Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Rodrigo Lara y María José Valenzuela se casarán en junio

Rodrigo Lara y María José Valenzuela se casarán en junio

Revista Jet-Set

El congresista, hijo del inmolado Rodrigo Lara Bonilla, y su novia darán el sí en una ceremonia que congregará a la clase dirigente. El romance de la pareja comenzó hace tres años y creció entre lugares idílicos como París, Nueva York y las nieves perpetuas de los Alpes suizos.
ValenzuelaEl representante a la Cámara Rodrigo Lara y su novia, la asesora presidencial María José Valenzuela, disfrutaron de los paisajes medievales que tiene el centro de deportes de invierno en Saas-Fee, Suiza. Foto: Archivo particular.
Por: Edición 27926/3/2014 00:00:00
El representante electo Rodrigo Lara decidió que quería casarse con su novia, María José Valenzuela, mientras ella estaba profundamente dormida. De esta manera se ahorró el trabajo de preguntarle si quería ir al altar. Como estrategia aprovechó que ella estaba en el quinto sueño y le puso el anillo de compromiso.

Cuando amaneció, María José, quien trabaja como asesora del Alto Consejero Presidencial, David Luna, se percató de la gran sorpresa: “tengo que confesar que fue un mago. Me di cuenta que lo tenía cuando vi mi mano. Me desperté feliz y llena de emociones”. Lara la llevó al límite de la alegría cuando le propuso que se casaran por lo civil el próximo 7 de junio en el Club Campestre Altos del Chicalá, en Anapoima.

La pareja comenzó el noviazgo hace tres años, por la época en que fueron derrotados en las urnas, él como aspirante a la Cámara de Representantes y ella al Concejo de Bogotá con el aval de Cambio Radical. “Digamos que nos unió este episodio político. La amistad que teníamos se volvió otra cosa. Empezamos a salir y mientras tanto él y yo definíamos nuestro futuro laboral”.

El romance se nutrió en gran parte en París, no solo un lugar idílico para cualquier pareja, sino que en el caso particular de Rodrigo representó el nacimiento de una nueva vida después del asesinato de su padre, el exministro de Justicia, Rodrigo Lara Bonilla. Allí, él y su familia pasaron largos años de exilio voluntario mientras definieron el momento de volver al país. El joven político se instaló nuevamente en Colombia, pero sin olvidar su vida en la Ciudad Luz.

Desde que conoció a María José, Lara la ha invitado varias veces a Francia con la necesidad imperante de que conozca aquellos lugares donde transcurrió su niñez. Cada vez que pueden escaparse recorren las calles, parques y espacios de bohemia que por años lo ayudaron a espantar la nostalgia de la patria. Los celulares de los dos están llenos de instantáneas que se tomaron en exposiciones de arte, conciertos al aire libre y lugares que son referente de la movida cultural francesa.

De la Ciudad Luz han dado algunos saltos a Chamonix, un centro de deportes invernales en los Alpes franceses, puntualmente en la región de Mont Blanc. En diciembre pasado también visitaron la población suiza de Saas-Fee, más conocida como “la perla de los Alpes” debido a las nieves perpetuas que forran las seis montañas de más de cuatro mil metros de altura que rodean la zona. “La primera vez que él me llevó, yo no sabía esquiar. Ahora el plan me gusta, es perfecto para una pareja de enamorados”, dice la feliz novia.

El compromiso matrimonial entre Rodrigo y María José se pactó hace unos tres meses, un día antes de que ella viajara a Washington, donde realiza un diplomado de liderazgo en la Universidad de Georgetown, después de pedir una licencia en el trabajo. Los estudios terminarán en abril, el tiempo justo para regresar y dedicarse a los preparativos del matrimonio que tendrá cerca de 220 invitados y una temática que ella ha llamado como “la boda hippie”. El brindis, por ejemplo, no será con champaña sino con mojitos y, en lugar de vals, bailarán salsa. La decoración del club tendrá un estilo ecléctico con elementos como unos paraguas chinos, varios floreros de lata que consiguieron en un bazar de antigüedades y cientos de hortensias blancas y azules. El vestido de la novia fue comprado en el taller neoyorquino de Vera Wang.

La luna de miel será una sorpresa. Solo se sabe que viajarán a un lugar tropical y cálido, por petición de la joven que adelantó su diplomado durante el invierno más crudo de la capital de Estados Unidos en los últimos años.

Rodrigo Lara pasa por un buen momento. En las elecciones pasadas obtuvo cien mil votos, la votación más alta de Cambio Radical en Bogotá; pero lo más importante, según él, es que volvió a encontrarse con el amor.
LO MÁS VISTO