Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Rodrigo Castaño en la televisión mexicana

Rodrigo Castaño en la televisión mexicana

Revista Jet-Set

El documentalista estrena en la televisión mexicana Manos de artesano, una miniserie que dirige y coproduce con el canal Once Tv México y en la que les rinde tributo a artesanos del país manito. El Huffington Post y Reforma reseñaron el trabajo del colombiano.
A Rodrigo Castaño lo entusiasma la idea de hacer un formato como el de Manos de artesano con artistas colombianos. Foto: ©Imagen Reina.
Por: 18/9/2012 00:00:00
El hijo de Álvaro Castaño y Gloria Valencia es un enamorado de la cultura mexicana. Hace veinte años se fue a vivir a Coyoacán, se casó con Rosalba Garza y en 1991 fundaron, al ritmo del estribillo ranchero, la empresa Producciones Rodar y Rodar. “Lo hicimos con el propósito de llevar a cabo programas de interés cultural que no fueran aburridores o ladrilludos”.

Desde entonces han hecho un sinnúmero de series temáticas, entre otras La noche de todos los santos, y perfiles biográficos como el de Frida Kahlo, Dolores del Río, Gabriel García Márquez y Fernando Botero. Ahora acaba de estrenar Manos de artesano, una docuserie de televisión que hizo en coproducción con Once Tv México —que dirige Rafael Lugo— y que se emite todos los jueves por ese canal. “Lo que buscamos es enaltecer la labor de los artesanos mexicanos, ponerles el reflector a los que entregan su vida a una de las más bellas artes”, dice Rodrigo. A lo largo de los ocho capítulos, Castaño exhibe el trabajo de joyeros de Guanajuato, artesanos de árboles de la vida en Metepec, textileros de Teotitlán del Valle y artistas de talavera en Puebla.

 “La investigación fue larga y viene de atrás. La preproducción, el rodaje y la edición han sido un parto de nueve meses. Viajamos a rincones inusitados a pasar cortas temporadas con artesanos virtuosos, con dones únicos que lo hacen a uno admirar aún más la paciencia con que se consagran a preservar tradiciones que de no ser por ellos estarían superadas por muñequitos de plástico y objetos chinos”, cuenta el director. Algunos de los protagonistas han expuesto sus obras en grandes museos como Tate, Pompidou o el Museo del Hombre, y otros no saben leer ni escribir y sin embargo transforman con sus manos mágicas la tierra en un árbol de vida.
LO MÁS VISTO