Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Natalia Ponce de León: su tragedia movilizó a todo Colombia

Natalia Ponce de León: su tragedia movilizó a todo Colombia

Revista Jet-Set

Hasta la semana pasada era un nombre que apenas conocían familiares y amigos. Hoy el país entero la identifica como la más reciente víctima de un ataque con ácido. La reacción popular ha cobijado a su familia en rechazo contra la violencia. Esta es Natalia vista por la gente que la quiere.
Su familia describe a Natalia como una mujer guerrera, de un espíritu inquebrantable que va a salir de esto. Foto: Archivo Particular
Por: Edición 2807/4/2014 00:00:00
El pasado 27 de marzo un hombre que se hizo pasar por un amigo de Natalia Ponce de León la llamó por el citófono del apartamento de su mamá. Las dos trabajaban en su negocio de uniformes, y la hija bajó a atender al supuesto conocido. El criminal que la emboscó le arrojó una mezcla de ácido sulfúrico con pegante. Los médicos que la tratan en el Hospital Simón Bolívar calculan que la sustancia le ocasionó quemaduras de tercer grado en el 24 por ciento de su cuerpo, incluido su rostro. La familia ha desmentido que vaya a perder uno de sus ojos, pero no niegan que el daño es severo.

La mamá de Natalia, Julia Cristina Gutiérrez de Piñeres, se ha convertido en la vocera de la familia, y el rostro visible de este drama. Padece de un enfisema desde hace un tiempo y el día del accidente tuvo una molestia cardiaca que confundieron inicialmente con un infarto. Solo fue la descarga de tristeza frente al acontecimiento. En declaraciones para Caracol Radio, contaba: “la primera vez que entré a verla no sabía si tocarla, pero la jefa de cirugía me dijo que podía hacerlo, le cogí la mano y pude consentirla”.

Natalia tiene 33 años, empezó a estudiar psicología en la Universidad de la Sabana, pero no le gustó y se cambió a medios audiovisuales en el Politécnico. Está llena de amigos y de familiares que la cubren y protegen como un ejército. Además de las 25 mil personas que se han unido al grupo de Facebook Todos con Natalia Ponce.

Una de sus primas más cercanas, quien prefirió mantener su nombre en reserva, la describe: “ella era una princesa cuando chiquita, una muñequita, como una tacita de porcelana, mientras todos los demás primos éramos de combate. Pero Natalia fue cambiando con el tiempo. Empezamos a viajar, y se fue adaptando. Cargaba las maletas, no se quejaba por las incomodidades, dormía en hamaca y si había que pasar sin bañarse lo hacía”.

Con los años se convirtió en una muy buena bailarina de salsa. Tuvo varios novios con quienes conserva una buena amistad. Ahora tiene una relación sentimental con Daniel Arenas, director de cine vinculado a La Guapa Films, con quien lleva ya poco más de un año, todavía sin planes de matrimonio. Natalia se independizó hace alrededor de tres meses. Su prima recuerda: “Naty estaba feliz de haberse ido a vivir sola, de tener su propio espacio. Siempre ha sido muy independiente, desde pequeña se ha pagado sus cosas: trabajaba en un café, vendía chaquetas para el prom del colegio. Ahorró para irse a Londres a estudiar inglés, y allá también trabajó de mesera para pagarse sus viajes y no molestar a su familia aquí en Bogotá”.

Para Mónica, otra de sus primas más queridas, el panorama no es tan desolador: “ella es una guerrera, siempre lo ha sido. Con los años se fue endureciendo y ahora es irrompible. La vida sigue, a Natalia le tocaron la piel, pero no le tocaron el alma ni su esencia. Ella va a sobreponerse a esto. Por lo poco que me ha dicho, porque aún no puede hablar mucho, sé que quiere salir a brincar a hacer las cosas de antes”.

Camilo, su hermano menor, dice que es la mejor hermana del mundo. “Somos muy cercanos, ella me lleva tres años, pero siempre hemos estado ahí. Es de una fortaleza admirable. No deja que nada la tumbe. Esta familia ha pasado por cosas duras antes, y hemos salido adelante, esta no va a ser la diferencia. Es un momento duro que tenemos que superar. Hay días de mucha tristeza, y otros donde vemos el panorama más claro, con más esperanza”. Él la ve tranquila, a pesar de todo. “Ella sabe lo que le pasó. Tiene mucha rabia, como todos nosotros, pero al mismo tiempo quiere salir adelante. Creo que Natalia no está consciente de todo el revuelo que se ha armado alrededor de su caso y del apoyo nacional e internacional que ha recibido. Se va a sorprender cuando salga de la clínica y vea todo esto”.

Hay todo un movimiento de solidaridad alrededor de Natalia: existen varias cuentas abiertas destinadas a recoger donaciones para pagar los tratamientos médicos. Camilo explica: “la gente cree que porque tenemos apellidos como Ponce de León y Gutiérrez de Piñeres somos ricos, pero la verdad es que nosotros vivimos de nuestro trabajo, como cualquiera, no tenemos los recursos que la gente cree”. Cuenta que su hermana ya le dijo que quiere hacer un documental con su historia. “Pretende volver esta tragedia una oportunidad. Para mí es como si Dios le estuviera proponiendo un nuevo plan de vida”.

Él cuenta que cuando estaba en la clínica se le acercó alguien que lo abrazó y le dijo: “yo no lo conozco pero también soy fotógrafo y puede contar conmigo. Hagamos algo con todo esto”. Por ahora, la idea es montar una exposición con algunas de las víctimas en Colombia atacadas con ácido, hacer una muestra de imágenes expuestas en espacios urbanos para crear conciencia y reforzar la urgencia de que hay que hacer algo. Que esta agresión contra una mujer va a servir para alertar, alarmar y tomar acciones. Que lo de Natalia no se puede repetir.
LO MÁS VISTO