Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Sandra Freiye quiere pintar un barrio completo

Sandra Freiye quiere pintar un barrio completo

Revista Jet-set

Esta ejecutiva caleña, dedicada al sector de la hotelería, lidera la Fundación Terrón Coloreado, que hasta el momento ha pintado doscientas viviendas en uno de los sectores más vulnerables de Cali. Sus amigos, que resultaron todos unos maestros de la brocha gorda, la han secundado en esta empresa faraónica.
La Fundación Terrón Coloreado, que dirige la empresaria Sandra Freiye, nació hace medio año. Su meta es pintar 4.000 casas en uno de los sectores más populares de Cali. Foto: ©Kathalina Muñoz/12
Por: 17/1/2013 09:35:00
La historia del barrio Terrón Colorado, en la Comuna Uno de Cali, es tan vieja como la campaña independentista de Simón Bolívar, quien prácticamente le dio el nombre en 1822, cuando descubrió que la tierra de la zona era tan roja como la arcilla.

Más allá de ese dato histórico, que para algunos tiene perfil de leyenda urbana, la barriada popular empezó a mirar hacia el futuro con el objetivo de alcanzar tanto o más colorido que la calle Caminito, en Buenos Aires, y la ciudad de Valparaíso, en Chile. Desde el año pasado, las casas de este sector de la capital valluna empezaron a tener un look policromático, propio del Cali pachanguero, gracias a la Fundación Terrón Coloreado, liderada por la empresaria Sandra Freiye, del hotel Now. Hasta la fecha, ella y su voluntariado de amigos han pintado doscientas viviendas, de las doce mil que hay en el sector, y tienen el objetivo de llegar a cuatro mil. Durante el plan piloto, que comenzó el 25 de junio del 2012, los entusiastas pintores de brocha gorda colorearon la iglesia San Ignacio de Loyola y catorce casas. En agosto, pintaron diecisiete más y un mural que dominó aquel paisaje urbano con un toque kitsch.

“La campaña quiere generar sentido de pertenencia en la comunidad. Buscamos conectar a la ciudad con el cuidado de lo público, al tiempo que se activan corredores turísticos y comerciales en esta vía, que tiene acceso al Pacífico”, explicó Freiye.

Terrón Colorado, con una población que sobrepasa los cien mil habitantes, se ha nutrido, además, de la experiencia de proyectos similares en Brasil, Ecuador y Grecia, donde la pintura ha logrado profundas transformaciones sociales y culturales. “La gente empezó a preocuparse por la comunidad. Hemos visto que quieren superar el estigma de la zona”, según palabras de Sandra Freiye, quien se encarga de conseguir los recursos económicos, la materia prima y la mano de obra para esta empresa quijotesca.

Paralelo al proceso de colorear los hogares, los directivos del organismo con sentido social involucrarán a los jóvenes del barrio en varios talleres creativos, que les permitirán narrar las historias positivas de su entorno. Mientras tanto, en el resto del 2013 continuarán con las jornadas mensuales de pintura. Así que por ahora, colorín “coloreado”, este cuento no se ha acabado.
LO MÁS VISTO