Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Sofía Vergara y Nick Loeb no se quieren ni ver

Sofía Vergara y Nick Loeb no se quieren ni ver

Revista Jet-set

Una semana después de que la estrella anunciara su separación de Nick, sus amigos se manifestaron en la prensa. Los de ella dicen que él se aprovechó de su fama para engrandecer su fortuna; los de él afirman que Sofía es egocéntrica. Lo cierto es que se están odiando.
La actriz Sofía Vergara y su novio Nick Loeb vivían el pico más alto de la crisis cuando asistieron a una cena de gala en la Casa Blanca. Un mes después, la prensa resaltó que la pareja disimuló muy bien ese periodo de muchas peleas. Foto: AFP.
Por: Edición 2849/6/2014 00:00:00
Nick Loeb y Sofía Vergara aparecieron en público por última vez a principios de mayo, durante una cena en Washington, donde los Obama atendieron a la Asociación de Corresponsales de la Casa Blanca. La pareja se veía amorosa, pero algo fallaba tras bambalinas: desde hacía tres meses la Toti no subía una foto de su apuesto novio en las redes sociales. Muy diferente a aquellos periodos afectivos en que se valieron de Twitter e Instagram para expresar su amor una vez por semana. Efectivamente, y a los pocos días, la actriz barranquillera sorprendió a sus seguidores con un par de trinos que le ponían punto final a su relación: “Hemos tenido demasiados problemas para encontrar la manera de tener tiempo juntos. Debido a nuestros trabajos, cada vez es peor. Ya no es divertido”.

Con el convencimiento de que con esto atajaría el alud de rumores mediáticos, remarcó el anterior comentario de la siguiente manera: “El anuncio de la ruptura lo hago para no dar a la prensa la oportunidad de inventar dramas locos e hirientes”.

La artista terminaba de escribir los tweets y casi en simultánea la prensa de Estados Unidos dejaba al descubierto la polarización de los amigos cercanos a la pareja que se agruparon en dos bandos muy claros: uno a favor y otro en contra de la actriz colombiana. Desde las páginas de US Weekly, una aliada de la estrella de Modern Family orquestó una campaña de reproches hacia Nick: “Él se aprovechaba de la fama de mi amiga para aumentar su riqueza”. Esta misma fuente señaló que el empresario hizo exigencias que reforzaron su fama de oportunista como el día que le pidió a la Toti que lo ayudara a promocionar su marca de condimentos Onion Crunch. Incluso, le pidió que lo ayudara a entrar en el reparto de la película Don’t Mess with Texas, que ella protagonizó junto a Reese Witherspoon. “Nick es un político fracasado que inició su negocio en el mundo de la gastronomía porque sabía que el éxito de su pareja le ofrecía un gran colchón financiero”, dijo la persona consultada por la revista.

Al cabo de unos días, un amigo de Loeb habló muy mal de la colombiana e hizo énfasis en las cosas que odiaba del carácter de ella. El diario New York Post fue el medio donde depositó sus reproches: “Sofía Vergara es un horror de mujer, una arpía. No la vamos a extrañar mucho. Me alegro porque por fin desapareció de nuestras vidas”. El tono de la entrevista llegó a un punto de no retorno cuando la tildó de ambiciosa y ególatra: “La vi lanzar teléfonos móviles debido a su histeria. Jamás participaba en una conversación a menos que fuera sobre su vida y logros”. Según otros testimonios que recogió este periódico, Nick renunció a su carrera en el Senado estadounidense para ayudarla a escalar la cúspide de Hollywood.

Otros medios sensacionalistas como National Enquirer terciaron en el asunto al revivir el supuesto lado oscuro de Loeb, perseguido por continuos rumores como su supuesta adicción al sexo en grupo y a las drogas. Hace dos años, este mismo tabloide entrevistó a una aliada de Vergara y habló de que “el amor la volvió ciega y por eso no veía los errores del empresario”.

Si la estrella de la televisión gringa quedó afectada por la separación, lo ha disimulado muy bien en las redes sociales, donde publica selfies que congelan sus risas desparpajadas al lado de su hijo, Manolo González, y de actores como Brad Pitt. Lo cierto es que en medio de la tusa, la barranquillera ha reforzado sus viajes y salidas junto a la familia y amigos de la serie Modern Family. Hace poco recorrió con ellos los humedales de la Florida.

Sofía puede haber terminado con Nick, pero la vida sigue recompensándola económicamente, tanto que se ganó el puesto 38 entre las más poderosas de Forbes, por encima de Shakira que llegó a la casilla 58.

La colombiana es un motor que mueve su máquina registradora con ingresos anuales de 30 millones de dólares. Por cada capítulo de su famosa comedia recibe 175 mil dólares, sin incluir el lucro por sus campañas de Diet Pepsi, Cover Girl, sus propios diseños para los almacenes Kmart, el perfume que lleva su nombre y la firma Latin World Entertainment que promueve artistas y que tuvo ganancias de 35 millones de dólares el año pasado. Por todo esto no vale la pena llorar por un hombre.
LO MÁS VISTO