Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Profesión papá

Profesión papá

Revista Jet-Set

En el día, estos reconocidos ejecutivos asisten a reuniones, gerencian proyectos y analizan estados financieros; y en las noches y los fines de semana, cambian pañales, dan tetero y ven dibujos animados con sus hijos. Jet-set les rinde un homenaje en el Día del Padre.
Simón Gaviria y su hija Sofía. Gerardo Gómez/12
Por: 13/6/2012 00:00:00
Simón Gaviria. Representante a la Cámara

El Presidente de la Cámara de Representantes y Director del Partido Liberal confiesa que es flojísimo para cambiar pañales y un campeón dando tetero y sacando gases. Sofía, la primogénita de Simón, nació hace siete meses y, según él, es una bebé risueña, tranquila y muy viva. “Es tan linda y tan tierna, que, aun cuando llora, yo la veo divina. Puedo decir que a mí, mi hija, literalmente me quita el sueño”. Sofía se despierta a las seis de la mañana y se pasa de su cuna a la cama de sus papás para estar un par de horas con Simón, antes de que empiece el agite en el Congreso.

Físicamente es igualita a su papá, aunque Margarita Amín, esposa de Simón, comenta que se parece más a César Gaviria, sobre todo, en un gesto que hace con la boca cuando tiene hambre o sueño. El exmandatario y Ana Milena Muñoz viven en función de su primera nieta, la visitan casi todos los días y le llevan regalos. “Ellos son unos abuelos muy alcahuetas”, cuenta Simón, quien tiene en la pantalla de inicio de su iPhone una foto de Sofía, que muestra con orgullo cuando le preguntan por la bebé. El político bromea con que ya está negociando con Margarita para darle un hermanito a Sofía. “Sueño con tener tres hijos y ojalá pronto”.

Jorge Mario Eastman. Socio de Position Comunicaciones

El Exconsejero Presidencial para las Comunicaciones de Uribe pasó de la noche a la mañana de ser uno de los solteros más cotizados del país a un papá ejemplar. Su primogénita, Mariana, nació hace un año y dos meses y lo tiene enamorado con su sonrisa y sus dotes de bailarina. Con Laura, de 8 años, quien es hija del primer matrimonio de Beatriz Espinosa, su esposa, tiene una excelente relación. Le enseña matemáticas y juega a la ‘tortura’, o sea, a hacerse cosquillas. Beatriz cuenta que hace poco escuchó el secador de pelo a las cinco de la mañana y cuando se levanto encontró a su esposo tratando de peinar a su hija que ese día tenía una presentación en el colegio. A la llegada de su ruta escolar la llamaron de la portería a pedirle el favor de que le tirara por la ventana una hebilla a Laura porque tenía el pelo un poco alborotado.

Jorge Mario está alejado temporalmente de la vida pública, es socio en una firma de comunicaciones estratégicas y asesora empresas en manejo de crisis y comprensión de temas políticos. “Este tiempo lejos del gobierno me ha dado la oportunidad de formar una familia”. Tiene la oficina en la casa y Beatriz dice que es un papá multitareas. “Le cambia el pañal a Mariana al mismo tiempo que habla por teléfono con el presidente de Coca-Cola o con un ministro. Ahora que estoy embarazada otra vez le ha tocado muy duro”. En tres meses nacerá Victoria, la nueva integrante de la familia Eastman-Espinosa.

Andrés Felipe Rodríguez. Director de Relaciones Corporativas de Bavaria

Andrés Felipe dice que desde que nacieron sus hijos, sus prioridades cambiaron, ahora solo tiene tiempo para la familia y el trabajo, y con esfuerzo le abre espacio a los amigos. Trata de llegar temprano a la casa para jugar con Martina, de 5 años y 9 meses, y con los mellizos, Luciana y Felipe, que cumplirán 2, el 19 de junio. “Los fines de semana estoy con ellos full time. Con Martina jugamos tenis o Playstation, y con los chiquitos, a quienes llamo “las langostas” porque están en la etapa en que todo lo que tocan lo destruyen, los planes son piscina, hacerle guardia a la lagartija o acostarnos en el piso a mirar las estrellas”.

Se considera un papá bacán y dice que es más permisivo que su esposa, Angélica Guerra, vicepresidenta ejecutiva de Contenidos de Caracol Televisión. “De Martina me derrite su inteligencia y sus preguntas: ‘¿por qué’, ‘¿por qué?’… Cuando pregunta algo que no sé, improviso o busco en Google, pues un papá nunca debe decir ‘no tengo ni idea’”. De Luciana lo enamora su ‘valehuevismo’ y su independencia. Y de Pipe, lo amoroso y lo manipulador que puede llegar a ser a punta de abrazos. Al preguntarles a los niños en qué trabaja su papá, los tres responden en coro que en la fábrica donde hacen la Pony Malta, su bebida favorita.

Marco Pastrana. Gerente de Audi

Martina, la hija del Gerente de Audi, tiene tres meses y su papá dice que ya es una fanática de los carros, porque “se sube e inmediatamente se queda dormida, parece que el motor la arrullara, y cuando la bajan se pone a llorar”. La bebé tiene una silla para viajar en carro creada exclusivamente para ella por los diseñadores de Audi Design, en Alemania. Marco dice que desde que nació su hija siente menos estrés. “El trabajo este año ha estado más fuerte que nunca, debido al TLC, el tema del dólar, la crisis en la economía europea, pero, curiosamente, me he sentido tranquilo”.

Además, confiesa que le cambiaron las prioridades en la vida: “Ahora primero es la familia, luego los amigos, tercero el tiempo para uno y cuarto el trabajo”. Trata de llegar a la casa lo más temprano posible para jugar con Martina. “Le toco la guitarra y le invento canciones, y los domingos nos echamos en la cama a leer el periódico; yo le explico las noticias. Lo que más lo enamora de su hija es la seriedad y los cachetes. “Se nota que es una niña que va a tener mucho carácter, si no le damos el tetero a la hora que toca, levanta la casa a llanto”. Físicamente es muy parecida a Marco y tal parece que va a heredar sus 1,97 metros de estatura, pues tiene sólo tres meses y ya mide 61 centímetros.

 Esteban Jaramillo. Director de la galería La Cometa

El galerista Esteban Jaramillo volvió a ser papá a los 53 años. Tiene seis hijos: dos de su primer matrimonio, tres del segundo, y Matilde, del tercero, nació el 22 de agosto del 2011. Cada hijo es una historia y un universo personal. “Básicamente, la diferencia es que a Matilde he podido dedicarle más tiempo, anteriormente vivía muy ocupado. Nos bañamos juntos todas las mañanas y jugamos un rato antes de irme a trabajar a La Cometa. Cuando estoy con ella, trato de romper con la rutina y ser lo más espontáneo posible”.

Su esposa, Lina Leal, lo llama el “papá gallina” porque le gusta tener cerca a todos sus “polluelos”. La mayoría de ellos lo ayudan en la galería. “Yo no separo mi familia de mi trabajo. Todos mis hijos tienen una inquietud impresionante por el arte. Matilde desde que nació está viendo obras, visitamos juntos museos y creo que eso va a despertar su sensibilidad artística”. Esteban dice que la llegada de la bebé le revivió sentimientos como la ternura y las ganas de volver a ser un niño. “Ella es un ángel de amor y de paz, que llegó a unir más a la familia. Mi relación con mis hijos y mis nietos es maravillosa. Soy una guía para ellos y eso lo hago con muchísimo amor. Me siento pleno en el aspecto afectivo, emocional y con la empresa”. 
LO MÁS VISTO