Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Simón Gaviria y Margarita Amín serán papás por segunda vez

Simón Gaviria y Margarita Amín serán papás por segunda vez

Revista Jet-Set

El director del Partido Liberal y su esposa, Margarita Amín, esperan su segundo hijo. La nieta del expresidente César Gaviria y Ana Milena Muñoz nacerá en Bogotá, a mediados de abril, y se llamará Filipa.
Margarita y Simón aseguran que este embarazo ha sido más fácil que el primero y que manejan las cosas con más naturalidad. Ya tienen lista la habitación de la bebé, que compartirá cuarto con su hermana Sofía. Foto: ©Imagen Reina/13
Por: 14/3/2013 00:00:00
Simón Gaviria y su esposa, Margarita Amín, volverán a ser padres en mes y medio. La noticia del embarazo les llegó apenas nueve meses después del nacimiento de su primogénita, Sofía. Margarita tuvo un retraso de dos meses, se hizo el examen de sangre y salió positivo. “Fue una sorpresa para los dos porque no lo estábamos buscando. Antes de casarnos habíamos hablado de la posibilidad de tener hijos rápido, pero nunca nos imaginamos que iba a ser tan pronto. Uno espera poder planear, pero en esta ocasión no fue así, simplemente pasó. Nosotros casi todo el matrimonio hemos estado en embarazo”, bromea el político pereirano.

Simón y Margarita se conocieron en una cita a ciegas que un visionario amigo les programó, se casaron en diciembre del 2010 en La Heroica y desde entonces se han dedicado a formar una familia. La nieta del expresidente César Gaviria y Ana Milena Muñoz nacerá a mediados de abril. “Todavía no sabemos cómo va a ser el parto. La primera vez nos tocó por cesárea porque al final tuvimos un percance. Ahora, lo más seguro es que sea así”, cuenta Margarita. Lo que sí está claro es que será una niña y se llamará Filipa. “De novios hablábamos de los nombres que les íbamos a poner a nuestros hijos y yo siempre decía que me gustaba Filipa, pero como es tan osado con la primera no nos atrevimos”, anota la cartagenera. Filipa es un nombre de origen portugués que significa “amiga de los caballos”.

Los abuelos están felices con la llegada de una nueva integrante a la familia. Para los Gaviria-Muñoz esta será su segunda nieta, mientras que para los Amín-Díaz, la tercera. Los papás de Margarita viven en Cartagena, pero vendrán para acompañar a su hija en el parto. Los primeros siete meses y medio del embarazo han transcurrido en total calma. “Con el segundo hijo uno maneja mejor la situación, con más naturalidad porque ya tiene experiencia. Aprendí que yo llevo el embarazo y no dejo que el embarazo me lleve a mí”, cuenta la futura mamá, que además confiesa no haber sentido mareos ni antojos.

“El de los antojos es Simón, de repente le dan ganas de comerse una hamburguesa o de algo dulce”. Sin embargo, él trata de controlarse para no quedar con una barriga más grande que la de su esposa.

En su primer embarazo Margarita aumentó 22 kilos y en este va por la mitad de esa cifra. Para regular el peso, practica bikram yoga en el único centro certificado que hay en Colombia, del cual es socia fundadora desde hace tres años y medio. El bickram trabaja 26 posturas en una sala climatizada a 40 grados de temperatura. “Es buenísimo porque me relaja, me ayuda a estirar los músculos y a estar en forma”, explica. Simón la acompaña casi todas las mañanas. Su esposa lo contagió de su pasión por esa disciplina que le ayudó a dejar el cigarrillo, un vicio que ni los parches ni las pastillas habían logrado quitarle. Por más de diez años se fumó un paquete diario. Además, desde que anda encarretado con el bickram, el congresista maneja con más tranquilidad el “corre-corre” de su vida política.

Simón ha sido un apoyo fundamental para la joven yogui, quien involucra a su marido en las visitas al ginecólogo, lo lleva al curso psicoprofiláctico y le enseñó que ambos están embarazados. Ya tienen lista la habitación de la bebé. Margarita quiere que sus dos hijas compartan cuarto como ella lo hizo con su hermana toda la vida.

Hoy la pareja Gaviria-Amín tiene la situación bajo control, tanto que incluso el padre ya habla de ampliar la familia. “La vida me ha enseñado que cada bebé llega acompañado de buenas noticias. Durante el embarazo de Sofía y su nacimiento logramos la presidencia de la Cámara y la jefatura única del Partido Liberal. Ahora, con Filipa, está ocurriendo lo mismo, el Partido está punteando en todas las encuestas y su número de simpatizantes se ha duplicado en los últimos dos años. Así, ¿quién no quisiera tener más bebés?”, dice Simón argumentando su deseo de tener al menos tres hijos más.

Gaviria se derrite de amor por sus dos herederas, tanto así que no le importó interrumpir una reunión formal en la que se discutía sobre la reforma tributaria para mostrar en su celular la foto de la última ecografía que le hicieron a Filipa o un video de Sofía bailando el Waka Waka. “Sofía es una niña tranquila, sociable, que llora poco y es muy risueña. Por las mañanas me despierta a besos y cuando llego temprano de trabajar sale corriendo a abrazarme”, afirma el orgulloso papá, que ahora tiene más afán de llegar a la casa. La bebé, que hoy tiene un año y medio, lo acompaña a algunos de sus viajes. Hace poco estuvieron en un encuentro de líderes en Ciudad Bolívar, donde ella se tomó fotos con la gente y posó como cualquier celebridad. Físicamente es igualita a su padre, especialmente en la forma y el color de los ojos. “Ojalá que Filipa se parezca a la mamá”, bromea Simón.
LO MÁS VISTO