Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Sofía Vergara: “Mis secretos de belleza”

Sofía Vergara: “Mis secretos de belleza”

Revista Jet-set

La gran diva colombiana le reveló a la revista Redbook que se demora hora y media arreglándose, que usa cremas antiarrugas desde la adolescencia y que no le gusta que le hagan el manicure.
“Tener raíces rubias y el pelo oscuro me hacía parecer calva, por eso ahora me lo estoy tiñendo más claro”, dijo Vergara, quien además cuenta que se ondula el cabello con una plancha rizadora.
Por: Edición 28925/8/2014 00:00:00
Bella entre las bellas, la Toti no solo ha ascendido al podio de las estrellas top de Hollywood, sino que además se ha ganado un estatus de referente para las mujeres que se preguntan cómo hace para verse siempre regia a los 42 años. Pues bien, con la frescura que la caracteriza, Sofía rindió una relación de sus truquitos para mantener sus encantos, en una entrevista que le dio a la revista Redbook y que se volvió viral en Internet, como casi todo lo que gira alrededor de la hermosa colombiana.

Lo que quedó claro es que el tiempo que no le dedica al gimnasio o las dietas, Sofía se lo consagra a su toilette, un verdadero ritual que le toma hora y media. “Me gusta ducharme, aplicarme tratamientos exfoliantes y los baños con espuma. Todo el mundo siempre me está afanando y me mienten sobre la hora de inicio de un evento para que esté lista a tiempo. Pero yo siempre sé y entonces me importa un comino”, confesó. Camino de las grandes galas de Hollywood, suele hacerse ella misma el manicure, pues no tiene la paciencia para que otra persona se lo haga.

La actriz mejor pagada de la televisión estadounidense también refirió que empezó a cuidarse de las marcas de la edad muy temprano en su Barranquilla natal: “Uso Crème de la Mer desde antes de la edad en que se suponía que debía empezar a hacerlo. Creo en la prevención, ¡porque cuando la piel se te empieza a poner fofa, es fofa!”, exclamó, con su habitual desparpajo.

Como la latina salerosa que es, la divina Sofía contó que no hay día en que no se preocupe por lucir coqueta y glamurosa. “No todos los días me encrespo el pelo o uso pestañas postizas, pero siempre me maquillo”, explicó. A propósito de ello, relató que tiene “millones” de cosméticos y que usa las mismas sombras de ojos de toda la vida, pues sabe lo que le queda bien y de acuerdo con su edad. “Usé mucho delineador negro, pero ahora que estoy vieja prefiero el marrón porque el primero puede ser excesivo”.

Acerca del pelo, un rasgo definitivo para su imagen de bomba sexy, le preguntaron cómo era ser rubia natural y tener que oscurecer su cabello, como se lo ha exigido su papel de la colombiana Gloria Delgado en la serie Modern Family, gracias a la cual es hoy una de las reinas de la comedia en Estados Unidos. Graciosamente, Sofía contestó que tener las raíces claras y el resto del pelo oscuro la hacía parecer calva, de modo que últimamente se lo está tiñendo más claro, lo cual es más fácil de manejar. Ahora, aseguró, solo tiene que acudir a sesión de tinte cada tres meses, mientras que antes le tocaba cada 30 días.

Muchos de sus admiradores en Estados Unidos quedaron sorprendidos al saber que las sensuales ondas de pelo con que la estrella los ha cautivado también son artificiales: “Mi cabello es liso en realidad y me lo ondulo con una plancha rizadora ya que no resiste muchos productos capilares. No puedo ponerle aceites, cremas, ni nada, porque se aplasta. Solo uso champú, acondicionador y laca en atomizador”.

La reveladora entrevista coincidió con dos lanzamientos que de nuevo dan cuenta de los buenos dividendos que le está reportando a la actriz su atractivo. A su línea de ropa para las tiendas Kmart y sus múltiples contratos publicitarios, ahora se le suma su nuevo perfume, Sofía, una mezcla de notas de rosas de Colombia, violetas púrpura, ciruelas y zarzamoras, a la medida de su gusto olfativo, ni muy almizclado, ni muy floral, ni muy “frutoso”.

Pero si alguna declaración generó titulares fue la referente a cómo piensa encarar el inexorable paso del tiempo, pues no descartó visitar algún día el quirófano para hacerse operaciones estéticas: “¿Por qué no? No todavía, pero cuando llegue a los 50 me voy a operar las bolsas de los ojos. Ya veré qué más necesito, pero no me niego a la posibilidad”, concluyó.
LO MÁS VISTO