Revista Jet-Set

Philippe de Bélgica ¿heredero gay?

El futuro Rey de los Belgas, uno de los príncipes más discretos del mundo, protagoniza un escándalo a raíz de un libro que asegura que se casó con Mathilde d’Udekem para disimular su homosexualidad y no perder su derecho al trono.

Philippe de Bélgica ¿heredero gay?. Philippe se casó con la ambiciosa Mathilde presionado por su padre, mientras que ella aceptó el arreglo para salvar a su familia de la bancarrota, asegura el periodista Frédéric Deborsu. Foto: Look Press Agency

Philippe se casó con la ambiciosa Mathilde presionado por su padre, mientras que ella aceptó el arreglo para salvar a su familia de la bancarrota, asegura el periodista Frédéric Deborsu. Foto: Look Press Agency

La ola de desprestigio que azota a la realeza europea contagió al trono belga, cuyo heredero, el duque de Brabante, está por primera vez en el ojo del huracán por cuenta de un libro que les saca los trapos al sol a los Saxe-Coburg-Gotha. En Question(s) royale(s), el periodista Frédéric Deborsu asegura que “Philippe tenía un problema con las mujeres”. Con ninguna llegó a tener una relación seria, salvo para guardar las apariencias, continúa el autor, cuya afirmación más explosiva es que el mejor amigo del duque, el conde Thomas d’Ansembourg, fue en realidad su amante por años.

A finales de los 80, el príncipe cayó en una redada en un bar gay en Alemania y su padre, el actual rey Alberto II, empezó a presionarlo para que se casara. La supuesta homosexualidad de Philippe, incluso, llevó a su tío el rey Balduino, sin descendencia, a desistir de la idea de dejarlo en el trono y se decidió por Alberto.

El nuevo monarca le puso un ultimátum a su hijo: “O te casas o no serás rey”. Fue entonces cuando se le presentaron dos candidatas para un matrimonio arreglado: Mathilde d’Udekem y Stéphanie de Lalaing, quien le aconsejó: “Quédate con Mathilde, ella es lo suficientemente beata para ti”. Él le hizo caso y la escogida, de familia noble pero sin título, vio en el enlace la salvación para la bancarrota de su casa y el camino para el ansiado nombramiento de conde D’Udekem d’Acoz para su padre. La pareja se casó en 1999 y, según Deborsu, una pista de la farsa fue que no se besaron en los festejos. Además, sostiene, los cuatro hijos de los príncipes son fruto de la fertilización in vitro, pues entre ellos no hay sexo y estuvieron a punto de romper dos veces.

Deborsu, investigador de la cadena RTBF, se define como un monarquista y reitera que escribió el libro para que los belgas comprendan mejor al impopular Philippe, traumatizado desde la infancia por la falta de atención de sus padres, Alberto y Paola. Más bien, explica, a ellos lo único que les interesaba era destruirse mutuamente en una loca carrera por el que tuviera más amantes.

Por los mismos días en que Philippe desmentía estas versiones, el experto en realeza Thierry Debels anunciaba la publicación, en el 2013, de otra obra que corroborará la homosexualidad del heredero. Por lo demás, el escándalo le echa sal a la grave crisis política que podría terminar con la separación de Flandes, es decir, el fin del reino de Bélgica.

Otros Articulos