Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Todos contra  Miguel Bosé

Todos contra Miguel Bosé

Revista Jet-set

El cantante es amado en el mundo por su música, pero malquerido por su turbulenta familia, en la cual todos pelean contra todos.
Su hermana y su sobrino acusan a Miguel de “dictador” y de tener apartada a su madre, Lucía Bosé, del resto de la familia. La prensa española, por su parte, lo califica de “soberbio y antipático”. Foto: Look Press Agency.
Por: Edición 2868/7/2014 00:00:00
Los Borbón, los Ortega Cano y la familia de Rocío Dúrcal no son los únicos clanes españoles que ahora son famosos por sus peleas y desgracias, luego de haber rozado la gloria. La otra telenovela de la vida real que no se pierden los ibéricos es la estelarizada por los Bosé, en la cual Miguel, el célebre cantante de Amiga, encarna al tío autoritario y “mala onda”. Al menos así lo pinta su sobrino Olfo, quien fue el primero en saltar al ruedo para contar las miserias de su parentela, en programas televisivos de chismes de farándula como Sálvame, en los cuales su blanco predilecto es Miguel, a quien describe como un dictador al que le teme toda la familia.

Olfo se llama realmente Rodolfo y tiene una fama negra de haragán y vividor que le ha valido también el mote de “Golfo Bosé”. Según él, Miguel quiso hacer las veces de su padre, pero cuando él no se plegó a sus deseos, “me dio una patada en el culo”. Después, el sobrino le comentó a la prensa que a su tío se le habían salido unos “gallitos” en un concierto, por lo cual el artista lo increpó duramente y desde entonces dejaron de tratarse. Olfo, cuya única fuente de ingresos parece ser la venta de sus descarnadas entrevistas, la embarró también al calificar de “aberrante”, en Sálvame, el que Miguel haya tenido a sus cuatro hijos a través de un vientre de alquiler. Días después intentó retractarse pero metió más la pata: “Lo ha hecho sin necesidad, porque él puede tener una mujer al lado. (…) Él ha querido tener un hijo consigo mismo. Él es el marido y él es la mujer”.

Pero, ¿por qué tanta animadversión? “Cochina envidia. Él no ha hecho nada en su vida. No es nadie. Es un vago. (…) ¿Quién es él para criticar eso? ¿Y si Miguel no quiere tener a una mujer y quiere tener a un negro? Las esposas siempre son unas pesadas. ¡Peores que las madres!”. La respuesta proviene nada menos que de Lucía Bosé, la matriarca del clan, quien no es la personificación de la abuelita conciliadora. Toda una leyenda del cine neorrealista italiano y de la high life española, viuda del torero Luis Miguel Dominguín, es acusada de preferir a Miguel.

Lucía Dominguín, mamá de Olfo y hermana del cantante, tampoco oculta sus desavenencias con este último y lo señala de tener abducida a su madre, Lucía Bosé, alejada de todo contacto con ella, su hermana Paola y sus sobrinos. “A Miguel es mejor no llevarle la contraria”, declaró la empresaria en el programa Sálvame, quien además el año pasado fue centro de un escándalo en España por el embargo del hotel del cual era dueña, por lo cual se arruinó. “Cuando me quedé sin nada, Miguel me tendió la mano, pero antes me echó una bronca”. Lucía es la que más insiste en que a su madre solo le importa Miguel.

Pero es justamente con Lucía Bosé y no con Miguel que Lucía Dominguín vive más resentida. Asegura que es una madre despreocupada, que no ha querido ejercer como abuela, afirmó en el set de Sálvame. “A mi madre nunca le he podido pedir cariño”.

A las acusaciones de su hija, Lucía Bosé responde que no prefiere a Miguel, aunque sí reconoce: “He sido una madre difícil porque el trabajo de actriz es difícil”. Tampoco oculta que es una mujer dura, fría y poco afectuosa. Así era su relación con Dominguín, recuerda: “Nosotros nunca nos besábamos. Los hombres son poco cariñosos y los toreros aún menos”, le reveló recientemente a la edición española de Vanity Fair, en una entrevista en la cual también expresó: “Nunca he sido la mamá que siempre está encima repitiendo: ‘¡Hijo mío, cuánto te quiero!’. Hay que dejar que los hijos vuelen. Yo a los míos les dije cuando cumplieron 17 años: ‘Son libres de hacer lo que quieran. Ahora, no me toquéis las pelotas o también se las tocaré yo a ustedes’. ¡La familia es un coñazo!”.

En sus explosivos testimonios, los Bosé han dejado entrever, así mismo, que no conocen a los cuatro pequeños hijos de Miguel. Solo Lucía tiene contacto con ellos, ya que pasa los fines de semana en Samosaguas, la finca donde el cantante se ha apartado para criar a sus niños y dedicarse a la ganadería.

Se trata de un dramático desenlace para una familia que en el pasado brilló en la escena española. Dominguín, el matador más famoso del mundo, dejó a la espectacular Ava Gardner por Lucía, quien había sido Miss Italia y fue descubierta por el genial Luchino Visconti para el cine, en una pastelería en la que era mesera. Luego, fue dirigida por Antonioni, Luis Buñuel y Bardem, pero se apartó del cine cuando se casó con “el torero”, como lo llama. Llegaron a alternar con Marilyn Monroe en Hollywood durante su luna de miel en Estados Unidos y son criticados por haber sido cercanos a Franco, en cuya dictadura se destacaron como una ráfaga de aire fresco por ser una pareja bella y de avanzada. En 1968, Lucía no toleró las infidelidades de Dominguín y se separaron, pero ella no quiso nunca que se anulara el matrimonio para que no pudiera ir al altar con su nueva mujer. Porque si es cierto lo que dice Olfo, los líos de esta familia se reducen a una tenaz “lucha de egos”, en la que “si eres amigo del uno, no puedes ser amigo del otro”.
LO MÁS VISTO