Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Rodrigo Lara en el mundo de los trasplantados

Rodrigo Lara en el mundo de los trasplantados

REVISTA JET-SET

El congresista fue el autor del proyecto de Ley de Donación de Órganos que dice que todos los colombianos serán donantes en el momento de su muerte, a menos que en vida hayan dicho que no quieren donar. Muchos están felices; otros opinan que es más bien drástica.
Rodrigo Lara dice que con un solo donante se pueden beneficiar 55 personas. Él propuso este proyecto de ley por un amigo de la universidad al que le trasplantaron un riñón y recuperó la esperanza de vivir.
Por: Revista Jet-set24/8/2016 00:00:00

Por estos días Rodrigo Lara tiene motivos para reírse más que de costumbre. Hace un mes nació su primogénita María Antonia y sancionaron la Ley de Donación de Órganos que impulsó desde el Congreso. La norma dice que todos los colombianos serán donantes en el momento de su muerte, a menos que en vida hayan dicho lo contrario. Los familiares ya no podrán oponerse a su voluntad, como pasaba antes. Según Lara las cifras de donación en el país estaban en coma: la tasa voluntaria de donación era de diez personas por cada millón de habitantes. Con esta nueva ley espera que los trasplantes aumenten 40 por ciento y beneficiar a 200 colombianos que cada año esperan a que un buen samaritano les done un corazón, un riñón, una médula ósea o cualquier otro órgano del cuerpo.

Admite que no será una tarea fácil pues todavía hay muchos tabúes alrededor del tema que se generan por puro desconocimiento. Una de las razones por las que la gente no dona es porque piensa que sus órganos van a ser vendidos en el exterior. “Se conocen casos de ciudadanos de otros países que presentaban tutelas para colarse en la lista de espera”. Precisamente para evitar esto, la ley prohibió la donación a extranjeros y sancionará con altas multas y cierre definitivo de sus establecimientos a quienes trafiquen, compren o vendan órganos.

El presidente del Partido Cambio Radical recibe mensajes de agradecimiento de pacientes que llevan años en lista de espera para recibir un trasplante; cuenta que hace poco se le acercó un señor en el aeropuerto a decirle que rezaba todos los días para encontrar a alguien que le donara un riñón y que ahora con la ley tenía más opciones de conseguirlo. “Me agradeció y al final se le salió una lágrima, y a mí otra”.

La vida después de un trasplante

Adriana Betancur

Presentadora de Muy buenos días

El día en que el nefrólogo le dijo a Adriana que tenía una insuficiencia renal muy grave y que podía quedar en coma sino empezaba diálisis inmediatamente, tuvo un sueño con la Virgen en el que le decía: “No te preocupes que yo te voy a ayudar”. Con esa fe y actitud positiva esperó pacientemente un año y medio a que apareciera un donante de riñón que fuera compatible. “Cuando me dijeron que ya lo tenían sentí una sensación extraña porque mientras yo estaba celebrando había alguien que acababa de morir”. Aunque la legislación colombiana no permite conocer datos específicos del donante, Adriana supo que se trataba de un hombre de 40 años que falleció por una aneurisma”. Le hicieron la operación y una semana después lo rechazó, los médicos le pusieron puntos de esteroides muy fuertes para salvar el órgano que le quedó funcionando un 42 por ciento, pero pese a eso vive agradecida con la vida por haberle dado una segunda oportunidad. “Esto es como una lotería”, dice. Se cuida mucho, come muy sano, y hace deporte. “Tengo cicatrices por todo el cuerpo pero me importa un pepino. Antes me ponía un vestido de baño y pensaba se me va a salir el gordito pero ya no estoy pendiente de esas cosas. Soy más que un catéter en el abdomen y el que me quiera, que me quiera así”. Su novio, el actor Bryan Moreno, le ha dado su apoyo incondicional. Los dos quieren tener hijos pero el médico le dijo a Adriana que era mejor que desistiera de la idea, pues el bebé o ella pueden correr riesgos. “Esa fue una noticia muy difícil para mí porque quiero ser mamá. Estoy esperando que se cumpla la promesa de la Virgen y pueda lograrlo algún día”, dice.

Diana Castañeda

Corresponsal de NTN24

El 6 de octubre de 2008, justo el día de su cumpleaños, a la periodista le dieron el mejor regalo de su vida: la llamaron a decirle que acababan de encontrar un donante para su riñón derecho y que tenía que operarse inmediatamente. Sintió una felicidad inmensa, porque la espera de tres meses había terminado; pero a la vez miedo de saber que era muy probable que no volviera a ver a su único hijo Gabriel, que en ese momento tenía 7 años. “Me senté con él y le expliqué que así como Iron Man necesitaba una recarga para estar fuerte, la mamá también”. Antes de entrar al quirófano de la Clínica Reina Sofía, en Bogotá, se despidió de sus familiares y le pidió a Dios que su cuerpo no fuera a rechazar el riñón, como ocurre en muchos casos. La operación fue exitosa y su vida cambió. “Así suene a cliché es como si hubiera vuelto a nacer”. Hace seis años se radicó en

Washington y es la corresponsal política de NTN 24, en el que cubre el Congreso y la Casa Blanca. Además codirige y presenta el programa Poder Político del mismo canal. Siente que con la nueva legislación sobre donación de órganos se van a salvar muchas vidas. “Es triste que en Colombia todavía mueran personas esperando a que alguien les done un órgano. Hay una creencia religiosa muy fuerte que hace que la gente se quiera ir completa a la tumba. Yo le preguntaba a mis amigas del trabajo, que me vieron sufrir, si estaban dispuestas a donar y la mayoría me decían que no”. Ahora a Diana le encanta celebrar su cumpleaños porque eso le recuerda que la vida le dio una segunda oportunidad para ver crecer a su hijo Gabriel, para quien su mamá es una superhéroe, como Iron Man.

LO MÁS VISTO