Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Pilar Abel ¿La hija pitonisa de Dalí?

Pilar Abel ¿La hija pitonisa de Dalí?

REVISTA JET-SET

Una tarotista catalana desata un escándalo en España al lograr que un juzgado autorizara la exhumación del genio de la pintura para comprobar si fue en realidad su padre.
Pilar Abel, de 61 an~os y conocida como la vidente Jasmine, afirma que sus grandes ojos y las bolsas debajo de ellos, son sen~al inequi´voca de su vi´nculo con Dali´. Dice haber sacado de e´l su modo de sentir la pintura, su esoterismo y el karma del perenne sufrimiento. Salvador Dali´, de 52 an~os, en 1956, por la e´poca en que nacio´ Pilar. E´l la habri´a concebido con la mucama de unos amigos que visitaba en la Costa Brava.
Por: Revista Jet-set.12/7/2017 10:40:00

De ser cierto que Pilar es hija de Dalí, podrían caer los mitos acerca de su sexualidad sobre los que reposa su leyenda de personaje ultracomplejo, sin par, más allá de la excentricidad y la comprensión de los simples mortales. Biógrafos del genio del surrealismo, como Ian Gibson, subrayaron su visión lúgubre del coito y cómo aborrecía los genitales de las mujeres y que lo tocaran. Pero parece que al menos con Antonia Martínez, la madre de Pilar, dejó atrás esos escrúpulos en 1955 en Cadaqués, Cataluña, su lugar de inspiración, y de ahí nació ella.

Lea también: Consuelo Gaitán: "María es más que una novela romántica"

El affaire habría sucedido en la casa de unos amigos ricos del artista para quienes Antonia trabajaba como empleada doméstica, asegura, basada en los pocos datos que le dio su ya fallecida progenitora. Relata también que se cruzó cuatro o cinco veces con Salvador en Figueres, que se saludaban lacónicamente y le quedaba una sensación extraña. De acuerdo con El Español, la tarotista confrontó a su madre y que si bien no le dio un sí rotundo, tampoco lo negó. Después, Antonia perdió la razón.

Foto: EFE.

El misterio podría resolverse en dos meses, si la Fundación Gala-Salvador Dalí, que administra el legado del pintor, no logra contrarrestar la orden de un juzgado de Madrid de desenterrar sus restos para obtener material genético con el cual realizar pruebas de ADN que revelen la verdad.

Lea también: Maripaz Jaramillo le dice sí a la paz y no a la guerra

El test no sería el primero al que Pilar se sometería en los 11 años que lleva luchando por esclarecer de quién es hija. El más intrigante fue el que se realizó en 2007, con muestras biológicas aportadas por Robert Descharnes, secretario y administrador de los derechos de Dalí. “A mi cliente no se le entregó ningún resultado. Y aunque el juzgado le hizo requerimientos a Descharnes, nunca hubo respuesta”, le declaró Enrique Blanquez, abogado de Pilar, a El Mundo, de Madrid. Él argumenta que “hay indicios y varios testigos que apoyan la versión de mi defendida”, entre ellos los de una vecina y cuidadora de Antonia, quien afirmó en un acta notarial que ella le habló del romance con Dalí.

Foto: AFP.

Pilar Abel se hizo conocida en la televisión de Gerona como Jasmine, la vidente. Trabajó además como panadera, es madre de cuatro hijos y ha tenido una vida sentimental desgraciada, además de graves problemas económicos. Aún así, sostiene que no le interesa reclamar el 25 por ciento de la fortuna de Dalí a que tendría derecho si se confirma su filiación, según El Español, lo que no sería una bicoca. La obra del pintor, muerto en 1989, se valoró en 5.000 millones de pesetas en 1984 y un cuadro suyo hoy puede costar más de 15 millones de dólares.

Foto: AFP.

Lea también: Fernando Botero presenta el libro de su vida y obra

Pilar se siente una Dalí de pura cepa. Cree que su condena a estar sola y a padecer mucho es un karma herencia del artista. Cuenta que sacó sus dotes para la pintura y su ligazón con el mundo de lo invisible. “Me pasa como a él: cuando me pongo, no sé ni lo que pinto (...) Dalí era esotérico a tope, pintó sus propias cartas. Y en las fiestas que hacía en Portlligat todo era esoterismo. Gala también era parapsicóloga”, dilucidó en diálogo con la revista chilena Caras. No duda tampoco de su gran parecido físico con Salvador y lo cierto es que sus ojos saltones y grandes bolsas debajo de ellos se parecen a los de él.

Foto: AP.

Abel ha dado más de 30 entrevistas a diarios como The New York Times y algunos de ellos opinan que se contradice. La Vanguardia, de Barcelona, por citar un caso, afirma que las fechas señalan que habría sido concebida el primero de mayo del 55, pero resulta que Dalí solo llegó a Portlligat el 19 de mayo.

Gala y Salvador en Nueva York, en 1968. Foto: AP.

Lea también: Lucas Posada, el bicho raro de la familia

Líos como este se ven todos los días, pero el de Dalí resulta más sonoro dado el enigma de su vida sexual. Es posible que haber visto unas imágenes grotescas sobre enfermedades venéreas de niño lo haya trumatizado. Unos dicen que era bisexual, otros que asexuado, otros que sadomasoquista, exhibicionista y voyeur. Con seguridad, él mismo lo dijo, fue un eterno aficionado a la masturbación, a la que llamó “la joya de mi corona”.

Foto: AP.

Jamás, especulan los biógrafos, le habría hecho el amor a su esposa Gala, diez años mayor que él, a quien le permitía tener toda suerte de amantes, y ver cómo los llevaba a la cama. Si alguien quería darle una fiesta, tenía que ser nudista y con orgías que incluyeran bestialidades en las que él penetraba aves degolladas, según lo presenció madame Rius, dueña de un burdel en Madrid. Le encantaba, igualmente, juntarse con transexuales y hombres andróginos, entre ellos un pintor colombiano llamado Carlos Lozano, como lo contó su amiga Dominique de Gasquet en el libro Gala et Dalí: De l’autre côté du miroir.

Salvador con el actor de Hollywood Yul Brynner en 1975. Foto: AFP.

Lea también: Pedro Santos, lo bueno y lo malo de salir del clóset

Descubrí que Dalí era un viejo verde como muchos, anotó Jesús Ruiz Mantilla en El País, de Madrid, que se aprovechaba de las mucamas, delataría tristemente una beta de normalidad en él, que no se compadece con su estatus de verdugo de lo prohibido.

El pintor amó al gran poeta de la Generación del 27 cuando vivían en la Residencia de Estudiantes en Madrid. El escritor intentó que tuvieran intimidad y Dalí lo rechazó, pero luego se ufanó de que Lorca intentara poseerlo. En 2008, Javier Beltrán, como Federico, y Robert Pattinson, como Salvador, revivieron el drama en la cinta Little Ashes. Fotos: Getty Images - AFP.

LO MÁS VISTO