Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Rita Karanauskas la cazamentiras

Rita Karanauskas la cazamentiras

Revista Jet-Set

La vinculación de la cazamentiras Rita Karanauskas en el caso Colmenares en calidad de perito causó una auténtica tormenta en los medios y las redes sociales. Es la primera vez que en Colombia un fiscal le pide a la Corte Suprema de Justicia avalar como prueba el análisis de un polígrafo humano.
Karanauskas dicta en la Universidad del Rosario el diplomado Habilidades y Técnicas en la Detección de Mentiras, y asesora empresas en selección de personal y casos de robo y estafa. Foto: Gerardo Gómez/12
Por: 13/6/2012 00:00:00
La sorpresiva salida del fiscal Antonio Luis González del publicitado caso Colmenares, en el que Laura Moreno y Jessy Quintero son investigadas por su aparente relación con la muerte de Luis Andrés Colmenares, generó revuelo durante las últimas semanas. Se especuló que uno de los motivos del fiscal general, Eduardo Montealegre, para tomar la decisión fue la intención de González de contar con el apoyo de la cazamentiras Rita Karanauskas para esclarecer los vacíos del caso.

Rita lleva más de cincuenta horas estudiando los testimonios que Laura Moreno y Jessy Quintero le han dado a los medios y asegura haber encontrado omisión de información. Aclaró que no es ni una pitonisa ni una bruja, sino una cazamentiras, como le gusta que la llamen. “Yo no adivino nada, lo mío es una cosa científica, yo analizo declaraciones o testimonios y concluyo quién está mintiendo. Dicto un diplomado de 80 horas en la Universidad del Rosario donde la gente aprende a detectar mentiras. No voy con una bola de cristal, voy con testimonios”. La técnica para descubrir a los posibles ‘Pinochos’ la aprendió con Paul Ekman Group, asesor de la exitosa serie gringa Lie to me. Así habló con Jet-set.

¿La propuesta que le hicieron de ser perito tuvo algo que ver con la salida del fiscal González del caso? -No, francamente no creo que yo tenga ese poder. Eso es una cosa que se veía venir, desde hace tiempo había roces en la Fiscalía por este caso.

Sin González, ¿cambian las condiciones de su participación en el caso? -Para mí no cambia nada porque igual la Corte Suprema de Justicia todavía no me ha aceptado como perito y es posible que no me acepte. Estoy esperando a que ellos avalen el procedimiento que hago y ojalá que lo avalen no solo para este caso, sino para futuros como punto de partida en las investigaciones. Ahora estoy en stand by, tampoco es que tenga mucha más información sobre la cual trabajar.

¿Cuáles son sus conclusiones en el caso Colmenares? -Es un tema vedado, hay muchas cosas caminando. Lo que veo es que hay omisión de información y donde hay omisión hay una posible mentira, no hay duda. Laura Moreno y Jessy Quintero empiezan hablando de una hora específica y siguen el relato como tres horas más adelante, y eso es porque hay algo que no están contando. Diferente a lo que se percibe, los testimonios de Jessy y Laura no son tan semejantes como parece.

¿Siente miedo al involucrarse en este tipo de casos? -No porque espero que la gente entienda que este es un proceso científico, en este caso no importa si se llama Laura Moreno o Pepita Pérez. Aquí no hay subjetividad ni sentimiento mío hacia nadie. Yo soy como un médico, tengo un objetivo profesional y voy a lo que voy.

¿En qué consiste el trabajo de una cazamentiras? -Yo oigo un testimonio, lo transcribo palabra por palabra, de manera exacta, y a través de cada palabra me doy cuenta en dónde puede haber omisiones o cambios de información, a veces no depende tanto del contenido, sino de cómo dicen lo que dicen. Si es posible miro los videos para ver si lo que la persona está diciendo corresponde con sus gestos. Cuando encuentro señales de alerta las confirmo haciendo una serie de preguntas o pido evidencias adicionales. Las personas dicen mucho más de lo que creen que dicen, por más de que intenten no decirlo, lo dicen. Por ejemplo, no es lo mismo que yo diga, “yo salí en mi carro”, a decir “yo salí en el carro”. Porque en el primer caso es claro que el vehículo es mío y en el segundo me falta información porque podría tratarse del carro de un tercero. A partir de ahí es que se puede buscar qué hay detrás.

¿Cómo descubrir a un mentiroso? -La clave está en estudiar y aprender a observar. Por ejemplo, si su pareja mueve mucho los brazos al hablar y de repente cuando usted le hace una pregunta comprometedora deja sus manos quietas, eso es una señal de que algo raro está pasando, aunque no necesariamente significa que le esté mintiendo, pues puede ser que la pregunta le haya causado estrés. El paso siguiente es hacer más preguntas, o si uno no quiere indagar más porque con la pareja eso es difícil, lo que debe hacer es lanzar un comentario y mirar cómo vuelve a reaccionar esa persona e ir tejiendo la telaraña. Tengo videos de Shakira y Piqué al principio de la relación donde se notan ciertas expresiones de la cara que no concuerdan con las palabras. Si uno le dice a alguien “te quiero”, uno espera que esas palabras concuerden con sus gestos.

¿A cuánto ascienden sus honorarios?
-Cobro una tarifa de 200 dólares por hora.

¿Cómo influye su profesión en su vida cotidiana o familiar? -Cuando empecé a estudiar pensaban que estaba loca, pero luego mi familia se apasionó por el tema. Por ejemplo, ayer mi hija y yo estábamos viendo un video de Sigifredo López por televisión y ella me dijo: “Mira mamá, ese gesto está muy largo, duro más de tantos segundos, ¿no te parece muy raro?”. Me ha oído tanto, que ya sabe más que yo.

¿Sigifredo está diciendo mentiras? -Todavía no tengo evidencia para confirmar eso y nunca llego a conclusiones ligeras. Dar un “sí” o un “no” puede condenar a una persona, por eso, soy muy cuidadosa en eso. Para poder llegar a un resultado lo más certero posible hay que analizar tanto el lenguaje oral como la comunicación no verbal.

¿Son válidas las mentiras piadosas? -Para mí son válidas, para qué vivir la vida amargado. Si yo te pregunto: “¿me veo bonita en este vestido?”, ¿para qué me vas a decir “te ves inmunda, gorda, pareces un marrano”? A las mentiras piadosas las llamo bálsamos sociales porque nos ayudan a vivir sin amargura.
LO MÁS VISTO