Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Sarita Montiel “Fui casquivana, pero no puta”

Sarita Montiel “Fui casquivana, pero no puta”

Revista Jet-set

Grandes estrellas como Gary Cooper y James Dean, premios Nobel como Ernest Hemingway, científicos, solteros, casados y en especial hombres mayores, pasaron por la fogosa vida sexual de esta gran belleza del cine y la canción, fallecida recientemente en su natal España.
Su verdadero nombre era María Antonia Abad Fernández y nació en La Mancha en 1928. “Mi padre era un gañán de campo y mi madre una peinadora a domicilio”, contó en sus memorias. Foto. AFP.
Por: 25/4/2013 00:00:00
Cuando le preguntaron cuántos hombres había tenido, Sara se echó a reír y respondió que si daba la lista completa iba a estar “hasta pasado mañana”. Y la verdad es que ni presumía de lo que no era, ni bromeaba, pues después de su impresionante carrera artística en España, México y Hollywood, si algo hizo de ella una leyenda fue su faceta de ?devoradora de hombres.

Saritísima, como también era conocida, no necesitaba que le levantaran chismes, porque ella ventilaba públicamente sus romances con hombres casados, con quienes a su vez engañaba a sus esposos, que fueron cuatro. Y para dejar plena constancia de tanta pasión, publicó en el 2003 un volumen de memorias dedicado exclusivamente al tema, Sara y el sexo, en el cual contó con lujo de detalles sus gustos en la cama y cómo fueron sus aventuras con amantes anónimos o con los hombres más famosos del mundo, como Ernest Hemingway, James Dean o Gary Cooper.

La actriz, famosa por El último cuplé, cuyo éxito en la taquilla fue tal que estuvo tres años en cartelera en México, fue dueña de una libido precoz y osada. A los 10 años tuvo sus primeras experiencias sexuales con una amiga y descubrió lo que llamaba el “orgasmo chiquito” con Adolfo, un “chaval” con el que hacía de todo, “menos penetración”. El “orgasmo grande”, es decir, el vaginal, lo experimentó por primera vez a los 17, con Miguel Mihura, un escritor de 41. Poco antes de morir el pasado 8 de abril, a sus 85 años, dijo que seguía aprendiendo nuevas cosas sobre las artes amatorias y les recomendaba a las mujeres el coito como el mejor tratamiento de belleza.
LO MÁS VISTO