Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Pippa Middleton Pescó a su propio ‘príncipe’

Pippa Middleton Pescó a su propio ‘príncipe’

REVISTA JET-SET

La hermana de la duquesa de Cambridge se casa el año que viene con el millonario James Matthews, uno de los financistas más prósperos de Gran Bretaña.
La novia recibió de su prometido un anillo de inspiración art déco con diamantes en corte Ascher, valorado en unos 260.000 dólares.
Por: Revista Jet-Set27/7/2016 00:00:00

A falta de una boda real en el horizonte más cercano, el casamiento de Pippa Middleton tiene a los británicos brincando en un pie. Es la soltera más codiciada de las islas y del jet set, desde aquella mañana del 29 de abril de 2011, en que le llevó la cola del vestido a su hermana mayor, Kate Middleton, la actual duquesa de Cambridge, en su boda con el futuro rey William de Inglaterra. A partir de ese día, el mundo no paró de alabar las curvas de la dama de honor más famosa, realzadas por su vestido blanco de Alexander McQueen. Si Kate mereció el tratamiento de su alteza real, Pippa se hizo acreedora al de “her royal hotness”, algo así como su real calentura.

Pippa, simplificación cariñosa de Philippa, su nombre, retorna a las primeras planas por obra de su compromiso con James Matthews, de 40 años y dueño de su propia firma de fondos de alto riesgo. Viven juntos desde el año pasado en la mansión de 22 millones de dólares que el empresario posee en el elegante sector de Chelsea, en la capital británica, y el 17 de julio él resolvió dar el siguiente paso, al estilo más romántico. En medio de un paseo por las montañas del Lake District, cerca de Londres, se puso de rodillas, sacó de su bolsillo un anillo de diamantes y le pidió que fuera su esposa, según medios ingleses. Sorprendida, ella le dio el sí al instante.

La prensa local no está asombrada con la elección de Miss Middleton, como la llaman, porque Matthews se ajusta a su tipo de hombre: alto, guapo (algunos lo comparan con el actor Rupert Everett) y dedicado a las finanzas, como lo eran también sus anteriores enamorados, Jonathan Jardine Paterson, Billy More Nesbitt, Alex Loudon y Nico Jackson.

Educado en el aristocrático Eton College, donde también estudió su concuñado William, James es elogiado por su ética de trabajo, que le ha permitido amasar su propia fortuna, a pesar de pertenecer a una familia rica. De estudiante, fue un promisorio corredor de autos, al igual que su padre, David Matthews. Tras estudiar en la Uppingham School, no fue a ninguna universidad, sino que se empleó en la corredora de bolsa Spear Leeds & Kellog y en 1999 fundó su empresa, Eden Rock Capital Management, que hoy mueve inversiones que superan los 1.200 millones de dólares anuales. Ello le permite lujos como poseer su propio avión, un Pilatus PC-12, de 4 millones de dólares, en el cual llevó a Pippa de vacaciones a Córcega en mayo pasado.

Su romance tiene rasgos similares al de su hermana con William, nieto de la reina Isabel II. Como ellos, tuvieron varias peleas y reconciliaciones antes de comprender que son el uno para el otro. En 2007, la ruptura de William y Kate fue noticia mundial, pero cuando volvieron, estaban listos para casarse. Pippa, por su parte, comenzó a salir con James en 2012, se distanciaron, flirtearon de vez en cuando y el año pasado retomaron el noviazgo.

Al igual que Kate y William, Pippa y James también tienen en común el gusto por las actividades y deportes al aire libre como correr, nadar, esquiar y montar en bicicleta. “Ambos son entusiastas de los retos físicos. Pippa ha nadado en el Bósforo, escalado el Mont Blanc y recorrido Estados Unidos en bicicleta. Eso hace de ellos un buen equipo. A comienzos de este año hicieron juntos 33 millas en una carrera de esquí a campo traviesa en Noruega”, le explicó al Daily Mail uno de sus amigos.

La familia del novio no es para nada desconocida y se parece mucho a la de los Middleton, dueños de Party Pieces, empresa de insumos para fiestas, pues ambas hicieron fortuna de la nada. James es nieto de un minero del carbón, como también lo es Pippa. Su padre, David Matthews, pasó de ser empleado en una estación de gasolina de su pueblo natal, a exitoso automovilista. Luego hizo millones en el negocio de los carros usados. A mediados de los años noventa, compró el legendario hotel Eden Rock, en la isla caribeña de St. Barts, lo acondicionó con todas las comodidades y hoy es uno de los más exclusivos del mundo. Tanto, que se ha vuelto el hospedaje preferido de celebridades como Elton John, Brad Pitt, Beyoncé y Leonardo DiCaprio, quienes pagan alrededor de 33.000 dólares (más de 100 millones de pesos), por una noche en su mejor suite.

Los Matthews, así mismo, son famosos en Gran Bretaña por Spencer, el único hermano varón que le quedó a James tras la muerte de Michael, quien desapareció luego de escalar el monte Everest en 1999. El apuesto joven, oveja negra de la casa, es una popular estrella del reality

show Made in Chelsea, cuya condición de mujeriego y juerguista sin remedio hace semanalmente las delicias de los lectores de los tabloides.

El nuevo matrimonio, en fin, será otra muestra de la movilidad social en la Gran Bretaña convulsionada por el Brexit y desde ya se tejen toda suerte de conjeturas sobre quién vestirá a Pippa, si la boda será en St. Barts, o si su hermana, la futura reina de Inglaterra, le cargará la cola del traje nupcial. Tampoco se descarta que sus sobrinos, George y Charlotte de Cambridge, sean sus pajecitos. Y por la fiesta no habrá problema, pues el negocio de la novia es organizar celebraciones. La pippamanía vuelve por sus fueros.

LO MÁS VISTO