Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Paula Andrea Betancur: “Es mejor estar sola que mal acompañada”

Paula Andrea Betancur: “Es mejor estar sola que mal acompañada”

Revista Jet-Set

Cinco años después de un sonado divorcio, la virreina universal de belleza vuelve a estar sola y tranquila. Sus prioridades son sus tres hijos y su trabajo. Dicta talleres de etiqueta y protocolo y es una de las socias del restaurante-museo Soccer Club Resto-Bar.
Su casa en el campo, al lado de sus tres hijos y sus gatos, Aarón y Aquiles, es el lugar donde encuentra la verdadera paz. Foto: Cámara Lúcida/12.
Por: 22/8/2012 00:00:00
Después de cerrar el duro capítulo de su divorcio, la exreina confiesa que ya no cree en el príncipe azul. Ahora está sola y concentrada en sacar adelante su empresa, con la que presenta eventos y dicta talleres de etiqueta y protocolo, y Soccer Club Resto-Bar, el restaurante-museo con piezas y objetos de fútbol originales, en el que es socia de Mauricio El Chicho Serna, El Pibe Valderrama, Óscar Córdoba, entre otros. Su motivación para trabajar son sus tres hijos: Mateo, de 15 años; Salomé, de 14, y Simón, de 13.

Todas las tardes los recoge del colegio, les dirige las tareas, los lleva a sus clases de baile o de música, cenan juntos y los fines de semana van a cine o se arrunchan en su cama a ver películas. Hace 19 años vive en una casa colonial en el Alto de las Palmas, en Medellín, rodeada de naturaleza. Reconoce que ser madre cabeza de familia de tres adolescentes no ha sido fácil. “Están pasando por un cambio hormonal y son indescifrables: un día te aman y al otro te odian. En general no me puedo quejar porque son niños juiciosos, tranquilos, que se dejan guiar; pero a veces no falta la mirada fea o la respuesta maluca”.

Sobre las causas de su mediático divorcio con el publicista Juan Carlos Villegas, a quien conoció a los 16 años, prefiere guardar silencio. “Es un tema que ya pasó a la historia y es parte de mi pasado, no vale la pena retomarlo”.
 
¿El divorcio le cambió la percepción del amor?
—No, para nada. Cuando el amor se acaba, se acaba, y eso no tiene nada que ver con que uno crea que no puede volverse a enamorar. Los fracasos forman parte de un aprendizaje. Cuando uno pasa por una separación hay situaciones que no desea volver a vivir. Ya no es como ese amor inmaduro de juventud , en la medida en que uno crece va conociéndose más y sabe lo que permitiría y lo que no… Es mejor estar solo que mal acompañado.

¿Y qué es lo que no permitiría ahora? —En este momento no permitiría estar con una persona que no fuera detallista, amorosa, con la que me sienta respaldada. Y cuando digo detallista no me refiero al aspecto netamente material, sino a un mensaje de texto con un “buenos días”, a un beso, esas cosas simples de la vida.
 
¿Ha contemplado la posibilidad de volverse a casar?
—Estoy sola y me siento tranquila así. Estoy en proceso de anular mi matrimonio. No digo que no, pero tampoco lo tengo entre mis planes. Vivo el día a día, uno no sabe, de pronto me vuelvo a enamorar profundamente de alguien para tener una vida en pareja y una rutina de convivencia. Aunque me parece un poco difícil por mis hijos.

¿Qué tanto pesan ellos en la decisión de volver a tener una pareja? —Mucho. Hay cosas que no puedo hacer por respeto a mis hijos. Finalmente quien esté conmigo tiene que aceptar que soy mujer y mamá. Para mí es muy importante que mi pareja lleve una relación cordial con ellos y, aunque no es necesario que haya amor o cariño, sí tiene que haber respeto.

¿Cómo son sus hijos? —Son polos opuestos. Mateo es romántico, enamoradísimo, le gusta la poesía y cuando peleamos me escribe unas cartas pidiéndome perdón que me hacen llorar. Salomé es la princesa del hogar,si me voy de viaje, ella administra perfectamente la casa. Simón vive en un mundo de fantasía y tiene una energía extraordinaria, le fascina la naturaleza.

¿Su título de virreina universal de belleza intimida a los hombres? —Nunca me he fijado en eso, pero si lo pienso bien, creo que eso sí cohíbe un poco porque te ven como una persona inalcanzable.

¿Cómo cuida su cuerpo? —Trato de comer constantemente para que el metabolismo no se vuelva lento. Me aplicó Bótox y me encanta porque pienso que es una herramienta para demorar las arrugas. Además voy al dermatólogo con frecuencia para que me hidrate la piel y me haga limpieza. Me gusta probar todas las máquinas y les tengo mucho miedo a las cirugías y tratamientos invasivos.
LO MÁS VISTO