Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Medellín está siempre a la moda

Medellín está siempre a la moda

REVISTA JET-SET

El éxito de la reciente versión de Colombiamoda ratificó a Medellín como potencia de la moda colombiana. En esta ciudad, de importante tradición textilera, nacieron las principales marcas del país y alrededor de este segmento de la economía creció la industria del modelaje y el diseño.
De pie: Mónica Castaño, Catalina Yáñez, Juana Martínez, Carolina Suárez, Marly Velásquez y Mónica Hernández. Sentadas: Daniela Pinedo, Karol Jaramillo, Margarita Gómez y Macry Vélez. Adelante: ‘Chacha’ Posada y Catalina Uribe. Maquillaje: Maxim Cosmetics
Por: 13/8/2015 00:00:00
‘Chacha’ Posada y Margarita Gómez
INforma Models
No se puede hablar de la historia de la moda paisa sin mencionar a INforma Models, la agencia que crearon ‘Chacha’ Posada y Margarita Gómez hace 28 años. Después de ser dos reconocidas modelos se propusieron hacer de su hobby una profesión. Hoy representan a 50 modelos hombres y 120 mujeres entre las que se destacan Daniela Pinedo, la presentadora de entretenimiento de Noticias Caracol; Cata Yáñez, quien pisa con fuerza las pasarelas de Milán, y Karol Jaramillo, en París. 
“En INforma siempre hemos manejado estándares internacionales: mujeres de 1,75 de estatura y 94 centímetros de cadera, y hombres de 1,85 de estatura y talla 32. De ahí que cuando empezaron a venir diseñadores de afuera a Colombia encontraron modelos con quiénes trabajar. Por ejemplo, en la primera reunión que tuvimos con Oscar de la Renta él nos dijo: ‘Yo voy a su país, pero allá no hay modelos’. Mandó a su productor a Colombia y a mí me tocó oír la llamada de él diciéndole a Oscar: ‘Aquí no hay una modelo, hay más de cien que quisiéramos paradas en Nueva York’”, cuenta Chacha. 
Ellas dicen que no tienen nada que envidiarle a las agencias extranjeras excepto por los clientes y altos presupuestos. “Hemos hecho producciones para semanas de la moda en Milán, Argentina, Perú, México, Miami y Nueva York”.
Antes que socias, son amigas del alma. “Nos encanta tirarnos en una hamaca el fin de semana o irnos de viaje juntas a El Cairo o a un glaciar, nos gusta mucho la naturaleza, somos intrépidas. A Márgara le fascina cocinar y explorar el mundo gastronómico y a mí el de las texturas, los paisajes y los amaneceres”, cuenta Chacha.
Acaban de renovar su sociedad por otros 50 años y, para no dejar morir su legado, ya están formando a sus sucesoras. Salomé, la hija de Margarita, de 14 años, les ayuda en la agencia, y Paulina, la hija de Chacha, es la modelo estrella junior. “Van a hacer un par de mujeres muy fuertes en el mercado; que se prepare el mundo”, dice Margarita.
Alicia Mejía, Julián Posada y Natalia Ortiz
Los protagonistas del cuento
Que Colombiamoda sea hoy una de las ferias textiles más importantes de Latinoamérica se debe en gran parte al trabajo de Alicia Mejía y de sus pupilos Julián Posada y Natalia Ortiz. Alicia, quien paradójicamente no sabe pegar un botón ni tiene familia textilera, recuerda cómo le propusieron ser una de las fundadoras de Inexmoda en 1986. “Estábamos sentados en el piso de la casa de Rodrigo Puyo, tomándonos una botellita de aguardiente, cuando Fabio Echeverri Correa me habló de crear una institución que diera a conocer esa tradición textil de Medellín y que hasta ese momento funcionaba de manera empírica”. Los primeros años no fueron fáciles, pues la ciudad pasaba por momentos muy violentos. “Siempre que íbamos a inaugurar una feria estallaba una bomba o secuestraban a alguien. Invitar a los empresarios e inversionistas extranjeros era como decirles, ahora, vamos a Siria o a Irán”, recuerda. Sin embargo, ni ella ni su equipo de trabajo se dieron por vencidos. La comunicadora Natalia Ortiz viajaba a todas las ferias y pasarelas del mundo convenciendo a los periodistas internacionales de incluir en su agenda a Colombiamoda y Colombiatex. “Fue una época muy bonita, logramos traer a diseñadores de la talla de Oscar de la Renta, Loewe, Agatha Ruiz de la Prada, Carolina Herrera, etc. Sin arrogancia puedo decir que nos comimos el mundo”, comenta Julián. Alicia se retiró de Inexmoda hace ocho años, y Julián y Natalia, un año después. Sin embargo sus nombres quedarán grabados por siempre en la historia de la moda en Antioquia.
Juan Raúl Vélez
Cueros Vélez
El fundador de Vélez creció en una familia de 12 hijos a quienes sus padres les enseñaron a ganarse la vida por sus propios medios. En su adolescencia fabricaba correas sintéticas e iba de almacén en almacén del centro de Medellín a vendérselas a los confeccionistas. Así nació Cueros Vélez, una empresa que ahora no solo produce cinturones de cuero sino también bolsos, zapatos, accesorios y ropa para hombre y mujer. Tiene 230 tiendas y exportan a Costa Rica, Panamá, Guatemala, Aruba, Curazao, Perú y Ecuador. 
Juan Raúl llega a su oficina, ubicada en el barrio Guayabal, en Medellín, a las 10:00 a.m, después de dos horas de spinning, y lo primero que hace es leer la prensa. “En teoría estoy medio retirado; digo ‘medio’ porque me gusta mucho trabajar, especialmente cuando hay retos nuevos”. Ahora está entusiasmado con la curtimbre que están haciendo en Amagá, Antioquia, que va ser la más tecnificada de Latinoamérica y con la que triplicarán la producción. “En dos años vamos a lanzar una línea de decoración de objetos en cuero y muebles. Eso es una chiva”, le dijo a Jet-set. Sus dos hijos, Martín, de 20 años, quien estudia administración de empresas, y Daniel, de 18, que está terminando bachillerato en Estados Unidos, ya se muestran muy interesados en el negocio.
María y Carla Fernández
Tennis
Las hijas de Carlos Fernández, el fundador de Tennis, le han dado un giro radical a esta marca que empezó siendo de prendas básicas y ahora le apunta a ropa que esté a la vanguardia del diseño, accesorios y zapatos. “Mi papá es el motor del negocio y nosotros somos sus caballos de batalla. Todo lo que sabemos lo aprendimos de él, todavía nos regaña y nos dice: ‘Por aquí no es’, ‘qué es eso tan feo’ o ‘está divino’. Somos cuatro hermanos, nacimos rodeados de trapos y todos respiramos Tennis”, dice Carla. Ella, la mayor del clan, se enfoca en el producto. Le siguen Sebastián y Laura, quienes trabajan en la parte administrativa. Y luego María, diseñadora de la Bolivariana, que desde hace dos años forma parte del Departamento de Mercadeo.
Según Carla, el universo de la moda ha cambiado completamente con las redes sociales. “Cuando empecé en este negocio, hace 11 años, todo era muy lento. Ahora la gente sabe qué se usa y cómo lo puede combinar, eso para nosotros es muy importante”. Tennis tiene más de 320 mil seguidores en Facebook y 169 mil en Instagram. Ellas alimentan su creatividad de las herramientas virtuales, siguen las páginas de las celebridades y leen blogs para informarse de las últimas tendencias. Además asisten con regularidad a las ferias de moda del mundo. En 2016 la marca cumple 40 años y desde ya las bellas hermanas anuncian que vendrán muchas sorpresas.
Natalia y Marcela Piedrahíta
Pajarolimon
Estas hermanas, con pinta de modelos, son las creadoras de Pajarolimon, una firma de joyería contemporánea que toma vuelo en el país y en el exterior. El nombre nació de un juego de palabras que Frida Kahlo escribió en su diario. “Somos fans de Frida, ella tiene el sentimiento y la originalidad que transmite nuestra marca”, cuenta Natalia. Acaban de lanzar la colección Galactic Constellations que se centra en diseños con cristales, resinas y mucho color. “Esta temporada están de moda los aretes grandes y los collares recargados”. Se inspiran en la naturaleza y en los viajes que hacen juntas. “En Nueva York hay un lugar que nos encanta que se llama Evolution Store, es como un pequeño museo donde uno abre un cajón de un gabinete y encuentra mariposas; en el otro, insectos y cuernos”. 
Venden sus diseños en una pequeña tienda que tienen en el centro comercial Oviedo en Medellín o por internet en las páginas Pajarolimon.com o Elcorteingles.es. Son muy distintas en personalidad y creen que por eso se entienden tan bien trabajando juntas. “Somos las mejores amigas. Marcela vive en la nebulosa, es soñadora, tranquila y yo soy más aterrizada. Ella se encarga del mercadeo y de las ventas internacionales y yo de la producción y la parte administrativa”, cuenta Natalia. A pesar de esas diferencias les gustan los mismos planes. “Somos aventureras, algo guerreritas. Practicamos trekking, que es correr por montañas”.
Patricia Mejía
MP Patricia Mejía
Como buena paisa de familia numerosa, a esta diseñadora le tocó ver cómo su mamá rediseñaba la ropa de los mayores y se la ponía a los más chiquitos. Eso despertó su interés por la moda que hace 20 años cristalizó en la marca de zapatos Cervato, que la hizo famosa en esta industria. Luego de dos intentos de trabajar en sociedad, en 2011 decidió independizarse y crear MP Patricia Mejía, en donde asegura tener toda la libertad de vestir los pies de las mujeres que no tienen miedo a arriesgarse. Los vende en su showroom en el Poblado en Medellín y en Bogotá en las boutiques de Olga Piedrahíta, Marcela Sombredero o Nora Lozza. Entre sus clientas están Carolina Gómez, Paola Turbay, Leonor Espinosa, Silvia Tcherassi y Claudia Elena Vásquez.
Para Patricia Mejía lo más difícil en el diseño de zapatos es lograr unir la estética y el confort. “El lema de mi marca es: ‘Zapato no se escribe con ‘z’, sino con ‘h’ de horma’, a partir de ella se define lo demás: las líneas, el tacón, la suela, la plantilla y los accesorios”. Siempre quiere hacer de sus productos, obras de arte. 
La empresaria colecciona zapatos y tiene más de 200 pares de diferentes marcas. “Me gusta mucho Alexander McQueen, Alexander Wang y Salvatore Ferragamo”. Los que ya no usa los guarda en vitrinas. “Mi mamá me decía: ‘Por tus zapatos te conocerán, son el espejo del alma’”.
Juana Espinal
Onda de Mar
Esta paisa es la directora creativa de Onda de Mar, la reconocida marca de vestidos de baño y ropa playera que compró hace siete años el fondo de inversión privado Tribeca, cuyo presidente es Luc Gerard. “Me identifico mucho con la firma porque siento que estoy diseñando para una mujer como yo. Es una marca aspiracional y yo siempre he querido casarme con un millonario o ganarme el loto”, bromea. Con un equipo de diseñadores se encarga de crear las dos colecciones que producen por año. Recientemente lanzaron una línea de ropa para el hogar. Las piezas de Onda de Mar se venden en más de 50 países, su principal mercado está en Colombia y le sigue Estados Unidos.
La pasión de Juana por la moda viene de familia. “Tengo una tía que, en realidad, es la mejor amiga de mi mamá, que nos enseñó qué era el lujo y nos crio a mis hermanas y a mí montadas en unos tacones casi desde los cinco años. Somos tres hijas y las tres diseñadoras, cada una en un campo diferente”, cuenta. Juana es amante de los detalles y sus referentes en moda son Stella McCartney, Prada, Gianni Versace. “Claro que si me preguntaran: ‘¿De quién te quieres vestir por el resto de tu vida?’, diría que de Gucci”. Juana siente que Onda de Mar es su casa: “Un día una bruja me dijo: ‘Esto no es suyo; váyase desprendiendo y cree algo propio’, pero aquí es donde me siento más cómoda”.
Juan David Urquijo
Chevignon
Las últimas semanas para el gerente comercial de Chevignon han sido de un intenso corre-corre. Acaba de inaugurar una nueva tienda en el centro comercial El Tesoro de Medellín que busca darles a los clientes una experiencia que va más allá de comprar una prenda. Juan David llegó al cargo hace seis años con una meta clara: abrir almacenes propios que identifiquen la esencia de Chevignon, que forma parte de un grupo que ha traído al país a reconocidas marcas internacionales. “La idea a 2017 es tener alrededor de 80 tiendas solo en Colombia”. Es administrador de empresas de la Universidad de Medellín y tiene una especialización en negocios en el Cambridge College y en gerencia de mercadeos globales de la Escuela de Ingenieros de Antioquia. Empezó muy joven en el negocio de la moda, un sector que le apasiona.
En medio de su apretada agenda saca tiempo para hacer deporte: corre y ha participado en la media maratón de Miami, Buenos Aires y Medellín. “Los paisas tenemos varias cosas que nos identifican: le metemos corazón a lo que hacemos, queremos a la gente y somos unos trabajadores incansables. Todos los días nos inventamos cosas para revolucionar el negocio y llevarlo un paso más allá”, dice.
PIlar Rodríguez
Expofaro
Pilar le sigue los pasos a su padre, Javier Rodríguez, quien empezó vendiendo los jeans Caribú por los pueblos de Antioquia, y en 1974 creó su propia marca: “Denim, los perseguidos”. En su casa, el tema común eran las telas, los estilos, el ancho de las botas y los bolsillos. “Toda la vida he estado involucrada en el mundo del índigo, eso está en mis venas”. Desde hace ocho años es la directora de Diseño, Innovación y Desarrollo de Expofaro, la empresa familiar que tiene la licencia de Levi’s en Colombia y Ecuador. Trabajar para la reconocida marca estadounidense le dio el goodwill para crear sus propias marcas de jeans: Red Nouveau y Pure Denim, que sus clientes pueden comprar en los almacenes Silver Store en el país y que reflejan su espíritu aventurero. “Ahora están de moda los stretch, no solo para mujeres sino también para hombres”, dice. 
Cuando Pilar entra a la planta de confección sus empleados la saludan con cariño y ella les responde de la misma manera. “Mi papá siempre nos enseñó, a mis hermanos y a mí, que ellos eran parte de nuestra familia. Creamos una fundación que se llama Sueños Bajo un Techo, para ayudarlos a tener una casa chévere”. En su oficina, llena de post-its, recortes y marcadores de colores, se respira un ambiente de buena energía. “Yo era muy hiperactiva, pero desde que nació mi hijo, hace tres años, estoy más calmada. Me tomó más tiempo para poder investigar y diseñar”.
Mariana Hinestroza y Catalina Álvarez
Agua Bendita
Basta observar los catálogos de moda de la reconocida marca de vestidos de baño Agua Bendita para entender que a sus creadoras, Mariana Hinestroza y Catalina Álvarez, nada les queda grande. Estas jóvenes, diseñadoras de la Colegiatura en Medellín, han sido capaces de contratar a las top models del mundo como Irina Shayk, la despampanante rusa que fue novia de Cristiano Ronaldo; Bar Refaeli, la exnovia de Leonardo DiCaprio; Kendall Jenner, la hija del polémico transgénero Caitlyn Jenner, y recientemente Shannon de Lima, la esposa de Marc Anthony. “Cuando le propusimos a Shannon posar para la marca nos dijo que lo iba a consultar con Marc. A los días me mandó un mensaje: ‘Marc me dijo que le parecía bien, pero solo si él era el fotógrafo. Ya te mando las fotos que él me ha tomado cuando estamos solos’. Las vimos y nos parecieron buenas. Mariana y yo nos miramos y dijimos: ‘Hagámosle’. Marc resultó ser un descreste, hacía todo lo que le decíamos”, cuenta Catalina, quien ya está pensando a quién contratar para el próximo catálogo.
Clemencia Vélez
Bosi
Clemencia llegó al negocio de la moda sin buscarlo. “En un receso en la Universidad de Antioquia, donde estudiaba ingeniería química, empecé a trabajar en Bosi y me quedé”. Hoy es la gerente general de esta tradicional marca de artículos en cuero que está cumpliendo 40 años en el mercado. “Los celebraremos con el lanzamiento de The Collection, una edición limitada de zapatos para hombre y mujer, concebida y producida totalmente en Italia, donde el cuero será el protagonista. Además de una línea de accesorios y bolsos, diseñados en ese mismo país con materiales importados y herrajes con doble baño de oro de 24 quilates, y una fragancia masculina y femenina”, cuenta emocionada. 
La empresaria antioqueña creció en un hogar de 12 hijos que llevan en su ADN el cuero y el espíritu altruista. De ahí que uno de sus proyectos sociales en la compañía sea ayudarles a sus 1200 empleados a tener vivienda. “Aquí todos somos una familia”.
Es una cazadora de tendencias, viaja a casi todas las ferias de diseño del mundo y define su estilo como casual. “Tengo preferencia por los zapatos tipo driving y botines, pues son los aliados perfectos para hacernos lucir bien en todo momento y le dan diferentes toques a mis outfit diarios”. Su gran motor son Dios, su esposo y sus dos hijos. “Ellos apoyan mi trabajo ciento por ciento”.
Mercedes Campuzano
Zapatos, bolsos y accesorios de Mercedes Campuzano
El nombre Mercedes Campuzano empezó a sonar en 2003 cuando la empresaria vendía zapatos a sus compañeras de administración de negocios en la Universidad Eafit. En ese momento las “chanclitas de Merce” tomaban fuerza para convertirse en lo que hoy es una de las marcas líderes de zapatos, bolsos y accesorios femeninos, con 15 tiendas en Colombia y 2 en Ecuador. “Siempre he sido aceleradita. Tuve el ejemplo de una madre separada y sola, por eso empecé a trabajar desde muy joven. Tengo 30 años y me casé hace siete”. 
Es mamá de dos hijas: Helena, de 6 años, y María, de 4, a quienes trata de dedicarles el mayor tiempo posible. “Pasan la tarde conmigo en la oficina, tienen su propio escritorio y computador”. Ellas le han cambiado su visión de la moda. “Cuando empecé a buscar zapatos para Helena no encontraba o todos me parecían carísimos, por eso decidimos abrir una línea para niñas”.
Mercedes es muy disciplinada: madruga todos los días a las 6:00 de la mañana para despachar a sus hijas al colegio y antes de irse a la oficina hace entrenamiento funcional o yoga. Dice que sus diseños se inspiran en las mujeres reales que trabajan, van a la finca o que tienen que correr toda una tarde detrás de sus hijos en un centro comercial. Renueva sus colecciones cada mes: la más reciente se centra en seis universos: boho chic, metalizados, pasteles, brillos, estilo urbano y la moda de los años 70.
Luz Eugenia Gallo
Gef, Punto Blanco, Baby Fresh y Galax
En los círculos de la moda antioqueña todo el mundo conoce a Luz Eugenia Gallo, la vicepresidenta de Mercadeo del Grupo Crystal quien tiene a su cargo cuatro marcas: Gef, Punto Blanco, Baby Fresh y Galax. “Para mí la moda es una valiosa expresión cultural, capaz de reflejar lo que queremos ser y cómo queremos proyectarnos. Un tema profundo y apasionante”, dice. Luchi, cuentan sus amigos, es una mujer de mirada estratégica y energía incansable, una creyente en el trabajo en equipo. “Para ella, el bienestar de quienes la rodean va antes que cualquier cosa”, cuentan sus compañeros.
Entró al grupo Crystal desde hace casi una década y afirma que lo mejor de esta empresa familiar es la atmósfera innovadora e incluyente. “El mercado ha cambiado mucho los últimos años, llegaron jugadores internacionales a competir y nos ha tocado jugar el partido distinto, como unos buenos locales. Hace unos años nos enfocábamos en producir para los demás, ahora nuestras marcas son líderes y seguimos impulsando su crecimiento”, dice. En ese camino ha tenido que enfrentarse a retos como la firma del TLC con Estados Unidos y la crisis en Venezuela. 
Su estilo es clásico con un toque contemporáneo y siempre se ve de punta en blanco. Se cuida, hace yoga, viaja con frecuencia y le gusta ir de compras con sus dos hijas, Juanita y María, quienes heredaron el buen gusto de esta mujer que sabe cómo se mueve el mundo de la moda.

LO MÁS VISTO