Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Melania Trump es la primera dama ausente

Melania Trump es la primera dama ausente

REVISTA JET-SET

La esposa del presidente estadounidense Donald Trump tiene inquietos a los gringos porque no muestra mucho entusiasmo en asumir su papel en la Casa Blanca, donde se rumora que no habitará nunca.
Melania mientras esperaba a su esposo en el aeropuerto de Palm Beach, donde atendieron al primer ministro de Japón. Era su primera aparición en público, dos semanas después de la transmisión del mando.
Por: Revista Jet-set.22/2/2017 00:00:00

La Casa Blanca le reserva un lugar especial a cada primera dama, quien termina por despertar casi tanto interés como el presidente. Si el ala oeste del palacio concentra al mandatario y a su equipo, el costado este es para su esposa, quien desde allí ejerce un poder inusitado.

Lea también: Los secretos de las Primeras damas en un libro

Pero en el reciente cambio de gobierno, Melania Trump ha sido la gran ausente. Desde la posesión de su marido, el 20 de enero, no volvió a Washington y se ocultó de la mirada pública por casi dos semanas, para reaparecer en Palm Beach, Florida, donde atendió al primer ministro de Japón, Shinzo Abe, en su mansión de Mar-a-Lago.

Así, no se ha hecho esperar la comparación con la anterior primera dama, Michelle Obama, madre de dos niñas de 8 y 10 años cuando empezó el gobierno de Barack Obama. Ella entendió la conveniencia de estar al lado de su esposo en su debut y consiguió un nuevo colegio en Washington para sus hijas en mitad del año escolar.Foto: Revista Jet-set.

Melania, en cambio, antepuso los estudios de su hijo, Barron Trump, de 10 años, y pospuso su traslado de Nueva York a la capital para cuando termine el quinto de primaria en cinco meses. Ahora resulta que los Trump están considerando la posibilidad de que ella y el niño permanezcan definitivamente en la Gran Manzana, dijo Us Weekly.

Lea también: Así viste Melania Trump para un mandato turbulento

Esto marcaría un hecho sin precedentes y dejaría en el aire actividades cuya alma es la mujer del presidente. Además, la sociedad gringa, apegada a las tradiciones cuando se trata de la institución de la presidencia, se decepcionaría de Melania, escribieron varios columnistas, pues si bien la primera dama no es una funcionaria, se ha convertido con los años en una de las figuras más valoradas del país.

LO MÁS VISTO