Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Pablo Escobar ataca en Netflix

Pablo Escobar ataca en Netflix

Revista Jet-set

La exitosa plataforma digital de cine y televisión estrenará la serie Narcos, inspirada en Escobar. La producción que se graba en Colombia forma parte de la “escobarmanía” que se tomó el séptimo arte con Benicio del Toro en Escobar: Lost Paradise, y John Leguizamo en King of Cocaine.
El actor brasileño Wagner Moura (arriba) concibió el papel de Pablo Escobar a partir de los libros, archivos de los medios de comunicación y documentales que registraron el régimen de error que implantó el narcotraficante en los años 80. Foto: AFP.
Por: Edición 29322/10/2014 00:00:00
El régimen de terror que sembró Pablo Escobar fue condenado recientemente por su propio hijo, el joven arquitecto que se rebautizó con el nombre de Sebastián Marroquín. “Mi padre no fue un gran contribuyente a la paz y dejó a su paso una cultura de violencia y de ausencia de valores humanos que acabó con los sueños de colombianos”, escribió hace poco en su blog. El dedo señalador contra el narcotraficante no solo fue levantado por su propia familia, sino por los productores de la serie Narcos, que será emitida en 2015 a través de la plataforma Netflix. El dramatizado con visos épicos se rueda bajo estricto sigilo en varias locaciones de Medellín, Bogotá y Cartagena.

“Nuestra idea es contar la verdadera historia de cómo la cocaína se volvió un problema tan grande en Estados Unidos y Europa. El comienzo de todo en la ciudad antioqueña”, dijo su director, el brasileño José Padilha, cuyo prestigio se labró con la cinta Tropa de élite y luego se afianzó con la nueva versión de Robocop. Los productores de la firma Gaumont International TV, que concibieron la historia, decidieron grabar en Colombia para obtener los beneficios de la ley de cine que impulsó la directora de Proimágenes, Claudia Triana. Es decir que en calidad de realizadores extranjeros recibirán incentivos como la devolución de hasta el 40 por ciento del dinero invertido durante el rodaje en el territorio nacional. Esta norma también favoreció al equipo del film Los 33, con el español Antonio Banderas, que revivió el sufrimiento de los mineros de Chile que quedaron atrapados bajo tierra.

La gente que se encuentra tras bambalinas en el proyecto de Narcos –incluyendo a Padilha y el director de contenidos de Netflix, Ted Sarandos– se reunió con el presidente Juan Manuel Santos y algunos miembros de su gabinete como la ministra de Comercio, Cecilia Álvarez; Mariana Garcés, de la cartera de Cultura, y Diego Molano, de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones.

A pesar de que esta historia de diez capítulos pondrá el dedo en las heridas que abrió el narcotráfico en los años 80, el Gobierno colombiano le dio un espaldarazo incondicional al asumir que el país obtendrá el estatus de destino donde rodar más producciones televisivas y cinematográficas. Debido a que esa guerra será contada a partir de la mirada de un grupo de realizadores extranjeros, no se sabe si Narcos hará una radiografía de la narcocultura colombiana con sus corridos mexicanos, hombres abusadores, violentos y de estética recargada.

El actor Wagner Moura, también de Brasil, encarnará a Pablo Escobar, con el reto de que deberá crear una versión del narcotraficante muy diferente a la que concibió Benicio del Toro en Escobar: Lost Paradise, que arrancó el aplauso entusiasta incluso de directores como Francis Ford Coppola y la crítica europea. Del Toro habló de su polémico personaje en el reciente Festival de Cine de San Sebastián, España: “Al interpretarlo sentí el dolor que vivió Colombia. Pablo fue como el Guasón de Batman. Arrodilló al Gobierno de un país”. Escobar: Lost Paradise, arranca en el esplendor del narcotraficante como senador suplente y su posterior caída.

Como era de esperarse, la serie de Netflix también abordará tangencialmente la cercanía del antioqueño con las esferas gubernamentales, un elemento político que no podía dejar de lado después del éxito de producciones como House of Cards, con el galardonado Kevin Spacey, un thriller que esculca la ambición y debilidades de los hombres del poder. Esta plataforma digital de seriados y películas, que comenzó como un negocio de alquiler de DVD por Internet y 30 empleados, hoy tiene 50 millones de abonados en 50 países del mundo, con posibilidades de crecer aún más por la proximidad de su conquista a Asia. Netflix implica una fórmula revolucionaria de ver televisión con más de mil millones de horas entre series y filmes de todos los géneros.

La “escobarmanía” se apoderó del séptimo arte, y con creces, al punto de que lo convirtió en el villano de moda. Tal como difundieron medios de la importancia de la revista Variety, el colombiano John Leguizamo también lo encarnará en la producción que llevará el nombre tentativo de King of Cocaine; esta, según información no confirmada, sería rodada en Medellín. “Me querían quitar el papel. Para el casting me puse una peluca y un bigote parecido al de Escobar y convencí al director”, dijo Leguizamo.

Pablo Escobar dejó una estela de sangre y de dolor, aún imborrable, o por lo menos seguirá viva mientras exista el cine y la televisión.
LO MÁS VISTO