Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Renée Zellweger ¡Irreconocible!

Renée Zellweger ¡Irreconocible!

Revista Jet-set

La protagonista de El diario de Bridget Jones sorprende con el cambio radical de su fisonomía, pero niega que ello se deba a cirugías estéticas.
A la izquierda, Renée durante la reciente aparición que causó revuelo, en los premios Elle Women in Hollywood. Los ojos rasgados, distintivo de su rostro, ahora se ven más abiertos. Su cutis está más bronceado, en contraste con la apariencia nívea que la hizo famosa cuando protagonizó El diario de Bridget Jones en 2001. Fotos: AP/AFP.
Por: Edición 2944/11/2014 00:00:00
Si hay alguna seña de identidad en la ganadora del Óscar es que no tiene reparo en someterse a drásticos cambios de imagen en pro de sus roles en el cine. Pero eso parece haberse extendido a la vida real, pues de la cara de la Renée Zellweger que enamoró al público en cintas tan aplaudidas como Cold Mountain y Chicago queda muy poco.

La actriz, de 45 años, reapareció luego de largos meses de ausencia de la alfombra roja y de las fiestas de Hollywood en la pasada entrega de los premios Elle Women in Hollywood, en Beverly Hills, y dejó boquiabierto a medio mundo, ya que, sencillamente, parecía otra. Por ejemplo, sus ojos entornados, quizá el rasgo más característico de su rostro, son historia, porque ahora lucen muy abiertos.

El barullo se volvió viral en Internet, al punto que la artista se sintió obligada a detener esta “búsqueda de una verdad perversa que no existe”, según le expresó a People y agregó: “Me encanta que la gente crea que me veo diferente”. Explicó además que el cambio se debe a que hoy lleva una vida feliz, más satisfactoria y que le emociona que, tal vez, ello se le note.

“Mis amigos dicen que ahora me veo en paz. Estoy saludable”, afirmó Zellweger, haciendo un parangón con su vida pasada. “Por mucho tiempo, no lo estaba haciendo bien. Tenía una agenda de trabajo que, siendo realista, no era sostenible y no me permitía cuidarme. En vez de hacer pausas para recargarme, seguía con el trajín hasta verme agotada y haciendo malas elecciones para lidiar con ese cansancio”.

Entonces, relató, resolvió darle un giro radical a esa conducta y hoy no solo ha dejado de trabajar tanto en el cine, sino que además tiene un hogar con su novio, el guitarrista Doyle Bramhall. “Hago cosas que me permiten estar serena en casa, amando a alguien, aprendiendo cosas nuevas y creciendo como una persona creativa y en mi ser interior”, aseguró la estrella.

Nada de eso lo proveen las cirugías plásticas, concluyó, aunque para especialistas consultados por la prensa alrededor del mundo, esta nueva imagen de la actriz pueda que provenga de su paz mental pero con ayuda del bisturí y otros tratamientos estéticos.

Renée es famosa por no haber admitido jamás sus operaciones plásticas, pero cirujanos como Alex Karidis, de la clínica Karidis, y Yannis Alexandrides, de Londres, le dijeron al Daily Mail que lo más probable es que se haya sometido a un levantamiento del párpado superior, dado que la distancia entre el ojo y la ceja es ahora menor. “Su frente está lisa, cuando lo normal sería que, a los 45 años, se le notaran algunas líneas de expresión cuando sonríe, lo que puede ser indicio de pequeñas dosis de bótox entre el ojo y el párpado”, afirmó Karidis. Otros médicos estéticos londinenses, como Aamer Khan, también le atribuyeron la metamorfosis de Renée a implantes en las mejillas y la mandíbula y tratamientos no quirúrgicos, como el Thermage, basado en radiofrecuencia.
LO MÁS VISTO