Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Se busca esposa para Tom Cruise

Se busca esposa para Tom Cruise

Revista Jet-Set

Luego de años de rumores, la respetada periodista Maureen Orth revela por primera vez en la revista Vanity Fair los sórdidos detalles de cómo la cienciología le escogió una novia al actor, antes de su boda con Katie Holmes.
Vanity Fair asegura que es cierto que la cienciología grabó las confesiones de Tom Cruise sobre su vida sexual, a modo de chantaje para que no se retire de la secta. Foto: Look Press Agency.
Por: 18/9/2012 00:00:00
En el 2004, la cienciología estaba molesta con Cruise, su fiel más preciado. Tres años después de su divorcio de Nicole Kidman, él no había logrado que exnovias como Penélope Cruz y Sofía Vergara aceptaran su famosa devoción a la iglesia y se casaran con él, en vista de lo cual David Miscavige, director del culto, le encargó a su esposa, Shelly, que le eligiera una compañera sentimental. Las candidatas debían ser jóvenes y bellas actrices, dispuestas a aceptar los preceptos de la secta, según una crónica del más reciente número de la revista Vanity Fair.

El rumor de la intervención de esta religión en la vida amorosa del actor es viejo, pero por primera vez afloran detalles precisos de ello, por parte además de una firma tan respetada como la periodista Maureen Orth. Según su investigación, se trató de un arduo proceso, al cual las seleccionadas llegaron convencidas de que participarían en un “proyecto especial”. Finalmente, la escogida fue Nazanin Boniadi, una londinense de raíces iraníes, ciencióloga, que compartía la actuación con los estudios de medicina. Naz, como la llaman, fue preparada durante un mes para su “misión”, cuya naturaleza aún ignoraba. Ello incluyó secciones diarias de auditación, una práctica de la cienciología en la cual la persona confiesa sus más íntimos secretos, incluidos los sexuales.

Además le tocó deshacerse de sus frenillos, sus mechones de pelo rojos y de su novio, también cienciólogo. Para provocar la ruptura, la secta le mostró a la joven los archivos confidenciales de las auditaciones de él.

Todo esto se lo contó a Orth una fuente que estuvo en la congregación, la cual agregó que Boniadi también tuvo que firmar un acuerdo de confidencialidad. Además, sus guías le advirtieron que si la embarraba sería declarada “Suppressive Person”, es decir, una paria y enemiga de la cienciología.

En noviembre del 2004 fue enviada a Nueva York, donde conoció a Cruise. “Fue entonces cuando sintió que esto podría ser un matrimonio arreglado”, escribe Orth en su artículo, titulado “What Katie Didn’t Know” (‘Lo que Katie no sabía’), en alusión a Katie Holmes, quien se acaba de divorciar de Cruise en medio de un escándalo mundial.

En su primer encuentro, fueron a cenar a Nobu, restaurante favorito de las estrellas, rodeados por miembros de la iglesia, y la pista de patinaje del Rockefeller Center fue abierta solo para ellos. Según varios informantes, ese día durmieron juntos, pero no tuvieron sexo, en un apartamento de la Trump Tower. Días más tarde, Cruise se le declaraba a Boniadi: “Nunca me había sentido así”. Enseguida, la actriz tuvo que firmar otra promesa de confidencialidad, que la obligó a ocultarle la verdad a su madre.

Todo fue felicidad el primer mes, pero para el segundo Boniadi empezó a dar muestras de que no daba la talla. Cada vez que hacía algo que a Tom le parecía mal, él lo reportaba a la cienciología, que la sometía a auditación de inmediato. Su primera metida de pata fue cuando le dijo “muy bien hecho”, después de que él recibió una condecoración, algo impensable en una sumisa esposa ciencióloga. Luego, ofendió al líder Miscavige, dado que como él habla muy rápido ella a menudo lo interpelaba con un “¿perdón?”, para darle a entender que no le comprendía.

Esto es grave en la secta, para la cual es crucial mantener viva la comunicación. Por ello, Tom la regañó y escasamente volvió a saludarla, aunque ya vivían juntos y dormían en la misma cama. A finales de enero del 2005, la actriz fue conducida al Centro de Celebridades de la Cienciología, donde le notificaron que él quería una esposa con su misma fama, como Nicole Kidman. “¿Y por qué no me lo dice él mismo?”, preguntó Boniadi, quien se había enamorado, y la respuesta simplemente fue que él no estaba preocupado por eso.

Días después, en la sede de la cienciología de Florida, ella le contó de su relación con Cruise a un amigo, lo cual tenía prohibido. Él la delató y Naz recibió un duro castigo, relata Maureen Orth. Tuvo que fregar baños con un cepillo de dientes y limpiar sus baldosas con ácido, así como cavar zanjas en medio de la noche y vender libros de la cienciología en las calles.

Meses después, Tom iniciaba su controvertida relación con Katie Holmes, quien al parecer lo dejó harta de las presiones de la cienciología, que desmiente el reporte de Maureen Orth.
LO MÁS VISTO