Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Sarah Jessica Parker dobla la página de Sex and the City

Sarah Jessica Parker dobla la página de Sex and the City

REVISTA JET-SET

La actriz vuelve a la televisión con un rol totalmente opuesto a Carrie Bradshaw, la protagonista de la popular y picante comedia de comienzos del presente siglo.
Sarah Jessica, de 51 años, explora en su nueva comedia un asunto crítico para su generación: los cuestionamientos que surgen a esa edad sobre las diversas relaciones amorosas que se han vivido.
Por: Revista Jet-set.5/10/2016 00:00:00

Hace 12 años que se emitió el último capítulo de Sex and the City, pero la imagen de Sarah Jessica sigue estrechamente ligada a Carrie Bradshaw. Para Susan Dominus, redactora de The New York Times, aquella eterna soltera, noviera y obsesionada con encontrar el amor ideal, se convirtió en uno de los personajes más influyentes de la televisión, porque “simbolizaba las posibilidades de la juventud, siempre disponible, siempre adorable”. Sarah Jessica creó así un hito cultural de su tiempo y sigue cargando con el peso, a veces abrumador, de tanto éxito.

Ahora, parece que ha llegado el momento de dejar definitivamente a Carrie. A sus 51 años, la actriz se suma al boom de las series en la pantalla chica con la comedia Divorce, en la cual interpreta a Frances, quien tiene muy poco en común con Bradshaw. Si esta última vivía en pleno bullicio de Manhattan, aquella habita en los apacibles suburbios. Si Carrie era la reina de los noviazgos cortos, su nuevo personaje lleva mucho de casada. Mientras que Carrie era fiel, la manipuladora Frances engaña a su marido y, definitivamente, su estilo de vida no tiene nada que ver con la dolce vita que derrochaban la protagonista y su inseparable combo de amigas en Sex and the City, pues es más corriente.

Además de actuar en Divorce, Parker es productora ejecutiva de la serie y según le contó al periódico neoyorquino, quiere explorar con la comedia un asunto crítico para su generación: “El momento en que comienzas a pensar acerca de las relaciones, el tiempo que gastaste en ellas, lo que sucedió con ellas y lo que piensas acerca del punto en que te encuentras”. Con Divorce cumple también su viejo deseo de hacer un programa sobre los amores de larga duración, a raíz de conversaciones con amigas que, como ella, están en los primeros años de la edad madura.

Parker cuenta que si tardó tanto en encontrar un rol de la talla de Carrie en televisión, fue porque ninguna propuesta valió tanto la pena como para someterse a largas jornadas de grabación que la alejaran de la crianza de James Wilkie, de 13 años, y los gemelos Marion y Tabitha, de 7, sus hijos con el actor y cantante Matthew Broderick.

Más bien, se enfocó en el cine. Hizo dos entregas de la versión cinematográfica de Sex and the City, que dividieron a la crítica, la cual, en cambio, se prodigó en elogios por su actuación en Smart People. Su carácter de Meredith Morton en The Family Stone, le valió una postulación a los Globo de Oro, al tiempo que trabajos como Spinning Into Butter, fueron vapuleados por la prensa, pero nada de eso afectó el cariño que le tiene el público. Su incursión como productora en Divorce no es la primera, sino que ha estado detrás de cámaras de otras series y largometrajes.

La actriz, considerada un ícono de la moda, tiene un próspero negocio en ese campo, que consta de una línea de fragancias y de la colección de zapatos SJP. Igualmente, ha puesto su prestigio al servicio de la alta cultura y hoy es vicepresidenta del New York City Ballet.

Divorce cuenta la tormenta de situaciones y sentimientos encontrados que se desencadenan cuando Frances le declara a su esposo Robert (encarnado por Thomas Haden Church), un empresario de finca raíz, que quiere acabar con su matrimonio. La decisión es tan inusitada e inesperada, que él le contesta con una pregunta: “¿Estás borracha?”.

Cuando la actriz leyó el piloto de la serie, le encantó por su oscuridad y porque sucede en un ambiente para nada glamouroso, aunque sí de clase media alta. Incluso, le gustó la posibilidad de que Frances no estuviera siempre súper arreglada, como sucedía con Carrie Bradshaw. “A menudo, cuando ves divorcio en cine o la pantalla chica, piensas en La guerra de los Roses, gente rica peleando. Yo quería contar una historia diferente, que no hubiese visto antes en televisión”, le declaró al Times.

La temática de la comedia, como era de esperarse, le ha echado más leña al fuego a los permanentes rumores de que el matrimonio de Parker con Broderick, con quien lleva casi 20 años de casada, se acerca a su fin. “Es como si el título de la serie fuera una confirmación inconsciente de sus preocupaciones”, explicó Susan Dominus, quien la entrevistó para The New York Times.

Al respecto, la estrella afirma: “Cuando me preguntan en qué se parece Frances a mí, respondo: ‘Me veo como ella, eso es todo’. Es una pregunta chistosa, porque todo lo que quieres como actor es ser otra persona. ¿Por qué querría interpretar a alguien como yo?”.

La persistencia de los chismes sobre su matrimonio en los tabloides la desconcierta, pero cree tener una explicación para ello: “Sencillamente, dicen todo eso porque todavía estamos juntos. Matthew sigue siendo la persona con quien quiero hacer cosas nuevas. ¿Será que eso les molesta?”.

LO MÁS VISTO