Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Paulina Rubio y Nicolás Vallejo-Nágera divorcio de telenovela

Paulina Rubio y Nicolás Vallejo-Nágera divorcio de telenovela

Revista Jet-Set

La artista mexicana se niega rotundamente a ceder a las pretensiones de su expareja, quien le pide la mitad de su fortuna para finiquitar legalmente su amarga ruptura.
Nicolás cree que merece que Paulina le reconozca con plata el tiempo que cuidó de su hijo, Andrea Nicolás, mientras ella cumplía con sus compromisos artísticos. Paulina no baja a Nicolás de “vago” y “mantenido” y le exige que trabaje para poder salir de Estados Unidos con Andrea Nicolás. Foto: Look Press Agency.
Por: 19/11/2012 00:00:00
El divorcio de la artista y el empresario español es en este momento el más agrio del jet-set porque en su demanda de separación, Colate, como se le conoce familiarmente a Vallejo-Nágera, le solicitó a Paulina una pensión compensatoria, un seguro de vida para él y su único hijo, Andrea Nicolás, y la mitad de la casa que compartieron en Miami. Pero la exigencia más grande es que le traspase el cincuenta por ciento de lo que ganó en los cinco años que estuvieron casados, lo cual puso a temblar de la furia a la célebre Chica Dorada. Según el portal Vanitatis, los problemas comenzaron cuando él se dio cuenta de que todas las propiedades que supuestamente tiene Rubio en Florida, en cuyas cortes se ventila el caso, están a nombre de su madre, la actriz Susana Dosamantes.

Paulina, quien asegura que Colate no trabajó más apenas se casaron y vivía de ella, no solo se niega a darle lo que quiere, sino que le exige que consiga un empleo estable para viajar fuera de Miami con Andrea Nicolás, de 2 años.

Colate argumenta que si se apartó de sus actividades, fue porque se dedicó a cuidar de Andrea, mientras que Paulina cumplía con sus compromisos artísticos. “Solo he pedido una pensión para mi hijo igual que Paulina me la pide a mí. Yo me busco la vida como todo el mundo y no soy un vago. Claro que tengo mis negocios y hay temporadas mejores que otras. En el caso de que no fuera así, mi familia me ayudaría si lo necesitara”, le dijo a Vanitatis.

El drama, digno de una telenovela, está que arde y va para largo tanto en tiempo como en gastos judiciales y de abogados. Solo la primera cita en que las negociaciones de doce horas no llegaron a nada les costó veinte mil dólares, o sea, más de 36 millones de pesos.
LO MÁS VISTO