Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Susana Caldas con cuerpo de reina

Susana Caldas con cuerpo de reina

Revista Jet-set

La hermosa exreina de belleza volvió a sorprender a los colombianos con una figura tan delgada como en los días en que ostentó el título de Señorita Colombia. La cartagenera perdió 35 kilos gracias al procedimiento de la banda gástrica ajustable. “Está lista para reconquistar la corona”, dijeron algunos de sus admiradores y allegados.
Susana Caldas llegó al Concurso Nacional de Belleza con las medidas 86-61-91. Con este cuerpo, el rostro angelical y su dulzura, conquistó la corona. Foto: Archivo Revista Semana.
Por: Edición 29715/12/2014 00:00:00
La celebración de los 80 años del Concurso Nacional de Belleza reunió a varias exreinas, entre ellas a Susana Caldas, quien después de su paso por la alfombra roja dejó un destello de comentarios positivos. “Está tan delgada como en 1983, cuando obtuvo la corona”, dijo Rocío Luna, virreina de Miss Mundo en el mismo año. “Me encanta como está ahora. Se ve tan joven como en los días en que fue Señorita Colombia”, afirmó la diseñadora de joyas y accesorios Carmen Navarro.

Esa noche, la cartagenera, recordada por su dulzura y carisma, le apostó a un vestido turquesa de Silvia Tcherassi que resaltaba su sorprendente figura espigada, y que enfatizaba su cuello y hombros delgados. Susana acaba de bajar 35 kilos, luego de un largo proceso que incluyó dietas, ejercicios y una visita al quirófano, donde le implantaron la banda gástrica ajustable. Con este dispositivo que se instaló alrededor del estómago ella logró un doble propósito: perder el apetito por la sensación de saciedad que produce el procedimiento, y por ende reducir peso. “Por supuesto, me alimento pero solamente con las porciones necesarias. Para evitar una desnutrición que tenga efectos desastrosos en la piel y el pelo tomo vitaminas y minerales. De verdad estoy feliz con todo lo que me ha pasado”.

El resultado no podía ser mejor. Susana recobró el interés por las prendas justas y sensuales, como parte de un proceso que le permitió reafirmar la autoestima.

Como si fuera poco, después de ese largo periodo con unos kilos de más, por fin logró espantar la impertinencia de algunos periodistas que le hacían comentarios incómodos: “‘¿Por qué estás gorda?’, me preguntó uno. ‘Porque como mucho’, le respondí. Me dio hartera decirlo, pero no tenía otra explicación”.

Una vida social en torno a la buena mesa cartagenera le pasó factura a una de las reinas más queridas por los colombianos. “He disfrutado de la gastronomía sin remordimientos. Todo esto viene desde niña cuando me obligaban a comerme todo con un argumento bastante manipulador. No podía dejar un solo grano de arroz en el plato. Era una forma de agradecerle a la vida que no estábamos pasando las necesidades de muchas familias en el mundo”.

A esto se sumaron otros factores como la tendencia familiar a la gordura y los tres embarazos seguidos en un momento en que buscaba constituir una familia tan grande como la de muchos cartageneros. Ella quería seis hijos, pero solo tuvo tres: Rafael, Susana y Verónica del Castillo Caldas, que tienen 27, 24 y 21 años, respectivamente. “Cuando nació la menor, debo admitir, quedé muy, pero muy llenita, por no decir ‘gorda’”.

En todo este tiempo dedicado a ser mamá, Susana Caldas emprendió el proyecto personal de apartarse de los radares mediáticos y de desprenderse de la eterna imagen de reina. Solo que la lucha fue en vano. “La gente ejerce mucha presión; quieren verte siempre maquillada, arreglada, bonita y delgada. La exigencia de estar como una reina no ha sido un derrotero en mi vida. De verdad solo me he preocupado cuando he estado a un paso de la gordura. No niego que el ideal es verse perfecta”.

La ex Señorita Colombia lleva años en continuas batallas contra el sobrepeso, casi siempre subida en una vertiginosa montaña rusa de dietas estrictas y rigurosas jornadas de ejercicios. En esta lucha tuvo una primera visita al quirófano. Al principio del nuevo milenio formó parte del grupo de celebridades que se sometieron al tratamiento del balón gástrico en la clínica del médico Francisco Holguín, el mismo que operó a Diego Armando Maradona.

En ese entonces ya había celebrado los 20 años del reinado con la imagen consolidada de madre entregada y bella, a tal punto que motivó a muchas mujeres a tomar la misma decisión de adelgazar, pero de la mano de los avances de la medicina. Por ejemplo, la comunicadora Sara Marcela Bozzi escribió en una columna en el periódico El Universal que la ex Señorita Colombia había sido su inspiración para bajar peso: “Mi encuentro con el médico fue esperanzador. Me dijo: ‘La única solución para usted es la cirugía bariátrica, pero tiene que decirle adiós a los dulces, a los fritos y a la vida sedentaria’. Tal como lo hizo Susana’”, escribió.

Hoy, la exreina vive a plenitud los resultados de su proyecto familiar, junto a su esposo, Rafael del Castillo, un empresario y líder cívico que cada cierto tiempo ha sido incluido en el sonajero de los candidatos a la Alcaldía de Cartagena. En esta ciudad de remanso y sol, Susana complementa el tratamiento de la banda gástrica ajustable con sesiones de ejercicios diarios, paseos en bicicleta por la bahía y el disfrute de una nutrición rica en frutas, verduras, pescados y complementos vitamínicos para mantener la belleza clásica que hace más de 30 años enamoró a los colombianos. Como buena arquitecta se esmeró en construir la casa de sus sueños y, de paso, su cuerpo.
LO MÁS VISTO