Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Silvia Tcherassi habló con Jet-set sobre su nueva colección de vestidos de novia

Silvia Tcherassi habló con Jet-set sobre su nueva colección de vestidos de novia

REVISTA JET-SET

La diseñadora de Barranquilla lanzará su nueva colección de vestidos de novia en Cartagena. El evento coincidirá con la reubicación de su taller en Miami y la apertura de una boutique en uno de los sectores más lujosos de Madrid.
El nombre de Silvia Tcherassi está relacionado con la moda y el sector turístico, con su hotel en Cartagena y la apertura de otro dentro de varios meses. Así mismo, tiene planeado construir inmuebles de lujo. Los vestidos de novia de Silvia Tcherassi respetan la tradición de los encajes, las faldas amplias y las telas decoradas con apliques.
Por: 13/8/2015 00:00:00
Hace más de una década se fue del país, pero desde Miami sigue conectada a Colombia a través de sus tiendas en Medellín, Barranquilla, Bogotá y Cartagena. Silvia Tcherassi también ha estrechado estos lazos con algunas participaciones esporádicas en las pasarelas nacionales, como la colección de vestidos de novia que presentará en el marco de la cuarta versión del Cartagena Bridal Week, entre el 22 y 23 de septiembre. Los trajes matrimoniales de la barranquillera han sido un referente de la exhibición Unbridaled: The Marriage of Tradition and Avant Garde que reunió a los creadores más famosos del mundo y le permitió proyectarse en París, Nueva York y Tokio.
“Mis desfiles generalmente se hacen en un contexto de semanas de moda o en eventos benéficos. En este caso me pareció importante apoyar la consolidación de Cartagena como destino turístico de bodas a nivel internacional”, dijo la diseñadora y empresaria. En la antesala de su regreso a las pasarelas locales, habló con Jet-set.
¿Tiene memoria del primer vestido de novia que diseñó? ¿Quién lo lució? –Se lo diseñé a la modelo Claudia Schiffer para que lo desfilara en una pasarela. Era bastante minimalista, con top muy ceñido, falda amplia y un velo en tul, que a la vez era romántico y contemporáneo.
¿Y para una novia de “la vida real”? –Fue para Uchi Carbonell. Seguía unas líneas muy parecidas al de Claudia Schiffer, pero la tela tenía unos pequeños detalles y le adicioné un cinturón. Una flor de tela en la cabeza le dio el toque final. Siento que Uchi confió demasiado en mí y yo fui muy valiente en asumir el riesgo.
¿Sus vestidos son atemporales? –El vestido de Uchi, por ejemplo, gustó tanto que todavía lo piden 17 años después. Muchas novias llegan al atelier con la revista Jet-Set, en la que salió publicada su boda con Juan Carlos Botero, en Cartagena. Esta prenda, como todas las que diseño, no pierde vigencia. Algunas primas de Uchi lo han usado, y sigue tan actual como el día en que ella lo estrenó.
¿Qué tanto han cambiado los vestidos de novia? Parece que los diseñadores se toman pocas licencias modernas para crear este tipo de prendas. –Creo que los vestidos de esta época son más tradicionales que antes. Después de los excesos de los años 80 y 90, hay un retorno a lo clásico con los encajes, los apliques, las mangas largas y las capas. Por otro lado hemos tenido una verdadera revolución con las bodas en las playas, segundas nupcias y ceremonias no religiosas, donde los diseñadores y las novias tienen mucha más libertad.
¿A cuántas novias ha vestido? –Ya perdí la cuenta. En mi atelier de Miami atendemos diariamente a novias de diferentes partes del mundo.
¿Qué famosas hay en la lista? –Lina Botero, Cecilia Bolocco, Valeria Liberman, Shaila Durcal y María José Barraza, entre muchas otras.
¿Cuáles son los grandes pecados de algunas novias? –Los excesos de maquillaje, en el peinado y en los ramos. Además, otras se preocupan demasiado por el qué dirán y no piensan en sus propios gustos. Andan pendientes de las opiniones de la mamá, las hermanas o la futura suegra.
¿Ha diseñado vestidos de novia rojos o negros, como parte de las excentricidades de algunas mujeres? –Lo más lanzado que he hecho en términos de color es el dorado. Un vestido bellísimo que presenté en la semana de la moda de Miami y que salió publicado en el libro I Do.
¿Y vestidos conectados al arte? –En cuanto a lo conceptual, lo más arriesgado fue un diseño inspirado en una obra de Frida Kahlo y otra de Diego Rivera. Fue parte de una exhibición internacional de Swarovski y está publicado en un libro que se llama Unbridaled.
¿Cuál es el punto de partida para crear un traje que será protagonista en ese momento tan soñado por las mujeres? –Existe un diálogo con la novia. Ellas llegan con una idea, pero mi labor como diseñadora es presentarle propuestas y guiarlas teniendo en cuenta el tipo de ceremonia, la hora, la temporada y la naturaleza de la celebración.
¿Qué veremos en el Cartagena Bridal Week: prendas nuevas o los vestidos que lucieron algunas novias? –Presentaré mi colección Atelier de trajes de novia, realizada en telas de alta costura, con mucho trabajo manual. Son piezas únicas y bellísimas.
¿Cómo va el proyecto de su nueva tienda en España? –Lo más importante es la localización. La boutique de Madrid queda en la zona más exclusiva de la ciudad, en la llamada Milla de Oro. Me encanta porque está rodeada por las grandes marcas de lujo del mundo. El diseño de la tienda, que permite que se destaquen perfectamente las colecciones, ha sido acentuado por piezas de mediados de siglo.
También tendrá nuevo taller en Miami.
–Decidí renovar por completo con una nueva locación, muy cerca a la anterior. Es un espacio creado desde cero para poder mostrar todas mis colecciones. Después de 16 años en Miami, creo que es la forma de celebrar mis éxitos en esa ciudad que me permitió entrar pisando fuerte al mercado internacional de la moda.
¿En qué punto van los otros proyectos hoteleros, además del segundo que construye en Cartagena? –En etapa de estudio. Soy lanzada en términos creativos pero conservadora en los negocios. Los proyectos tendrán luz verde cuando estemos seguros de que serán un éxito.
¿En qué otros renglones de la economía va a involucrar su nombre? –Sigo interesada en asociar mi marca a proyectos inmobiliarios de lujo tanto en el país como en el mundo.
¿Por qué no ha diseñado ropa para hombres? –Está en mis planes, pero más adelante.
Volvamos a los temas de los vestidos de novia: ¿Quién le diseñó el suyo? –Fue un vestido muy bello y de acuerdo con la moda de la época, aunque para estándares de hoy se podría considerar un poco exagerado con sus mangas amplias, velo y cola. Lo diseñó Amalín de Hazbún. Lo tengo guardado.

LO MÁS VISTO