Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Rupert Murdoch y Jerry Hall, un amor otoñal

Rupert Murdoch y Jerry Hall, un amor otoñal

REVISTA JET-SET

El magnate de la prensa, de 84 años, sale con la bella modelo, de 59, y quien fue la segunda esposa de Mick Jagger.
El dueño de diarios como The Times y The Wall Street Journal, y la modelo y actriz hicieron público su romance en la pasada final de la Rugby World Cup, en Londres, en la cual apoyaron a Australia, tierra natal del magnate.
Por: 19/11/2015 00:00:00
Hacía varias semanas se murmuraba que Murdoch era la nueva conquista de Jerry Hall, pero muchos no lo creían, ya que ella los ha preferido más bien jóvenes. El Mail On Sunday insistió y, días más tarde, se comprobó que la bella modelo le ha dado un viraje a sus preferencias, en cuanto a caballeros se refiere. Murdoch, por su parte, se ha mantenido fiel a las mujeres mucho menores que siempre lo han cautivado, pues si a su nueva amada le lleva 25 años, a la anterior, Wendi Deng, le sacaba 38.
Los tórtolos escogieron la final de la Rugby World Cup, en Londres, para mostrarse por primera vez en público y dejar claro que andan muy “enganchados”. “Rupert está embelesado. Es feliz porque ella lo hace reír y lo pasan muy bien juntos”, le dijo al Daily Mirror un informante cercano al magnate, presidente de News Corp, cuarto conglomerado de medios de comunicación del globo en ingresos, dueño de diarios como The Times, The Sun, The Wall Street Journal y la editorial Harper Collins. 
En la tribuna del estadio Twickenham, Murdoch besaba a Jerry o le explicaba el partido entre su natal Australia y Nueva Zelanda. El amor le ha sentando tan bien, que él no perdió el buen humor al ver que su patria resultó vencida.
“Están disfrutando el uno del otro”, le declaró otra fuente a The Telegraph, al tiempo que el Daily Mirror informó que los nuevos novios se conocieron en Melbourne, por intermedio de una hermana de él. El periódico también aseguró que han estado de paseo en California y Nueva York.
El noviazgo, en palabras de otro indiscreto cercano a Murdoch que habló para el Daily Mail, “es una evidencia de que él sigue tan vigoroso en su vida privada como en sus negocios”, tras su desastrosa ruptura con su tercera esposa, Wendi Deng. 
En 1999, esta ambiciosa china y Murdoch fueron noticia por su boda, en aras de la cual él accedió a un millonario divorcio de su esposa de 32 años, Anna Torv, que le costó 1.700 millones de dólares. La diferencia de edad de casi cuatro décadas entre los nuevos esposos fue la comidilla, y la percepción general era que ella estaba con él por su dinero. El matrimonio tuvo dos hijas, Chloe y Grace (bebés probeta), y Wendi se volvió la líder de los negocios de su esposo en Asia.
La economista oriental, así mismo, enfrentó la oposición de los cuatro hijos de su marido, Prudence, Lachlan, James y Elisabeth, y su suegra. Sin embargo, afirma Paris Match, lo que marcó su desgracia fue su desliz con el ex primer ministro británico Tony Blair, quien le debía en buena medida a Murdoch su ascenso en la política. No hay que olvidar que el magnate es tan poderoso, que el apoyo de sus medios es garantía de triunfo en las urnas para cualquier candidato en Gran Bretaña. 
Los hombres de Murdoch investigaron y le mostraron, entre otras pruebas, unas notas en las que ella elogiaba a Blair, “sus penetrantes ojos azules”, “su buen cuerpo”, “sus bellas piernas” y “su trasero”. La prensa británica también aseguró que Wendi había pasado fines de semana de sexo con el político en varias de las casas de su marido. Entonces, Murdoch la obligó a un humillante divorcio en 2013, en medio del escándalo mundial.
Jerry, de Texas, también ha tenido una vida amorosa turbulenta. Hija de un padre camionero, borracho y violento, fue descubierta para el modelaje por causalidad durante unas vacaciones en la Costa Azul. Se convirtió en la preferida de diseñadores como Karl Lagerfeld y Thierry Mugler, llegó a ganar hasta mil dólares al día y adornó las portadas de Vogue y Cosmopolitan. En 1977, conoció en Manhattan a Mick Jagger, quien le fue infiel con ella a su esposa Bianca Jagger, de quien se divorció. En 1990, luego de varios años juntos, Hall y el cantante de The Rolling Stones se casaron por un rito de la isla de Bali, que él luego denunció como inválido. 
Jerry asumió el precio de estar unida a un adicto al sexo como lo es el roquero. Le toleró sus múltiples amantes, pero cuando él concibió un hijo con una de ellas, la modelo brasileña Luciana Gimenez Morad, se le colmó la paciencia y se divorció del padre de sus cuatro hijos, las modelos Lizzi y Georgia May, James y Gabriel. Se sigue llevando bien con Mick, de modo que hace poco, cuando él sufrió el suicidio de su novia L’Wren Scott, lo consoló e integró a las actividades de la familia.
Antes de Murdoch, Jerry había salido con hombres jóvenes y guapos como el productor de cine George Waud, de 48 años, el científico Armand Leroi, de 51, y el banquero Tim Attias, de 49. El mayor de todos fue el acaudalado Paul Allen, cofundador de Microsoft, de 62. Según Paris Match, ella cada vez se inclina más por “hombres de apariencia menos seductora, pero dotados de una cierta profundidad financiera”, y ello le permite no hacerle caso a la brecha generacional entre ella y su nuevo amor, dueño de una fortuna de 12.600 millones de dólares, según Forbes. Murdoch seguro pondrá a su disposición su espectacular apartamento de tres pisos en Manhattan (que perteneció a los Rockefeller), su villa en Beverly Hills o su palacio en Londres, además de viajar en jet privado. 
Un amigo de ella, no obstante, aclara: “Jerry solo necesita un compañero que le asegure la tranquilidad, nada más. Ella no es una arribista feroz. Se hizo célebre, rica e independiente antes que Rupert”. En efecto, además de la mansión que le dejó Jagger en Londres (la pierde si se casa), posee una finca en Texas, una villa en el sur de Francia y cuentas bancarias jugosas. Saldadas, por el momento, las incógnitas alrededor de la plata y la posición social, flota entre los allegados a la pareja la pregunta de si habrá matrimonio.

LO MÁS VISTO