Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Shakira y Antonio de la Rúa: la guerra es a muerte

Shakira y Antonio de la Rúa: la guerra es a muerte

Revista Jet-Set

La artista y su expareja cada vez están más distanciados. No solo por el bebé que ella espera de Piqué, sino por la disputa laboral que está a punto de llevarlos a los estrados judiciales. El empresario argentino exigió un porcentaje de las utilidades que recibió su exnovia durante los doce años que trabajaron juntos. Como si este lío no fuera suficiente, dos exempleados de Shakira la denunciaron penalmente por el delito de calumnia.
El diario español La Razón publicó que Antonio de la Rúa presentó una demanda de 250 millones de euros, como parte de las ganancias que dejó la carrera de Shakira mientras él fue uno de sus colaboradores cercanos. Frente a esto, la artista barranquillera guardó silencio. Fotos: AP y Look Press Agency.
Por: 18/9/2012 00:00:00
Dos días después de que Shakira tomara la decisión de despedir a sus empleados en España, Divier Hernández y Maritza de Ávila, su exnovio Antonio de la Rúa les ofreció posada en el apartamento de un amigo. De esta manera, en las páginas del periodismo rosa quedó la sensación de que el joven argentino había tomado partido a favor de los extrabajadores como represalia por su traumática ruptura con la barranquillera. Es más, se alcanzó a especular que él fue quien los motivó a entablar la demanda laboral que reposa en un juzgado de España. “De la Rúa no tiene nada que ver en esto”, aclaró el abogado Abelardo de la Espriella, en nombre de sus representados, Divier y Maritza.

Con estas declaraciones, De la Espriella trató de apartar al joven empresario de este enfrentamiento de telenovela que ha acaparado los titulares más llamativos. Sin embargo, desde Nueva York se escribía otro capítulo del supuesto desencuentro entre la barranquillera y el argentino. El apoderado de ella, Ezequiel Camerini, manifestó tajantemente que Antonio de la Rúa había demandado a su clienta. Lo hizo en un comunicado que atravesó continentes: “Sí existe una demanda judicial presentada en julio del 2012 por Antonio de la Rúa, con la que busca congelar los activos sustanciales que pertenecen a Shakira y que son mantenidos en un banco. La solicitud fue denegada por el juez. Sin embargo, el procedimiento sobre el fondo del asunto continúa”.

Con esta decisión quedó confirmado que entre la estrella del pop y su expareja había una relación tirante, la cual surgió pocos meses después de que ella anunciara su romance con el futbolista del Barça Gerard Piqué. En esos días, y a pesar de que se decía que ambos fueron infieles, tanto de la Rúa como Shakira se encargaron de nutrir cierta camaradería de amigos, al publicar la noticia de que habían terminado de manera madura y civilizada. O por lo menos, en el 2011, ella lo expresó en un lacónico boletín de prensa: “Antonio continúa a cargo de todos mis negocios y pendiente de los intereses de mi carrera, como lo ha hecho siempre. Seguimos como socios, desarrollando proyectos juntos, trabajando mano a mano y en comunicación permanente”.

Estas palabras escritas siguieron retumbando dos años después, y más aún cuando el abogado de Antonio, Alberto Pretacchi, las utilizó como argumento para tratar de convencer a las autoridades de que si bien su cliente y Shakira habían terminado la relación conyugal, nunca realizaron los trámites para disolver la sociedad laboral. En estos términos, una persona cercana a De la Rúa aseguró que el empresario tendría derecho a las utilidades que recibió la cantante mientras trabajaron juntos. Esta fuente consultada por Jet-set y Pretacchi afirmaron que Antonio no demandó a su ex y que el único trámite judicial que ha puesto en curso es el que busca la disolución de la sociedad comercial que duró doce años.

En este camino espinoso hacia los estrados judiciales imperan los rumores de todas las vertientes, como la del periódico La Razón, de España, que publicó que el argentino esperaba el 18 por ciento de las ganancias de su exnovia, algo así como 250 millones de dólares, además de un apartamento en Nueva York y una mansión en Punta del Este. Entre los negocios que concretó el hijo del expresidente argentino Fernando de la Rúa, se encuentra un contrato de cien millones de dólares que acordó con Live Nation, la productora de eventos más grande del mundo.

En contraste, el asesor legal de la intérprete barranquillera, Ezequiel Camerini, atacó las supuestas pretensiones de la contraparte a través del siguiente comunicado: “Puedo confirmar que no ha existido una sociedad comercial, o joint venture alguno, entre Shakira Mebarak y De la Rúa, relacionada con las actividades artísticas de ella”.

En los próximos días, las dos partes deberán sentarse con el propósito de aclarar la situación. Mientras llega este cara a cara, Shakira deberá pasar el resto del embarazo en los juzgados colombianos y españoles, donde tiene otros dos procesos legales que abrieron sus extrabajadores, Divier y Maritza. La primera demanda es de carácter laboral, que ellos instauraron en Barcelona porque no se sintieron bien liquidados.

La segunda, corresponde a una denuncia penal ante la Fiscalía de Colombia por calumnia agravada. En este último caso, Abelardo de la Espriella explicó que “la cantante y su abogado Camerini tildaron a los exempleados de extorsionistas y señalaron que ellos pedían dinero a cambio de no vender unas fotos íntimas de la artista”. El proceso está en un punto en que la barranquillera sería obligada a retractarse públicamente. Por la demanda laboral, es posible que los indemnice con 150 mil euros, aproximadamente 350 millones de pesos.

A pesar de los líos, la estrella ha tenido tiempo de viajar a Italia, donde celebró el cumpleaños de su papá, y de cumplir con una serie de conciertos, entre esos uno de Las Vegas, donde seguramente mostrará al fin, con plenitud, la buena nueva que la tiene unida a Piqué.
LO MÁS VISTO