Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Barranquilla conquista el mundo

Barranquilla conquista el mundo

REVISTA JETSET

Antes de Paulina Vega, muchas de sus coterráneas ya habían puesto el nombre de Barranquilla en boca del mundo entero. Por el talento, el desparpajo, la inteligencia, la alegría y la elegancia, muchas mujeres de La Arenosa han sido coronadas en las artes, la política y los negocios. Estas son algunas de ellas.
Sofía Vergara, Shakira
Por: 12/2/2015 18:00:00
Sofía Vergara
Actriz y empresaria 

“Sofía es muy barranquillera. Tiene el desparpajo y estilo directo de nuestras mujeres”, dice su tía Lilita Vergara cuando habla con orgullo de una de las colombianas más sobresalientes en el mundo. “Mi sobrina es un ‘bollito’ y eso lo sabemos todos”, remató la locuaz dama.
Desde que La Toti asumió los compromisos como actriz de Modern Family y el rodaje de varias películas de Hollywood, crecieron los periodos, cada vez más largos, en los que ha debido ausentarse de Barranquilla. No viene desde hace dos años, pero esto no quiere decir que perdió la conexión con su tierra. En su casa de Los Ángeles todavía atesora el disfraz de garabatera que le diseñó Amalín de Hazbún en la época en que presentó el magazín Fuera de serie, de Univisión, y con el cual recorrió toda la Batalla de Flores.
En las primeras entrevistas que concedió como estrella internacional trataba de bajarle el tono, con su estilo currambero, a los elogios que le hacían a su escultural cuerpo: “Yo como arropilla y me muero por devorar una”, dijo para referirse a ese dulce de panela envuelto en papel de tienda que ella compraba en la puerta del colegio Mary Mount, donde terminó el bachillerato.

Shakira
Cantante y compositora

En el 2006, cuando Shakira volvió a cantar en su ciudad natal, quedó claro que la artista mantenía intacto su acervo cultural. En el camerino pidió un plato de corozo con sal, cuyo sabor le recordaba la dulce algarabía de las muchachitas que salían a comprar golosinas en la puerta del colegio La Enseñanza, donde estudió el bachillerato. Después de devorar el contenido del plato, ese día en el Estadio Metropolitano interpretó Te olvidé, el himno popular del Carnaval, junto a Joe Arroyo, Poncho Zuleta y Checo Acosta, quienes hicieron las veces de coro. “Mi hija es barranquillera. Ama su tierra”, afirmó su padre, William Mebarak. Hace dos años, durante el homenaje que le rindieron en los Grammy Latino, Shakira cantó el tema En Barranquilla me quedo, otra de las melodías del inmortal Joe.
El amor por su ciudad es indiscutible y se lo demuestra con creces. Su Fundación Pies Descalzos le regaló un megacolegio al sector de La Playa, uno de los lugares más vulnerables de la ciudad. Una estatua de la barranquillera domina el parque que bordea el Estadio Metropolitano.

Nina García
Editora de moda de Marie Claire

Poco antes de participar como jurado en Miss Universo, Nina García fue invitada a reflexionar acerca del encanto y la fama que tienen barranquilleros como Shakira, Édgar Rentería y Sofía Vergara. La respuesta la tenía a la mano: “Si lo vemos desde un punto de vista geográfico somos un puerto cercano a los Estados Unidos, lo que nos ha permitido tener información fresca de lo que pasa en el mundo. Pero más allá somos determinados, trabajadores y conquistadores de sueños”. Lo dijo ella, con una larga trayectoria de metas cumplidas en el mundo del diseño desde que estudió Arte en Boston y más tarde Moda en Nueva York. Trabajó como asistente de relaciones de Marc Jacobs para la firma Perry Ellis y luego en la redacción de la revista Elle. Ahora es editora de moda de Marie Claire y jurado del reality Project Runway.
Nina salió de Curramba cuando tenía 15 años rumbo a un internado de Massachusetts, Estados Unidos. “No obstante, siempre he estado unida a mi ciudad. Mi mamá me inculcó el sentido de la moda. Gracias a mi esencia no le tengo miedo al color ni a ser diferente. Mis raíces me han dado un punto de vista auténtico”.

Violy McCausland
Asesora de banca de inversión

La prensa económica se refiere a Violy McCausland como la gurú financiera que asesoró los negocios de Carlos Slim y Alejandro Santo Domingo en las ventas de Celumóvil, Avianca y Bavaria. Con esta trayectoria, Wall Street la respeta y resalta el prestigio que ella se ha ganado en el sector de la banca de inversión de América Latina.
La creatividad y las estrategias de Violy en una mesa de negocios hacen suponer que estas cualidades se aprenden en la universidad, pero que también pueden ser heredadas. Su madre, Violy Dieppa de McCausland, constituyó en Barranquilla una línea de repostería que tuvo fama en los ochenta, y su abuelo Carlos Dieppa fue socio del industrial Mario Santo Domingo.
Por esta línea materna, Violy McCausland aprendió frases que pueden sonar vacuas o de cajón si no se ponen en práctica. En una entrevista con Semana habló de los numerosos consejos que le dio su abuelo: “Tienes que perseguir los sueños” y “cuando fallas en algo, no lo debes tomar como un fracaso”. Por supuesto, ella las ha vuelto su derrotero desde que arribó a Nueva York hace cerca de cuarenta años. 


Marina Danko
Diseñadora de joyas

La prensa rosa de España la adora por su belleza y estilo, dos cualidades que ha sabido conjugar sin cuestionamientos hasta empoderar su nombre como referente de la vida social que registran publicaciones de la importancia de ¡Hola! y Vanitatis.
Si ella viste bien en una gala, salta a las noticias. Si lanza una línea de joyas, las exhiben en las vitrinas mediáticas. Su vida siempre ha estado en el huracán de los flashes periodísticos. Hace un par de años expuso los motivos de su separación del torero español Palomo Linares después de casi cuatro décadas de matrimonio y tres hijos, entre ellos el también matador Miguel Linares Danko.
Con la ruptura sentimental, Marina se volvió un mar de lágrimas, pero no perdió el impulso ni la fuerza para tomar por los cuernos a su nueva soltería. En este periodo abrió su mercado entre los joyeros de Nueva York y Miami, participó en el reality Bailando por un sueño y presentó el programa de viajes Boca a boca, que incluyó entrevistas con Juan Manuel Santos y Fernando Botero. Precisamente, para la grabación de este espacio periodístico regresó a Colombia, visitó a su mamá en Barranquilla y recordó su paso por los carnavales del Club Campestre de su ciudad, donde fue capitana. No pudo ser reina de las fiestas del dios Momo por prohibición de Palomo Linares, cuando apenas era su novio. Pero Marina no se arrepiente. Todo es parte de la vida que ha gozado intensamente como muchas barranquilleras.

Silvia Tcherassi
Diseñadora

Silvia Tcherassi es otra prueba de que Barranquilla está de moda. Sus diseños le han dado la vuelta al mundo en los cuerpos de reconocidas top model como Claudia Schiffer, Valeria Mazza e Izabel Goulart. Tiene claro que gran parte de su éxito se lo debe a la magia caribeña en la que creció. “Barranquilla y el Caribe forman parte del ADN de mi marca. Es una región donde la distancia entre la fantasía y la realidad no existe y eso es muy importante para un diseñador”. Se ganó el corazón de sus compatriotas cuando fue Reina del Carnaval en 1986. “Esta fue una oportunidad que tuve de conocer de cerca nuestra cultura y nuestras tradiciones y poder conectarme con la gente”. Se lamenta de que desde que inició su carrera profesional no ha podido volver a disfrutar de esta fiesta porque coincide con la preparación y lanzamiento de las colecciones Otoño-Invierno. Su agenda ahora está llena de compromisos: trabaja en la entrega de Tcherassi Home Collection, está terminando aspectos de diseño del nuevo hotel de Cartagena y está en etapa de exploración para el lanzamiento de una nueva fragancia.

Adriana Tarud
Exseñorita Colombia y empresaria

En el 2004, la elección y coronación de Adriana Tarud como Señorita Colombia no solo marcó una serie de triunfos del departamento del Atlántico en el Concurso Nacional de Belleza. En los últimos once años, ocho reinas han sido costeñas. “Somos alegres y extrovertidas. Nunca denigramos de nuestro origen. Somos los ‘nuevos’ paisas, por decirlo así, porque aprendimos a tener sentido de pertenencia y respeto por nuestras culturas y esencia”.
Adriana Tarud entregó la corona y el cetro, pero quedó con un sello indeleble de exreina que evidencia en el manejo de la gente, en la capacidad de sonreír a toda hora y de permanecer inmaculadamente vestida como si fuera para una entrevista con el jurado calificador. La elegancia también es un distintivo de las barranquilleras.
La joven empresaria, dueña de su propia firma de relaciones públicas, sigue conectada a su tierra gracias, además, al olfato que ha desarrollado para los negocios, que la llevó a situar sus inversiones en el sector gastronómico. En la actualidad tiene seis restaurantes: los Danny Rockers y el Pulpo Paul con sedes en La Arenosa, Soledad y Puerto Colombia. Hace un par de años se casó con el actor Rafael Novoa: “A través de mí, él aprendió a querer a las mujeres costeñas”.

Jessica de la Peña
Presentadora de Noticias RCN

Hace poco Jessica de la Peña estuvo de paso en Barranquilla. De camino a la casa de sus papás hizo que detuvieran el carro para tomarse un patillazo en la calle 20 de Julio, algo así como una sangría de patilla rebozada en limón, azúcar y hielo. La mezcla perfecta para exorcizar el demonio de las altas temperaturas del mediodía.
“Soy full, pero full barranquillera”. No tiene necesidad de decirlo, pues con esa muletilla anglosajona es fácil identificar a las personas de esta ciudad que duerme entre el mar Caribe y el río Magdalena. “El barranquillero, así sea que esté pasando por una situación difícil, mantiene la alegría. En estos años adquirimos un sentido de pertenencia inquebrantable. El país nos dejó de ver como una ciudad pequeña”, explicó Jessica, quien aterrizó en la ‘nevera’ bogotana hace 16 años. Desde entonces presenta Noticias RCN y ha resistido los cambios de directores de este espacio informativo. Algún día desearía vivir en su ciudad para caminar por el nuevo malecón, la calle 84, el centro comercial Buena Vista, el Museo del Caribe y tomarse no uno, sino millones de patillazos.

Isabella Santo Domingo
Escritora y actriz

“Yo siempre he dicho que el único talento que tengo es haber nacido en Barranquilla”, dice Isabella con el desparpajo y esa personalidad arrolladora que identifican a las mujeres de su tierra. La villana de la telenovela Perro amor tiene recuerdos muy lindos de su infancia en La Arenosa, donde tenía la camaleónica cualidad de ser deportista consumada, cazadora de babillas, activista social y a veces una niña de sociedad. Amigos de su generación todavía recuerdan que llegaba en bus al Diario del Caribe, donde tenía una columna que bautizó Frases con crema. Salió de su Curramba a los 23 años con ganas de conquistar el mundo. Se acaba de mudar a Los Ángeles, donde planea escribir libretos de series para la televisión gringa, sin embargo no descarta que algún día se radique de nuevo en la tierra del dios Momo. “Me encantaría, por ejemplo, que mis restos descansaran en Barranquilla, bueno, ‘descansar’ es un decir porque lo primero que mandaría a hacer sería poner un pickup al lado de mi tumba y WiFi para que la gente no tenga la excusa de no irme a visitar y ojalá armen parranda y no me olviden en época de Carnaval”. Este año espera no perderse la tradicional fiesta del garabato. “Hay mucho que celebrar, tenemos una Miss Universo”.

Valerie Domínguez
Modelo y actriz

Después del escándalo del Agro Ingreso Seguro, la actriz y exreina de belleza barranquillera Valerie Domínguez cayó de pie, firme, con tacones y todo. Después de que el Tribunal de Cundinamarca ratificara su inocencia, la protagonista del seriado Los caballeros las prefieren brutas fue imagen de la campaña de productos capilares Head & Shoulders, que la obligó a retomar la agenda de visita a los medios y los desfiles como en la época de su reinado en Cartagena. “Es responsable, con los criterios bien definidos y los objetivos de la vida muy claros”, aseguraron las personas que trabajaron con ella durante la campaña.
Los tropiezos en los días de la polémica que la condujo a los estrados judiciales fueron asumidos con serenidad e incluso con alegría, difícil para una joven que en esa época apenas llegaba a los 30 años. “Siempre estuvo alegre, de buen ánimo, como buena barranquillera”, comentó su antiguo equipo de asesores de prensa. Después de aquel novelón, Valerie Domínguez protagonizó el seriado La Clínica, en México, y terminó sus estudios de actuación en Los Ángeles. A semejanza de sus coterráneas Shakira y Sofía Vergara, también quiere tragarse el mundo.


Ángela Benedetti
Embajadora en Panamá 

La representante diplomática de Colombia en Panamá forma parte de una de las familias más influyentes de la política barranquillera, de las pocas que han logrado la proyección a nivel nacional. Ángela Benedetti es hija del exministro de comunicaciones y exdirector del Diario del Caribe, Armando Benedetti Jimeno, también padre del actual senador Armando Benedetti Villaneda.
Antes de que Ángela Benedetti tomara el rumbo de la diplomacia, se sometió al escrutinio de las urnas y llegó al Concejo de Bogotá. Desde el viejo edificio de la calle 34 de la capital de la República acaparó la atención mediática con estrategias innovadoras, como el pito que hacía sonar para descargar el inconformismo frente a los temas de corrupción y los problemas de movilidad capitalina.
La embajadora, tal como lo escribió el periodista Édgar Artunduaga, “tiene la cara bonita, el cuerpo bonito y el temperamento bonito”. Tanto que muchas veces le han preguntado si fue reina de belleza.
Desde su oficina en el Itsmo impulsa los vínculos de Colombia y Panamá con una red de empresarios nacionales que promueven, entre otros sectores, las inversiones en las telecomunicaciones, el turismo y la interconexión eléctrica. Ángela es madre de dos hijos, uno de ellos con su actual pareja, Juan Fernández. 


Judy Hazbún
Diseñadora de moda

La hija de Amalín de Hazbún nació en Recreo, un barrio estratégico en la geografía de Barranquilla que colinda entre los sectores populosos y la zona exclusiva del norte de la ciudad. Para Judy Hazbún esta movilidad social ha labrado su carácter alegre y creativo, hasta convertirla en una de las protagonistas de un colectivo cultural que desde hace seis años salió al rescate de las tradiciones, disfraces y vestidos del Carnaval. “Como todas las barranquilleras soy guerrera de nacimiento y entusiasta de profesión”.
La diseñadora no se ha mudado de La Arenosa, donde vive en una mansión republicana que se mantiene señorial y erguida entre un cerco de edificios modernos. “No podría ser artista en otro lado del mundo. Mi ciudad es inspiradora”, afirmó después de un largo fin de semana en La Troja, un bailadero de salsa que adquirió el estatus de patrimonio cultural de la capital caribeña. Allá siempre vuelve. Judy Hazbún, en Barranquilla se queda, como diría Joe Arroyo.


Natalia Abello Vives
Ministra de Transporte

La actual ministra de Transporte desvirtúa el mito de que los costeños son flojos, como dicen por ahí. Natalia es una mujer echada para delante y una trabajadora incansable. “Soy la ministra de todo el país, pero sobre todas las cosas soy una caribeña. Me considero una mujer alegre, espontánea, me gusta bailar, estar bien puesta e ir a la playa”. Desde su cartera quiere impulsar el desarrollo vial de la región con obras como la de la carrera 38, que atraviesa toda la ciudad desde el corredor portuario hasta la segunda circunvalar, y las dobles calzadas de la entrada de Santa Marta y Cartagena. Es abogada de la Pontificia Universidad Javeriana y pertenece a una de las familias más influyentes y con más poder político de la Costa, es hija de Antonio Abello Roca, exgobernador del Atlántico y exministro de Comunicaciones del gobierno de Julio César Turbay. “De Barranquilla me fascina estar con mi gente y comer donde Miche, el dueño del restaurante La Piazzetta. Extraño los almuerzos los sábados donde mis papás, jugar softball y tenis”, dice con su marcado acento costeño. Su plato favorito son los mariscos y le encanta el jugo de zapote en leche. Sus tres hijos, Sebastián, Carolina y Luis Felipe, son barranquilleros y por eso su casa siempre parece un carnaval.



Elsa Noguera
Alcaldesa de Barranquilla

Cuando Elsa Noguera se encuentra con un barranquillero que vive fuera de la ciudad o un turista siempre les hace el siguiente cuestionario: “¿Ya fuiste al malecón junto al río Magdalena? ¿Conoces la Plaza de San Nicolás después de la Restauración?”. Y no podía ser de otra manera. Prácticamente exige visitar estas obras que consiente como si fueran ‘las niñas mimadas’ de su gestión administrativa. A la alcaldesa se le atribuye parte de la reactivación económica y urbanística de la ciudad después del periodo de Alejandro Char, el anterior burgomaestre. 
“Ajá, ¿cómo estás?”, forma parte del saludo cálido y amable de Elsa, una cipote juniorista. “Y es que lleva la camiseta del equipo en el corazón y el Carnaval en el alma”, afirman sus asesores. No es casualidad que una de sus mejores amigas sea María Cecilia Donado, exreina de las fiestas del dios Momo. Noguera es egresada de colegio Mary Mount, centro de formación de mujeres ilustres como las ministras Cecilia Álvarez y Natalia Abello, y la actriz Sofía Vergara.
LO MÁS VISTO