Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Motty Srour: El rey de la moda en Cartagena

Motty Srour: El rey de la moda en Cartagena

Revista Jet-Set

Bajo la batuta de este mercader del mundo, la marca Salomón-Azulu amplía su concepto con St. Dom, una tienda multimarca ubicada en la calle más exclusiva de La Heroica, que ya ha sido destacada en Forbes y en The New York Times.
Motty Srour siempre está de gira por sus almacenes Azulu en Cartagena, Cali, San Andrés y Bogotá. Tiene planeado abrir próximamente en Barranquilla. Foto: ©Andrés Rozo/14
Por: Edición 28524/6/2014 00:00:00
Motty Srour ha pasado la mayor parte de su vida de gira por el mundo gracias al legado empresarial de sus padres, Salomón y Mary Srour. La producción de los diseños de la ropa y los accesorios de Azulu, en Asia, Europa y Estados Unidos, está bajo su experta mirada. Este hombre a quien no se le puede adivinar fácilmente el origen, ya que su acento es producto de una mezcla de culturas, es el alma viajera de la familia que inició un imperio de moda en la Cali de finales de los años 70 y lo extendió a San Andrés. Los turistas de todo el país que visitaban la isla no se iban sin antes hacer compras en Salomón.

Durante su infancia y adolescencia, Motty nunca vivió más de un año en un mismo país, y antes que desestabilizarlo en su formación, le enseñó acerca de lo que mueve al ser humano. “Me gusta conocer cómo funcionan las economías, la gastronomía y la moda en el mundo”, dice. A los 48 años es la representación moderna de los comerciantes que atravesaban los mares en busca de mercancías y novedades. Cuando está en Tailandia, Camboya o Vietnam le encanta parar en los puestos callejeros, antes que acudir a las tiendas de marcas internacionales y a los grandes restaurantes. Lo más raro que ha comido son larvas de abeja, que sacan vivas del panal: “Son dulcecitas”, recuerda.

Cuando anda de rumba prefiere las bandas de rock clásico como Led Zeppelin, Queen o The Rolling Stones. Pero igual, a este romántico, que no descarta la idea de hacer una familia, le gusta el new wave de los 80. Se queja de que sus relaciones de pareja se terminan no porque ya no se quieran, sino porque la distancia las va enfriando. Tiene una muy buena amistad con Claudia Gurisatti, la mamá de su hija, Hanna: “La adoro, es una gran persona. Cómo no estar agradecido con ella si me ha dado el regalo más lindo de la vida”, cuenta. La pequeña de 7 años le ha cambiado el rumbo a este trotamundos, quien disfruta las vacaciones llevándola a montar en elefantes en Tailandia, a pasear en moto por París, o a hacer tours gastronómicos, de museos y templos.

¿Dónde queda su casa? Dice que ahora está entre Asia y Colombia. Cuando viene por un mes al país pasa unos días en los almacenes Azulu de Bogotá, otros en Medellín, una semana en Cartagena o en Cali, y un tiempo en San Andrés. Siempre está pensando en ampliar su negocio, y al lado de su hermano Alex Srour, gerente de mercadeo y diseñador gráfico, y de su cuñada la croata Maya Memovic, directora creativa de la marca, están frente a un nuevo reto. A finales de abril abrieron St. Dom, una tienda estilo resort ubicada en la esquina más trendy de Cartagena, en plena calle Santo Domingo, que ha sido reseñada en las separatas de viajes y estilo de vida de publicaciones internacionales. Anne Abel, columnista de la revista Forbes, recomienda a sus lectores pasar un fin de semana en Cartagena, y dice que entre las mejores tiendas de la ciudad se encuentra “el recién inaugurado St. Dom, el Colette de Cartagena, que vende joyería y piezas de decoración para la casa”. Maura Egan escribió en The New York Times que la tienda cuenta con diseñadores de moda de vanguardia como Polite, Lobo Rosa y Kika Vargas. “También encontrará una mezcla bien curada de libros de arte, muebles y cerámicas de artesanos locales”, finaliza.

Para Motty este nuevo proyecto con el que apoyan el talento nacional significa un gran avance, ya que su tradición empresarial ha sido de importaciones.
LO MÁS VISTO