Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Pedro Rojas de vuelta al erotismo

Pedro Rojas de vuelta al erotismo

Revista Jet-set

Es el maestro del Taller del Alumbrador. Su experiencia de más de 20 años en el conocimiento del cuerpo humano se traduce en su más reciente curso, El retorno a la fuente, con el que promete acercar a las personas a su sexualidad de una forma placentera y sin reservas.
Pedro Rojas Posada es hermano del médico Santiago Rojas y también se unió a la vena esotérica que se despertó en la familia, cuando uno de los hermanos se enfermó de asma. Foto: ©Camila Reina/14.
Por: Edición 29123/9/2014 00:00:00
Pedro G. Rojas Posada es un ser de luz. Escribe su nombre con 17 letras porque este es el número del arcano mayor del tarot: las estrellas; y también se hace llamar “el Alumbrador”, ya que su labor es ayudar a otros a iluminar sus vidas. A este terapeuta corporal bioenergético, que ya cumple dos décadas enseñándoles a las personas cómo usar su cuerpo para superar los traumas del pasado, todavía le cuesta salir de la sombra y que lo reconozcan como a su hermano mayor, el médico alternativo Santiago Rojas. Sin embargo, por estos días está empeñado en invitar a la gente a que haga un viaje corporal a las raíces del erotismo, a hacer El retorno a la fuente: un taller de ejercicios enfocados en mejorar la sexualidad.

¿Y es que los colombianos somos mojigatos? De dientes para afuera sí. Somos un país esquizoide, es decir, dividido. Predicamos mucho, pero al final hacemos cosas muy distintas a lo que decimos, y la sexualidad no se escapa de eso. Para saber cómo es realmente la vida sexual de una persona no hay que creerle todo lo que habla sobre el tema, dicen más sus hábitos corporales: la manera como se mueve, respira, mira y la conformación de su pelvis.

“El máximo grado de placer que puede sentir un adulto es a través de la energía sexual”, dice Pedro, pero aclara que debido a la crianza, generamos miedos y barreras a muchas sensaciones que provienen del sexo. Para él lo ideal es aprender a alcanzar el clímax de la experiencia sexual, y no se refiere al orgasmo únicamente, sino también a la capacidad de disfrutar plenamente de la entrega del cuerpo y el corazón a otro ser humano.

Cuenta que hay personas que llegan al Taller del Alumbrador, su casa en el barrio La Castellana, con la idea de que van a descubrir cómo tener orgasmos más largos o una erección potente, “y eso se puede lograr, pero

finalmente son clichés. Lo fundamental es reconocer que el cuerpo está hecho para disfrutar y que se puede hacer de una manera muy natural, sin elementos extraordinarios”.

Este taller que dirige Pedro será el primero de los que ha hecho enfocado en la sexualidad, en el que los participantes se van a llevar herramientas para aplicar en la vida cotidiana. Se ejercitarán en algo esencial en la vida sexual: la capacidad de soltar el control y entregarse. También se irán con el conocimiento de cómo estimular el contacto físico de una manera placentera. Además, estarán más atentos a escuchar al cuerpo cuando se exprese a través de síntomas que evidencian enfermedades causadas por el estrés: “Hablando en términos muy coloquiales, cuando uno se ha echado un muy buen polvo, no le duele nada, no tiene ganas de pelear y todo le parece bonito. Porque su cuerpo queda pleno de endorfinas, los opiáceos naturales que produce el cerebro, que nos relajan y nos hacen felices”.

Desde 2012 Pedro es el representante en Colombia de la Organización TRE (tension and trauma releasing exercises) Internacional, pioneros en una técnica de ejercicios, basados en temblores musculares, que ayudan a liberarse de las tensiones. Él es de los que piensan que no es que los humanos hayan hecho mal la tarea, sino que son un producto muy nuevo de la creación y que tienen un camino muy largo que recorrer, si antes no acaban con el planeta. “Creo que estamos en una crisis basada en el culto que le hemos dado a la razón y en el desprecio que hemos hecho por la naturaleza”. Por eso está en la corriente de rescatar el cuerpo. Su invitación, el 11 y 12 de octubre, es para parejas, pero también para personas solas de cualquier condición física y orientación sexual. “Antes de pensar en lo que los demás me van a dar, el propósito del taller es hacerlos conscientes de que cada uno es responsable de su felicidad, nadie más”.
LO MÁS VISTO