianova para aliviar la pobreza de la niñez de su patria. Hoy, la bella modelo se pasea por los salones más selectos de Europa, vestida con la ropa más cara del mundo, pero sus comienzos fueron muy distintos. Según ella misma lo cuenta, no tuvo infancia porque la dura situación económica en la que creció en su patria la obligó a cuidar a su hermana enferma y a ayudar a su madre en las tareas de la casa. Como sabe que esa sigue siendo la realidad de muchos pequeños en Rusia, creó esta institución benéfica, que contribuye a la educación y construye parques para que los niños tengan la oportunidad de jugar que Natalia no tuvo.

El Baile del Amor fue de nuevo una cita obligada para los herederos de las grandes fortunas que forman parte del círculo más cercano a Tatiana y Andrea y que seguro figurarán en la exclusiva lista de convidados a su casamiento. Además de Antoine Arnault, hijo de Bernard Arnault, el segundo hombre más rico de Francia, también concurrieron sus inseparables amigas Margherita Missoni y Gaia Repossi. Entre los invitados top también se contaron el fotógrafo de celebridades Mario Testino, el cantante Bono, el tenista número uno del mundo, Novak Djokovic, y miembros de la alta sociedad europea. La gran ausente fue Carlota Casiraghi, hermana de Andrea, cuyo embarazo y boda también son noticia por estos días en el jet set.

La silletería del suntuoso salón Garnier de la ópera fue removida por tercera vez en su centenaria historia, para acoger la gran atracción del baile: una subasta en que se remataron, entre otros privilegios, una clase de tenis con Rafael Nadal, una tarde de té con el príncipe Alberto, un reloj Rolex, un encuentro con Roger Federer, una sesión de fotos con Testino y una noche de ópera junto a la princesa Carolina, la flamante suegra de Tatiana.
LO MÁS VISTO