Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Catherine Zeta-Jones: “La tusa me está matando”

Catherine Zeta-Jones: “La tusa me está matando”

Revista Jet-Set

Mientras que ella se ve demacrada, ha dejado de comer y fuma como loca por la separación de su esposo Michael Douglas, él se ve rozagante e insiste en finiquitar el divorcio.
Catherine Zeta-Jones fue captada deambulando por las calles del pueblo de Greenwich, cerca de Nueva York, desmejorada y meditabunda. Desde que se separó de Michael se ha vuelto una fumadora compulsiva, que consume dos paquetes de cigarrillos al día. Foto: The Grosby Group
Por: Edición 26830/9/2013 00:00:00
A la actriz galesa le está dando muy duro aceptar que la ruptura con Michael Douglas no tiene reversa. Unas imágenes de Catherine captadas recientemente por un reportero espía en el glamuroso pueblo de Greenwich, refugio de ricos y famosos en Connecticut, la muestran demacrada, desarreglada y muy flaca. Ese día deambulaba por las calles del lugar, reconcentrada al parecer en los pensamientos de su drama familiar.

“Catherine está como en un hoyo negro y luchando para sobrellevar la separación. Ha bombardeado a Michael con llamadas para rogarle que vuelva a casa. Su madre, Pat, se fue a vivir con ella a Nueva York para ayudarla con sus niños (Dylan y Carys) y prepararles la comida. Pero a pesar de animarla para que coma, Catherine no tiene apetito”, le dijo a la revista británica Closer una fuente cercana a la artista.

Su familia está muy preocupada porque desde que estalló la crisis con Douglas, la artista se fuma un cigarrillo tras otro, hasta completar dos paquetes al día.

La desmejorada imagen de la actriz, quien ha sufrido últimamente graves crisis por el trastorno bipolar que padece, contrasta con el aire rozagante y sonriente que ha exhibido Michael en las recientes semanas, en las cuales estuvo en la mira de la prensa por el estreno de su película Behind the Candelabra en ciudades como Berlín y Londres. Días antes se le veía muy alegre en el festival de Deauville, donde Catherine lo deslumbró con su belleza en 1998. Según The New York Post, está viviendo en la casa del magnate George Soros en la Gran Manzana.

En esas correrías les aseguró a los periodistas que él y su esposa están viviendo una separación temporal y que todo está bien entre ellos. Pero allegados indiscretos insisten que pronto se hará pública la demanda de divorcio, un paso al que Catherine se opone rotundamente. Al cierre de esta edición cundía la expectativa por lo que pudiera pasar el 25 de septiembre, día en que ambos actores celebran su cumpleaños.

Catherine, sostienen también fuertes cercanas, está dispuesta a hacer lo que sea por recomponer su matrimonio y ha visto una tabla de salvación en la terapia intensiva de pareja. Lo malo es que Douglas no cree para nada en ello, según lo expresó claramente en una entrevista que le dio a The Mirror. “Tardé mucho tiempo en comprender que si vas a donde un consejero para resolver los problemas, el que se beneficia de seguir con el matrimonio es él, porque si se termina, él no tendría un negocio”, explicó, refiriéndose a su fallida unión con Diandra Luker, de quien se separó legalmente hace 13 años. En el mismo diálogo, el protagonista de Wall Street confesó que en esa ocasión él y su ex dilataron mucho la decisión: “le tengo mucho cariño a mi primera esposa, pero debimos finalizar ese matrimonio ocho o diez años antes”. Lo que para muchos significa que ahora no está dispuesto a darle muchas largas a su vida al lado de Catherine.

La pareja de actores anunció su separación a finales de agosto pasado y de inmediato trascendieron versiones de que la amplia diferencia de edades entre los dos detonó el desamor. Douglas, de 68 años, le lleva 25 a Catherine y además de haberse vuelto un cascarrabias al que le molesta todo lo que ella hace, la cela a menudo con los actores con quienes comparte reparto en sus cintas, en especial con Aaron Eckhart.

Mientras que en sus apariciones en la alfombra roja sonreían y aparentaban ser un matrimonio muy bien avenido, de puertas para adentro no paraban de pelear, según asegura Jen Paul, editora de la web Bohomoth, quien además asevera que esta situación viene de años atrás. La tensión se hizo más fuerte con el cáncer de garganta que él padeció y del que ya está curado, así como por el trastorno bipolar que ha llevado a Catherine a internarse varias veces en clínicas. Otras fuentes confidenciales sugieren además que lo que le ha dolido a Douglas es el poco apoyo que ella le ha brindado a Cameron, hijo del actor con Diandra, quien actualmente purga una pena de prisión por tráfico de estupefacientes.

La prensa de Hollywood prevé que el problema no estará tanto en interponer la demanda de divorcio, sino en la batalla legal que ello desatará alrededor del dinero, aunque tienen un acuerdo prenupcial, y por los niños, pues Michael piensa alegar que ella es insana mentalmente para quedarse con su custodia total.
LO MÁS VISTO