Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Piero le hace el amor a la guerra

Piero le hace el amor a la guerra

REVISTA JET-SET

El artista argentino, recordado por sus canciones protesta, dice a los 71 años que ahora escribe letras de “propuesta”. Con La guerra del amor, el himno que hizo a cuatro manos con Alejandro Lerner, recorre algunos de los lugares más azotados por la violencia en Colombia.
Piero está de gira con su más reciente disco, América, que va ligado a Americaviva.org, un directorio de proyectos de vida. “En América Latina hay millones de personas que quieren ayudar y no saben cómo”.
Por: Revista Jet-set.21/9/2016 00:00:00

Piero, el cantautor italiano que creció en Argentina y recibió la nacionalidad colombiana hace 22 años, se describe a sí mismo con las canciones que lo han hecho famoso desde 1968: “Soy pan, soy paz, soy más. Soy un hombre común, como Mi Viejo, Pedro Nadie o Juan Boliche”, dice. En Colombia lo llaman embajador de la paz, él opina que es simplemente un paisano con buenas intenciones que ama este país. Cuando habla con su imborrable acento porteño, parece que estuviera construyendo la letra de su próximo éxito. Cada frase es como un verso. Es suave y sonriente. Dice que le gusta acompañar y darle un alivio o una caricia a quien lo necesite. No busca nada diferente que compartir su música, “me inspira cantar canciones como América, la que lleva el nombre de mi nuevo disco, esa que habla de Colombia, a la que miro desde el cielo, desde el suelo, desde adentro”.

Nunca ha vivido en el país. En 1994, cuando el entonces presidente Ernesto Samper le dio la nacionalidad, todo el mundo creyó que se iba a quedar. Pero la verdad es que tres horas después de salir del Palacio de Nariño estaba montado en un avión, porque desde que tenía 25 años ha viajado por América Latina, “tirando buena onda”, llenando las plazas y los estadios de cientos de fanáticos. Piero va y viene. Y cuando llega no se queda quieto. En la más reciente parada cantó en el concierto ‘La guerra del amor’ en la Plaza de Bolívar de Bogotá, que hace parte de la iniciativa Paz al Parque que promueven Funuvida y Redepaz. Ese 9 de septiembre, en medio de la lluvia capitalina, compartió escenario con León Gieco, Monsieur Periné, César López, el Binomio de Oro y Alejandro Lerner, con quien hace 30 años compuso la canción que le dio nombre al evento. “La escribimos con el ‘gallito’ Lerner –lo llamo así porque los dos somos gallos del horóscopo chino–. La letra dice: ‘Esta guerra la ganamos recibiendo lo que damos’, y puede sonar cursi, pero es cuestión de poner la solidaridad en acción”.

Cada vez que nombra a Colombia le sigue la palabra ‘nosotros’. Reclama que todos somos la paz y que para construirla es necesario ser más concretos. “Hay que visualizar los pueblos, las veredas y las ciudades. Se debe blindar poco a poco a Colombia y reconstruirla, porque existen lugares en donde por la guerra desaparecieron los centros de salud y las escuelas”.

Piero, que dice no estar ni a favor de Santos, ni en contra de Uribe, ha visitado lugares que él describe como recónditos y castigados. Su voz les ha dado esperanza a los habitantes de Necoclí, Antioquia; y Jambaló o Santander de Quilichao en el Cauca. “Ayer lloré frente a 150 chicos de una escuelita en El Carmen de Viboral. Al verme llegar empezaron a corear La guerra del amor, y me sentí tan abrumado por ese cariño tan cristalino, que no podía arrancar a hablar. No me había pasado eso nunca a ese grado. Después a las cuatro de la tarde fuimos a la plaza central del pueblo. Estaban todos, fue inolvidable”.

El compositor, que a los 24 años le cantaba a Lino de Benedictis, su padre: “Ahora ya camina lerdo, como perdonando el viento”, tiene 71, pero dice que se siente de 17. Cuando uno está en conciertos hace yoga, lee un libro, o se conecta por WhatsApp con la otra parte del mundo. La energía que necesita para viajar de un país a otro, le sale de su máxima: “Si uno lo cree, lo crea”. No tiene la más mínima intención de retirarse. Entre más conciertos hace, más se fortalecen las ganas de seguir. Pero de otro lado, quiere pagar la deuda de los destiempos con su familia. Tiene tres hijos y tres nietos a quienes ve menos de lo que le gustaría. Mientras eso se hace realidad, vuelve a sonreír y se pone la camiseta que le regalaron en Antioquia y que lleva inscrita la frase: ‘Paz mi Pez’.

LO MÁS VISTO