Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Nacho Vidal se aburrió del sexo

Nacho Vidal se aburrió del sexo

Revista Jet-Set

El actor porno más famoso de los últimos años, a quien la prensa le atribuye unas cinco mil amantes, decidió vivir un proceso de abstinencia sexual. Sin embargo, dentro de poco lanzará su marca de preservativos y presentará un documental con el que busca limpiar su nombre.
Los vacíos que ha tenido como actor porno le quitaron las ganas de tener sexo, pero nunca la mordacidad y la risa.
Por: Edición 27614/2/2014 00:00:00
Suena increíble, pero el actor español Nacho Vidal, considerado el rey del porno, tomó la decisión de no tener más sexo. Sin embargo, este alto que lo obligó a marginarse de los estudios de filmación no lo sacará de la industria pornográfica, y menos de los millones que mueven los negocios que giran en torno a las relaciones sexuales. En pocos días, el polémico artista lanzará una línea de preservativos y presentará un documental biográfico. Esta redirección que le dio a su vida coincide con la separación de su esposa, la colombiana Franceska Jaimes.

¿Tiene preservativos en la billetera? –No, porque en estos momentos estoy pasando una época de sequía. No quiero tener sexo con nadie, ni masturbarme.

Muchos no toman en serio esta decisión. Recuerde que usted es considerado el rey del porno. –Me he cansado del sexo sin amor. Tengo muchos vacíos. La separación de mi mujer me llevó a querer ser más selectivo. Lo mejor es parar la exploración sexual.

¿Cuánto podrá sobrevivir sin sexo?
–Muchísimo tiempo. El sexo está sobrevalorado. Todos hablamos de sexo, sexo, sexo…, pero en realidad, disfrutamos más del amor.

¿Y durante esos vacíos por la sexualidad desenfrenada, le pidió perdón a Dios?
–Para mí, el único Dios que existe es mi madre, quien me ha dado la vida. Quiero creer que el Dios creador es la naturaleza que puedo ver y tocar. En estos momentos difíciles no he sentido el llamado de un ser supremo o divino. Las religiones son inventos culturales del hombre.

Si su madre es su Dios, usted debe tener un Edipo muy fuerte. –Pero, cómo no tenerlo, si me ha dado la vida. Con ese apego a la mamá no entiendo por qué no fui gay o bisexual. Hubiera sido divertido tener sexo con hombres y mujeres a la vez.

Los psicólogos aseguran que una vida sin sexo genera neurosis e histerias. –No, eso es mentira. Tengo un amigo que lleva 18 años sin tener relaciones sexuales y está feliz. Me dice que se acostará con alguien pero solo para sentir la ternura de la primera vez. Al igual que él, estoy mamado del sexo. Necesito enfocar esa energía hacia el deporte, los hijos, el trabajo, la espiritualidad, los amigos…

¿Es consciente de que por lo menos en nuestro país existe un desprecio por actores que se han dedicado al cine porno? –Sí, pero en España no pasa eso. La gente se toma fotos conmigo e incluso me piden posar con sus hijos. Colombia es un gran país, pero todavía tiene cuatro mojigatos. Hay doble moral.

¿Con sus tres hijos –de 7, 6 y 4 años– habla de sexo? –Todavía no, pero saben quién es Nacho Vidal y les gusta, porque ese nombre nos ha dado para comer. En mi casa no hay películas, ni revistas porno. Lo único fálico que tengo es el frasco de mi perfume que tiene forma de pene.

¿Sus hijos le han preguntado de dónde nacen los niños? –No todavía, pero les he enseñado a mirar la desnudez sin prejuicio. Vamos a las playas nudistas en familia.

Su visita a Colombia coincide con su campaña a favor del uso de preservativos en la industria pornográfica.
–A mi edad, con 40 años recién cumplidos, me he dado cuenta de las barbaridades que he hecho a nivel sexual. Era un kamikaze que ponía en riesgo la vida. Este año en Estados Unidos los actores de las cintas XXX han estado en peligro: hubo 300 casos de sífilis y cuatro de sida en la industria del porno.

¿La gente del común tiene conciencia del uso del preservativo? –El sexo, ya sea en mi trabajo o fuera de él, no es un juego. Quiero que haya una legislación para el uso del condón en las películas de sexo explícito y que de paso sirva para que nuestros seguidores tomen conciencia de la protección sexual.

¿Ha encontrado trabas en esta campaña?
–Claro. Hay productores que no quieren ver preservativos. Pero, yo soy Nacho Vidal y pongo condiciones en mi trabajo. Protegerse es necesario y por eso lanzaré una línea de preservativos que tendrán el respaldo de mi nombre.

También lanzará un documental de su vida. –Lo hice porque me cansé de la imagen de actor porno. Es un trabajo muy serio que presentaré en el Festival de Cine de Málaga. Durante cuatro meses, una cámara siguió mis pasos incluyendo a mi familia y amigos. Filmé 400 horas. Después realizaré un reality para televisión.

En este documental le escribe una carta a su padre, con quien tuvo una relación distante. ¿Acaso fue por su trabajo en el porno? –Él era ingeniero industrial y siempre estaba viajando. No fue un padre que me enseñó a montar bicicleta. Tampoco iba a las reuniones de mi colegio. Luego se enfermó y no teníamos conversación. Ahora pienso que debí acercármele para ser más papá e hijo.

En esta producción biográfica, usted no hace concesiones con lenguajes adornados. Habla de usted mismo de manera fuerte y directa. –Digo que soy una puta porque me vendí por sexo. Me han pagado por exhibir mi cuerpo.

Pero le pagaban por pasarla bueno en la cama. –No hay dinero que pague por tener sexo. No creas, entré a muchos túneles negros.
LO MÁS VISTO