Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Tatiana Calderón, una mujer que es buena al volante

Tatiana Calderón, una mujer que es buena al volante

REVISTA JET-SET

La primera piloto colombiana en llegar a la Fórmula 1 ha sido víctima del machismo y de la discriminación en los pits. En un deporte dominado por hombres, en su mayoría europeos, Tatiana busca llegar a la gran carpa del automovilismo mundial y demostrar que las mujeres no son tan malas al volante como dicen.
Foto: Antonio Amador. Maquillaje: Gemma Riba.
Por: Revista Jet-set.3/4/2017 00:00:00

Solo tres colombianos han logrado correr en la Fórmula 1: Cuchilla Londoño, Roberto José Guerrero y Juan Pablo Montoya. La bogotana Tatiana Calderón les sigue los pasos y acaba de firmar con la escudería Sauber para ser piloto de desarrollo. Sus buenos resultados en la GP3, donde es la mujer que más puntos ha sumado, la pusieron en el radar de este equipo suizo del que han hecho parte leyendas como Felipe Massa, Kimi Raikkonen y Sebastian Vettel.

Desde que se confirmó la noticia, su email colapsó, la batería del celular ya no le dura y se la pasa de viaje entre Barcelona y París. “Realmente no era consciente de lo que esto significaba. Llevo dos semanas en las que llego a mi casa en Madrid a lavar la ropa y vuelvo a salir. Ha sido muy extenuante”, dice.

Su llegada a la gran carpa fue destacada por medios como El País, de España; el Daily Mail, de Londres, y El Clarín, de Argentina, los que la muestran como la nueva esperanza del automovilismo femenino, que tiene pocas representantes. Solo cinco mujeres han participado en una carrera de F 1, todas europeas. “Es un deporte machista. La mayoría de pilotos no me hablan y me estrellan porque creen que así me van a asustar, pero yo no me dejo porque esa es la única manera de hacerme respetar”.

Lea también: Diego Mejía es el periodista estrella de la Fórmula 1

Dice que gracias a Dios no ha tenido ningún accidente grave, el golpe más duro lo sufrió en un óvalo en Iowa, Estados Unidos, pero solo le provocó un fuerte dolor de cabeza. Cuando se pone el casco deja de ser una joven dulce y se convierte en una piloto agresiva que no le tiene miedo a nada. “Voy a lo mío que es ganar”.

La gente no cree que sea la misma que acaban de ver pasar como un bólido. “Me dicen: ‘Es que tú te ves tan tierna’”. Varias veces en los pits la han confundido con la de catering o de comunicaciones y ha tenido que aclarar que es una de las pilotos. “En la escuela siempre hay envidias y han dicho que me dieron el puesto por ser mujer, pero estoy aquí es por haber trabajado muy duro”. Lleva 15 años de una carrera brillante, pero también llena de obstáculos que ha sabido sortear.

Foto: Antonio Amador. Maquillaje: Gemma Riba.

Su motor para alcanzar este triunfo ha sido su familia. Su papá, Alberto Calderón Palau, primo del presidente Juan Manuel Santos, es un fanático de este deporte y contagió a sus hijas del gusto por la adrenalina. “El automovilismo es muy costoso y yo he podido contar con el soporte de mis padres”, que son los representantes de Kia Motors en Colombia.

Su hermana Paula, siete años mayor, empezó a correr pero lo abandonó para entrar a la universidad. Ella llevó por primera vez a Tatiana a montar en kart a los 9 años y desde ahí supo que quería ser piloto toda la vida. Empezó a competir y a ganarles a su hermana y a los hombres que le ponían al lado en las pistas, incluidos pilotos que hoy corren en la Fórmula 1 como Max Verstappen y Mick Schumacher, hijo de Michael Schumacher.

Lea también: Steven Goldstein es el tercer colombiano en la Fórmula 1

Sus amigos del Helvetia iban a verla correr y en ese colegio aprendió alemán, lo que ha sido de gran utilidad ahora que hace parte del staff de un equipo suizo. Cuando se graduó tenía claro que no quería ir a la universidad y que su profesión sería el automovilismo. Se fue a vivir a Europa, comenzó a manejar monoplazas a 250 kilómetros por hora, entró a la Fórmula 3 británica en 2014 y trabajó con Anthony Hamilton, papá del campeón mundial británico Lewis Hamilton, quien se volvió su consejero. Otro de los que le habla al oído es su ídolo Juan Pablo Montoya, quien pasó por su mismo proceso. “Él me dijo, si ellos pueden, usted también”.

Ya cumplió el sueño de llegar a la Fórmula 1 y ahora quiere ganarse uno de los 22 cupos para estar en la grilla. “Es muy complicado, las oportunidades para los latinos son menores a las que tienen los europeos, se necesitan muchos patrocinadores”, dice. Pero eso no la desmotiva y se prepara intensamente para lograrlo. Hace cuatro horas de ejercicio físico diario para estar en condiciones de maniobrar un auto que puede alcanzar velocidades de hasta 300 kilómetros por hora. Además, practica en las pistas y en un simulador para memorizar los giros y estar lista mentalmente.

Su mejor entrenamiento, dice, ha sido el tráfico de Bogotá. “Si uno maneja en esta ciudad, lo hace en cualquier parte del mundo”. Antes de montarse al carro calienta 15 minutos y oye música para relajarse, su grupo preferido es Coldplay y su canción favorita es Viva la vida. En los pocos momentos libres le gusta salir con su hermana, que es su mánager, a catar café o a montar en el kart que tienen en Madrid. No tiene novio y tampoco es una prioridad. “Ya llegará, por ahora estoy enfocada en mi carrera”. Con el acelerador a fondo, Tatiana espera devolverle a Colombia el protagonismo en la Fórmula 1 y ser la primera mujer en más de 50 años en competir en la gran carpa del automovilismo.

LO MÁS VISTO