Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Paco Roncero la estrella  de ‘MasterChef’

Paco Roncero la estrella de ‘MasterChef’

Revista Jet-set

Curtido en las cocinas de El Bulli, Zalacaín o el hotel Ritz, Paco Roncero es uno de los chefs más famosos de España. Tuvo en sus manos la cena de gala previa a la boda real del rey Felipe de Borbón y Letizia Ortiz, y ahora será uno de los jurados de MasterChef, el reality de cocina del Canal RCN .
En febrero, Paco Roncero inaugurará la tercera planta de su restaurante Versión Original, ubicado en la Zona G de Bogotá, donde montará su taller gastronómico. Foto: ©Imagen Reina/14.
Por: Edición 2987/1/2015 00:00:00
El chef español galardonado con dos estrellas Michelin y tres soles de la Guía Repsol por su restaurante La Terraza del Casino, en Madrid, será uno de los jurados de MasterChef, el reality de cocina del Canal RCN que se estrena en enero. Paco está convencido de que van a superar el rating de La prueba, de Caracol. “La verdad, vi dos programas y no me gustaron. Hay muy poca cocina. Además, las confrontaciones entre los mentores son innecesarias”, dice sin titubear. Paco ha hecho una muy buena amistad con Jorge Rausch y Nicolás de Zubiría, los otros dos jurados. “Lo mejor es que ninguno está aquí por figurar. Los tres tenemos nuestro carácter y cuando no nos gusta algo lo decimos, y cuando hay que felicitar también lo hacemos”. El cocinero tiene una personalidad bonachona pero se “cabrea” cuando tiene que repetir una y otra vez la misma cosa.

Roncero fue uno de los tres chefs que el rey Felipe de Borbón y Letizia Ortiz escogieron para que prepararan la cena de gala previa a su matrimonio a la que asistieron 400 selectísimos invitados. La pareja real contrató a los mejores cocineros de España: Ferran Adrià, Juan Mari Arzak y Paco, quien era el más joven de los tres pero se perfilaba como la siguiente gran figura de la cocina española. “Mi carrera se divide en antes y después de este momento. Luego tuve la oportunidad de cocinar muchas veces para la casa real y me gusta, porque me siento muy identificado con todo lo que es la marca España”, dice.

Lleva 23 años trabajando en el Casino de Madrid donde comenzó como ayudante de cocina. Aunque ha tenido una carrera exitosa en España, donde dirige tres restaurantes, tomó la decisión de expandirse pues considera que es hora de que el mundo conozca las nuevas propuestas de la gastronomía de su país. Tiene dos restaurantes en Ibiza, uno en Shanghái y en junio inauguró, con otros socios, V.O.

–Versión Original– en la Zona G de Bogotá. En el primer piso montó un gastrobar de tapas y en el segundo un restaurante casual donde se puede encontrar un plato de merluza con crema de vainas verdes o un carpaccio de setas. En febrero abrirá, en el tercero, un taller donde sus comensales podrán jugar con los sentidos y conocer su estilo. “A los colombianos les gusta mucho tapear”, dice.

Antes de aportarle a Colombia, Roncero recorrió gran parte de la geografía del país –estuvo en La Guajira, Amazonas y el Pacífico– en busca de ingredientes que conjugaran bien con los íconos de la comida española como la paella o la tortilla que él sirve en una copa de Martini. “Mi cocina se caracteriza por ser sencilla, enfocada en la materia prima, en el sabor y en la técnica, no en la mezcla”. Como buen español, su fetiche es el aceite de oliva, que está en todas sus preparaciones, y su comida predilecta son los guisos. Es un pupilo aventajado del célebre chef Ferran Adrià. “De él aprendí que uno tiene que divertirse con lo que hace”. Su trabajo, al igual que el de Adrià, el padre de la cocina molecular, se basa en la investigación, la experimentación y en la creatividad. “Cuando le conté a mi papá que iba a ser cocinero se cabreó, pues en aquella época no era bien visto. Insistí hasta que me dijo: ‘Hazlo, pero te pido que intentes ser el mejor y no te quemes las pestañas en los fogones’”. Su hijo, Javier, estudia en la Escuela de Hostelería de Madrid; y María, la menor, en un futuro también quiere dedicarse a la gastronomía”.

Este chef, que se ha acostumbrado al flash de las cámaras, cuida su alimentación y su figura. “Los cocineros, debido a nuestro trabajo, comemos a deshoras y nos mantenemos picando todo el día”. En 2008 pesaba 108 kilos. “Llegó un momento de mi vida que tenía mucho éxito profesional pero me sentía vacío, todo era trabajo, dejé a un lado a mi familia y descuidé mi bienestar”. Empezó a hacer ejercicio y a correr, y se dio cuenta que eso lo liberaba del estrés. Desde entonces ha bajado 35 kilos y tiene un cuerpo atlético que lo llevó a ser portada de la revista Men’s Health. En su libro Comer, correr y ser feliz cuenta cómo lo logró y da recetas saludables.

Ahora que vive en Bogotá madruga por lo menos tres veces a la semana para ir al gimnasio con Claudia Bahamón, la presentadora de MasterChef. Paco sigue trabajando como un loco, pero siempre saca tiempo para el deporte. “He metido en esto a toda la familia y a los cocineros, en cuanto se descuidan, los tengo corriendo”, bromea.
LO MÁS VISTO