Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Sofía Hellqvist de stripper a princesa

Sofía Hellqvist de stripper a princesa

Revista Jet-set

Un bella modelo que se desnudaba en revistas y clubes nocturnos flechó a Carl Philip, el príncipe playboy de Suecia. La boda es el año próximo.
Sofía Hellqvist, de 28 años, y Carl Philip, duque de Värmland, de 35, se conocieron en 2010 en una discoteca. Viven juntos desde 2011 en la isla de Djurgarden, un exclusivo sector de Estocolmo. Foto: The Royal Court.
Por: Edición 28721/7/2014 00:00:00
Desde que reyes y príncipes empezaron a casarse con plebeyas, el mundo ha visto a actrices, azafatas, economistas, nadadoras y periodistas convertirse en princesas. Ahora, Carl Philip de Suecia impone una nueva marca al anunciar su matrimonio con Sofía Hellqvist, quien será la primera stripper en hacer realidad la fantasía de La Cenicienta.

Es el final feliz de una historia que ha sido objeto de controversia en Suecia durante los cuatro años que el príncipe y Sofía han sido novios. Para cuando se enamoraron, ella ya era conocida en el país como modelo y por haber posado desnuda, envuelta solo por una serpiente, para la revista Slitz. Un año después, en 2005, ganó el reality show Hotel Paradise, en el cual cinco hombres y cinco mujeres, encerrados en una casa-estudio, vivían todo tipo de situaciones, cargadas de romance y alcohol. Hellqvist, quien se dio besos con otra mujer en el programa, aprovechó el triunfo y siguió dedicada por algún tiempo al modelaje.

Ese historial, señala la prensa local, no ha pesado tanto sobre la opinión como su trabajo de stripper y camarera de clubes nocturnos, antes de hacerse famosa. Fue precisamente en una discoteca que conoció al príncipe, con quien vive desde 2011 en la isla de Djurgarden, un exclusivo sector de la capital sueca.

Carl Philip, hijo menor de los reyes Carl XVI Gustaf y Silvia, tiene fama de playboy y buena vida, y cuando se supo que salía con Sofía, aseguró la prensa sueca, los círculos oficiales se pusieron a la defensiva, pues no veían con buenos ojos su elección. A raíz de ello, se rumora también, ella tuvo que someterse a una especie de “curso de princesa”, el cual, parece que contribuyó a mejorar la percepción sobre la flamante consorte y finalmente, tanto el rey como el Gobierno, según lo dicta la Constitución, autorizaron la boda, que seguro hará historia, pues la familia real Bernadotte es espléndida en esas ocasiones.

Sofía Hellqvist, además, le dio deliberadamente un vuelco a su vida, para desvincularse de su pasado poco convencional. Hoy, el perfil que la Corte Real publicó de ella con motivo del compromiso no menciona su paso por el mundo del espectáculo. Más bien, enfatiza en sus estudios de contabilidad y desarrollo de negocios en Nueva York, su formación como instructora de yoga, además de otras capacitaciones y, especialmente, su compromiso con las obras benéficas. En 2010, al poco tiempo de iniciar su romance con Carl Philip, creó Project Playground, fundación en pro de los niños de Sudáfrica.

Todo esto ha ayudado a vender a Sofía como una mujer apta para convertirse en nuera de los reyes, pero para la prensa del corazón europea eso no termina de hacer el cuento color de rosa. Siempre se ha dicho que la reina Silvia, una de las primeras plebeyas en convertirse en reina consorte de un trono europeo, no es la fan número uno de Sofía. Muy comentada es también la supuesta animadversión que le tiene la princesa Madeleine, hermana de Carl Philip, quien se negó a invitarla a su boda, el año pasado. “O va Sofía o no soy el padrino”, fue el ultimátum de Carl Philip, quien se salió con la suya. Eso sí, Hellqvist no pudo entrar a los festejos del brazo de él, ya que el protocolo real no lo permite sin un compromiso oficial. Meses antes, la modelo también había participado en el bautizo de la princesa Estelle, hija de Victoria, la princesa heredera. Según los tabloides, la familia real prefirió convidarla antes de que ella se “autoinvitara” y causara más revuelo del que causó su presencia en un momento tan importante. Contrario a lo que se estila en otras monarquías, Carl Philip y Sofía le dieron una entrevista al influyente diario Aftonbladet para desmentir los chismes. “Siempre me he sentido bien recibida por la familia de Carl Philip. Es triste que los medios hayan inventado este drama que no existe. Madeleine y yo tenemos una buena relación”, afirmó Hellqvist. Hoy, parece que los Bernadotte empiezan a aceptar al nuevo miembro de la familia, tal como en su día lo hizo con Daniel Westling, el entrenador físico que Victoria eligió por consorte. El propio monarca también rompió con la tradición al escoger como consorte a Silvia, quien era azafata.

En Suecia se murmura, así mismo, que Sofía está con el príncipe por interés. No obstante, no fueron pocos los suecos que no se sintieron conmovidos al ver a la pareja hablar de su compromiso en los jardines del Palacio de Drottningholm, donde él dijo: “Tengo el honor de estar comprometido con esta fantástica mujer”. Ella, por su parte, confesó que quedó en shock al oír la propuesta de su príncipe azul, a quien define como “un hombre increíblemente humilde, cálido y generoso”.
LO MÁS VISTO