Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Modelos de importación

Modelos de importación

Revista Jet-set

La agencia Grupo 4, de Adriana Arboleda, Carolina Castro, Ingrid Wobst y Tony Marques, le apuesta a dos modelos extranjeros. Uno de Venezuela, que se hizo famoso por el comercial de Open English, y otro de la convulsionada Siria, donde esta profesión es rechazada por los grupos musulmanes extremistas.
El comunicador social quiere especializarse en presentación de programas de televisión. Está estudiando en Bogotá oratoria y dicción para tratar de neutralizar su acento caraqueño. Foto: ©Imagen Reina/13.
Por: Edición 27023/10/2013 00:00:00
Adrián Lara
El venezolano de Open English
Para Adrián Lara es muy difícil pasar desapercibido, y no solo es por su pinta de galán y sus 185 centímetros de estatura, sino porque es el reconocido Wachu de los comerciales de Open English. Es venezolano y vive hace tres meses en Colombia.

Cada vez que alguien se lo encuentra cambia el tradicional saludo por la palabra “¡exitooo!”, lo abraza como si lo conociera de toda la vida, y se toma una foto con él. Es inevitable, la campaña publicitaria de los famosos cursos de inglés online ha hecho de Adrián, de 25 años, una celebridad en Latinoamérica. Hace cinco años, cuando presentó el casting en los estudios de Venevisión, era estudiante de comunicación social de la Universidad Santa María de Caracas que cumplía con el requisito de ser simpático y no tener ni idea de hablar inglés.

Con el tiempo, su popularidad creció y las oportunidades llegaron. Fue productor de la revista Fashion Nights, una guía sobre la movida nocturna de Caracas; modeló un año en Londres y seis meses en Milán, y acaba de grabar la quinta temporada de comerciales de Open English en Sao Paulo, Brasil, que se estrenará en enero de 2014. “Puedo adelantar que grabamos uno dedicado especialmente a los niños, otro en el que muestro mis dotes de bailarín y además, llegan nuevos personajes a acompañar a Wachu”, dice.

Acomodado en la sala de su apartamento en el barrio Chapinero de Bogotá, que comparte con Ferguson, su gato colombiano de dos meses, dice que no se quiere ir de Colombia. Tiene planes de especializarse en presentación de televisión, estudiar actuación y desfilar en las pasarelas de las ferias de moda del país. Para cumplir con este propósito, ya cuenta con el apoyo de la agencia de modelos Grupo 4, que dirigen los grandes del modelaje en Colombia: Tony Marques, Ingrid Wobst, Adriana Arboleda y Carolina Castro.

Mohamed Alkhair
De Siria con amor
El nombre de Mohamed, común entre los musulmanes extremistas, está inspirado en Mahoma, el profeta del islam. Curiosamente así fue bautizado Mohamed Alkhair, un modelo sirio de mente abierta que miró hacia Occidente y llegó a Colombia como parte de una oleada de extranjeros que buscan un espacio en las pasarelas nacionales. El día que el joven de 27 años aterrizó en Bogotá, su país se entrelazaba en una cruenta guerra civil entre el Gobierno del presidente Bashar al-Assad y sus opositores. Los padres de Mohamed, un exmilitar musulmán del ejército sirio y una ama de casa de la iglesia ortodoxa, compraron alimentos y decidieron no salir más a las calles. Desde entonces prefieren mantenerse resguardados para no correr con la mala suerte de amigos y vecinos que engrosaron la lista de víctimas inocentes del conflicto armado.

Alkhair arribó a Colombia sin hablar una sola palabra en español, pero con varias experiencias en el modelaje internacional como imagen de algunos comerciales de la marca de chocolates Ferrero Rocher y Blue Bank International. En estos años trabajó en Libia, Turquía, Jordania y Arabia Saudita, menos en Siria, donde su profesión crea resistencia entre los grupos más conservadores. “Por fortuna, mi familia, que vivió en París, es vanguardista y no me ha recriminado mi oficio. En mi nación el modelaje masculino no existe, no hay agencias”.

Mohamed Alkhair es músico de profesión y quiere ser profeta fuera de su tierra. Su encuentro con Colombia, donde fue descubierto por la agencia Grupo 4, le permitió conocer nuevos ritmos. Su deseo es grabar un disco que le permita mezclar los aires de Siria y el reggaeton. Por lo pronto, sus representantes en Bogotá le tramitan la visa de trabajo para presentarlo como una de las revelaciones del modelaje.
LO MÁS VISTO