Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Miguel Ángel Silvestre: “Me encanta la salsita de Colombia”

Miguel Ángel Silvestre: “Me encanta la salsita de Colombia”

REVISTA JET-SET

A su paso por Bogotá, el actor español habló con Jet-set sobre cómo se ha familiarizado con el país, su nueva vida en Hollywood y la segunda temporada de la serie Sense8, de Netflix, en la cual interpreta a un galán de telenovelas gay que no ha salido del clóset.
En Bogotá y Cartagena, Silvestre ha aprendido a admirar el castellano que se habla en Colombia, al igual que la salsa, el reguetón y la dulzura del país.
Por: Revista Jet-set.25/4/2017 00:00:00

Llega a la entrevista con un derroche de buena onda. Saluda a todo el mundo, adula a las mujeres y se entrega con atención al cuestionario, aunque hay asuntos de los que prefiere no dar su opinión, como el narcotráfico. Se prodiga en elogios para Colombia, a donde ha venido mucho últimamente para rodar los nuevos capítulos de la serie Narcos, cuyo tema mafioso no le es ajeno, pues se hizo famoso por su papel de El Duque, en la versión española de la serie Sin tetas no hay paraíso.

Pero su interés por el país va más allá y las idas y venidas recientes le han servido para admirar a Cartagena, a la que califica como “de cuento”, y reencontrarse con joyas de la literatura como Cien años de soledad, de García Márquez, o descubrir El olvido que seremos, de Héctor Abad Faciolince.

Le puede interesar: Miguel Ángel Silvestre se le mide a aprender expresiones colombianas

Tiene un swing que, de no ser por su acento ibérico, haría pensar que es un costeño o paisa de Colombia. Es franco y profundo en el diálogo, pero también en el celo con que cuida su imagen durante la sesión de fotos, en la que expresa caballerosamente si una pose que le sugiere la fotógrafa le parece “pretenciosa”.

Lea también: Egocity es la revista de los gays

En la calle, sus fans bogotanas lo reconocen, porque lo cierto es que ya muchos quisieran el actual florecimiento de su carrera. Trabajó con Pedro Almodóvar, se hizo aún más popular por la serie de época Velvet, acaba de incursionar en el cine de animación con Ferdinand, de 20th Century Fox, y se dice orgulloso de su participación en Sense8, por el modo en que esta serie futurista apoya la diversidad “como un factor de evolución y mejora del ser humano”.

De 35 años y nacido en el país valenciano, empezó a prepararse para ser tenista profesional, pero descubrió que no tenía la templanza que se requiere para ello. Le faltaron tres asignaturas para graduarse como fisioterapeuta. Foto: Karen Salamanca. Producción: Carolina Álvarez Tavera.

¿Qué es lo que más le ha gustado de Colombia?

"Me estoy familiarizando con la dulzura y la salsita del país. Disfruto lo bien que hablan el castellano aquí, con una riqueza en el léxico muy agradable de escuchar. Es muy bonito encontrarte con tu idioma con otro timbre, otros sinónimos y esa belleza y exquisitez que tienen los colombianos, tanto en la literatura como en el hablar".

¿Qué puede esperar la audiencia de la nueva temporada de Sense8, que se estrena por estos días?

"Todos los personajes van a entrar con un poco más de profundidad en sus miedos y eso les va a provocar momentos de gran libertad, pero también otros en que tendrán que decidir para vivir con autenticidad y dejar atrás muchas cosas. Los personajes trabajarán los unos con los otros y eso convertirá la acción en una trama muy trepidante y entretenida".

Lea también: J Balvin no es gay

¿Cómo se reflejará eso en su personaje, Lito Rodríguez, un actor español que trabaja en telenovelas mexicanas y es un gay oculto?

"Todo el mundo va a saber su orientación sexual y eso le va a provocar satisfacciones, pero así mismo unas bajadas a los infiernos importantes, en un país (como México) en el que aún hay una gran represión a los personajes LGBT".

¿Fue difícil aceptar el papel de un homosexual?

"Hay gente de mi familia que forma parte del colectivo LGBT y mi generación en España creció viéndolos como héroes quienes, a pesar de que el sistema iba en contra de ellos, defendían su naturaleza. Mi visión acerca de cualquier miembro de esta comunidad es que el amor es incuestionable, igual que la lluvia o el deseo. Por eso, para mí es un orgullo representar a Lito y me pareció que si lo hacía tenía que ser con un director que le diera honor, que no lo representara torturado sino lleno de vida".

En la segunda temporada de Sense8, Lito, el rol de Miguel Ángel, sale del clóset y ya no teme besarse en público con Hernando, interpretado por Alfonso Herrera. Foto: Murray Close - Netflix.

¿Qué tan retador fue hacer la secuencia de sexo con Alfonso Herrera?

"Al principio estábamos nerviosos, porque nos conocimos en los ensayos y en diez días empezábamos a rodar esas escenas tan íntimas, en las que teníamos que estar muy relajados el uno con el otro para poder contarlo con una cierta verdad. Lo comentamos y decidimos empezar a hacer actividades como ver fútbol juntos. Fui a México a conocer a sus padres, a su mujer y los restaurantes que más le gustan, así que comencé a formar parte de la familia y terminamos por considerarnos como hermanos. Le tengo mucha admiración, que creo que es una energía muy parecida al amor. Entonces, cuando yo lo miro con esos ojitos en Sense8, es porque realmente me asombra Alfonso Herrera, es muy grande para mí y estoy muy orgulloso de haberle conocido".

Lea también: El "romance" de Ben Affleck y Matt Damon

En Sense8 trabaja bajo la dirección de dos personajes definitivos del cine de hoy, las hermanas Lana y Lilly Wachowski, transexuales, creadoras de Matrix. ¿Cómo son ellas?

"Tienen un compromiso constante con la empatía y la diversidad. Son generosas al compartir su visión del mundo. Como artistas, confían y creen en el error y cómo uno se levanta a través de él; no son embajadoras de la perfección, todo lo contrario, confían en esas pequeñas diferencias que nos hacen únicos".

¿Qué tal el cambio a Los Ángeles?

"Había oído cosas, como que no existía mucho movimiento cultural y encontré todo lo contrario. Los Ángeles está lleno de pequeñas galerías de arte donde se pueden encontrar joyas. Hay un ambiente artístico interesante al margen de Hollywood. Por otro lado, crecí en el Mediterráneo, y siendo amante del surf, tenía olas cinco veces al año nada más. Ahora, viajo al sur de California los fines de semana para practicarlo".

¿Por qué no cumplió su sueño de ser tenista profesional?

"Me di cuenta de que tenía la técnica y la fortaleza física, pero no esa madurez de la soledad a una edad tan temprana de la que solo disponen pocas personas. Hablo de la soledad de estar solo en la batalla y manejarte con modestia y sin excentricidad, como pasa con Rafael Nadal, quien a pesar de ir ganando, no arriesga más ni menos".

Lea también: Moovz, el Facebook de los gays

El Duque le valió la fama y la excesiva atención de la prensa. ¿Cómo asume eso?

"Al principio me pilló por sorpresa, pero un día hice un pacto conmigo mismo y fue ser muy consciente de que todo el mundo contribuyó a que esté hoy aquí. Puse de mi parte, pero la prensa en España también me apoyó mucho en un momento en el que estaba muy incómodo porque no entendía pasar, de un momento a otro, de ser totalmente desconocido a sentirme observado y eso hizo que afloraran todos mis miedos. Hoy quiero ver lo positivo al respecto".

Sus viajes a Colombia le han inspirado releer Cien años de soledad y descubrir El olvido que seremos, de Héctor Abad Faciolince.  Foto: Cortesía Netflix.

LO MÁS VISTO