Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Pelé Tercera boda a los 75 años

Pelé Tercera boda a los 75 años

REVISTA JET-SET

El rey del fútbol volvió al altar con Marcia Cibele Aoki, una empresaria de origen japonés a la que le lleva un cuarto de siglo.
Pelé y Marcia Cibele Aoki minutos después de su boda el 11 de julio en Guarujá, Sao Paulo. Se conocieron en los años ochenta y se volvieron a encontrar por casualidad en un ascensor en 2010.
Por: Revista Jet-Set27/7/2016 00:00:00

El rey Pelé ha tenido una vida sentimental agitada, con matrimonios, divorcios y romances de todas las intensidades, pero esta vez asegura que encontró el amor para siempre, como se lo manifestó al diario O Estado, de Sao Paulo. La afortunada es Marcia Cibele Aoki, una exportadora e importadora de equipos para banquetes de 50 años, a quien juró amar “hasta que la muerte los separe” en Guarujá, un centro turístico en la costa paulista.

La ceremonia religiosa significó en realidad la bendición de la unión de dos que ya eran marido y mujer desde hacía alrededor de seis años y que al parecer están predestinados el uno para el otro. Pelé ha contado que se conocieron en la década de los ochenta en una fiesta en Nueva York. No está claro si el fuego se encendió desde ese momento, pero lo cierto es que un día de 2010, él se subió desprevenido al ascensor de su apartamento en Sao Paulo y allí se volvió a encontrar a Marcia. “Yo le conté que estaba remodelando mi apartamento y ella, recién separada, me invitó a ver la reforma del suyo. La japonesita me echó el lazo”, le explicó el futbolista a la revista Veja en 2012, año en que Pelé la presentó oficialmente como su compañera sentimental durante la gala de los premios Golden Foot, en Mónaco, donde alternaron con la princesa Estefanía.

El casamiento estaba fijado para 2014, pero una crisis de salud, por la cual el ídolo debió ser operado por afecciones renales y digestivas, dio al traste con los planes. Ese año, además, su hijo mayor, Edinho, fue condenado a 33 años de prisión por lavado de activos provenientes del narcotráfico. Al año siguiente, el campeón volvió al hospital para ser intervenido de la próstata, lo que volvió a retrasar el enlace. Finalmente, la pareja pudo consumar su sueño, a pocas semanas de la inauguración, en agosto próximo, de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, los primeros en América del Sur, una elección por la que él tanto luchó.

De acuerdo con la prensa local, a pesar de su carácter íntimo, el matrimonio no estuvo desprovisto de la fastuosidad propia de las grandes bodas del jet set. La estrella del fútbol y su mujer, además, contrataron los servicios de los mejores para atender a sus 100 invitados. La comida, por ejemplo, estuvo a cargo de Odilinha Hoehne, una renombrada cocinera de Santos, la ciudad que reina en el corazón del campeón, quien, además, alquiló un hotel completo para hospedar a sus convidados. La atención incluía los servicios de peluquería y maquillaje, para ahorrarles el natural asedio de la prensa, que lleva más de 50 años sedienta de registrar la vida y milagros del brasileño más popular del mundo y cuya fortuna asciende a unos 100 millones de dólares, según Forbes.

Al nuevo matrimonio de Pelé bien se le podría aplicar el dicho de ‘la tercera es la vencida’, aunque lo cierto es que han sido muchos más los intentos en el amor del delantero brasileño, reconocido como el más grande exponente del balompié de todos los tiempos, ganador tres veces de la Copa Mundo y considerado por la revista Time como una de las 100 personas más influyentes del siglo XX. Según el Libro Guinness de los Récords, los 1.281 goles que metió en 1.363 partidos durante su carrera lo convierten en el mayor anotador del planeta.

La primera de las tres bodas de Pelé, con Rosemeri dos Reis Cholbi, fue el primero de febrero de 1966 en Santos, cuando tenía 26 años y estaba en el mejor momento de su fama. Como afrodescendiente del último país de América que abolió la esclavitud, Edson Arantes Do Nascimento estaba a solo tres generaciones de sus ancestros que habían vivido en este deplorable sistema. Brillaba, además, como una especie de Mesías negro que superó los prejuicios raciales y se coronó como un verdadero ídolo global, pero el hecho de que hubiera tomado por esposa a una mujer blanca como Rosemeri causó duras críticas en la prensa brasileña, en momentos en que la lucha por los derechos civiles hacía historia en Estados Unidos.

Con el rey Pelé, Rosemeri recorrió el mundo entero y conoció a personajes de la talla del papa Paulo VI, pero también sufrió sinsabores, ya que le tocó presenciar la primera de sus quiebras económicas. Así mismo, antes de cumplir solo dos años de casados, él la engañó con la periodista Lenita Kurtz, con quien tuvo una hija, Flávia. Se divorciaron en 1982, luego de concebir tres hijos juntos: Kelly Cristina, Edinho y Jennifer.

Para ese momento él ya tenía amores con la cantante y presentadora de televisión Xuxa, con quien comenzó a salir cuando ella tenía 17 años y él 41. Con su fama y poder, Pelé fue determinante para convertir a la también modelo en una estrella internacional. Terminaron en 1986 y mientras que Xuxa fue a dar a los brazos de otra celebridad de los deportes de Brasil, el corredor de la Fórmula 1, Ayrton Senna, él se enamoró de otra gran belleza nacional, Flávia Cavalcanti, quien representó a su país en Miss Universo.

En 1994, Pelé conquistó a otra artista, la cantante de góspel Assíria Lemos Seixas, también psicóloga y madre de los gemelos Celeste y Joshua, concebidos por inseminación artificial, debido a que el jugador se había practicado una vasectomía. Joshua juega hoy en el Santos FC, donde comenzaron la gloria y las conquistas de su coqueto padre.

LO MÁS VISTO